La parodia de la mujer violada |
Portada » Social » La parodia de la mujer violada

La parodia de la mujer violada

Por Natalia Méndez , 23 agosto, 2014

 

tumblr_m0yl3j7DtV1ropf46o1_400Acabo de terminar de leer un libro, según reza la portada basado en hechos reales, en el que entre otras cosas la protagonista sufre una violación por un compañero de trabajo de su marido. Esta decide no denunciar ni contarle a nadie lo sucedido por la vergüenza social que supondría para ella y para su marido. A muchas mujeres actuales puede parecernos escandalosa esta forma de pensar, pero hay que tener en cuenta que el libro fue publicado en 1981.

Pero este libro, unido a los recientes acontecimientos en Málaga y en Gandía, asícomo los famosos, “desafortunados”y desfasados consejos del Ministerio de Interior me han dado que pensar.

Vivimos en una sociedad en la que una mujer violada ya no se siente sucia y apartada socialmente por ser víctima de una violación. Aunque con las leyes, comentarios y el retraso al que nos están obligando con las últimas leyes estemos tentados a dar uno o cien pasos hacia atrás y volver a tantas cosas propias del franquismo, como ha sucedido en otros aspectos. Víctima, sí; desprotegida, también; culpable (por muchas sandeces que muchos digan), ¡nunca!

Asistimos, desde hace pocos años, a una apertura sexual femenina que llevaba fraguandose algún tiempo, y que aun necesita mucho por andar. Hoy en día las mujeres pueden vestirse como quieran, aunque algunos nos sigan colgando el cartel de “busconas”o facilitando la cobarde y asquerosa excusa a violadores y agresores de <<vestida asílo iba pidiendo a gritos>>. Podemos, también, tener tantos romances o parejas sexuales como queramos, aunque para una gran mayoría (desgraciadamente femenina) la mujer con un prolífico pasado sexual es una “furcia”, frente a lo “machitos”o “ligones”o cualquier palabro dotado con connotaciones sinónimas de viril o casanova. También esa libertad o igualdad que exigimos y disfrutamos nos lleva a volver solas a casa por calles mejor o peor iluminadas, desérticas o no y con más o menos esquinas o puntos ciegos, bajo la utopía (o esperanza) de no tener que ir mirando a nuestra espalda o alertándonos a cada ruido extraño; pese a que la realidad sea muy distinta, y estemos ya cansadas de caminar con las llaves en la mano como arma, buscando aceras mejor iluminadas o esperando más en el bar de turno obviando la borrachera, aburrimiento o dolor de pies con tal de no volver solas.

En España se registran más de 1000 denuncias de violaciones a mujeres cada año (¡una cada 8 horas!), y lo peor es que se estima que solo se denuncian entre el 50 y el 55% de las agresiones de este tipo. Antes de seguir soltando datos aclararéque solo se considera violación a la agresión sexual con penetración mediante la violencia o el miedo. Ante estas estadísticas el Ministerio de Interior ha considerado oportuno seguir minando la confianza y valía de la mujer publicando una serie de consejos para evitar una violación (http://www.interior.gob.es/web/servicios-al-ciudadano/seguridad/consejos-para-su-seguridad/prevencion-de-la-violación)

El sábado pasado una chica de 19 años sufrióun intento de violación por parte de cuatro jóvenes, uno de ellos menor de edad. Y todos, o casi, estamos al corriente de la chica violada en la feria de Málaga por cinco jóvenes, en este caso dos eran menores. Esto es un suma y sigue al que, esperemos, no tener que acostumbrarnos. ¿Y por quédigo esperemos no acostumbrarnos? porque hay dos opciones: que las mujeres temamos salir a la calle, cosa que a algunos le parecería ideal pero que muchas no permitiremos; o que la ciudadanía empiece a tomar la justicia por su mano, ya que la que debería protegernos no lo hace. Y es que ante casos tan deplorables como soportar una violación por parte de cinco personas (un acto cobarde y más aun al buscar el refuerzo de cuatro “hombres”) y la grabación del acto con un teléfono; la mujer (generalmente y por la apertura sexual de la que he hablado antes) tiene que sentir su palabra puesta en tela de juicio ya que <<como nos tiramos a cualquiera>> quién asegura que sea una relación sexual no consentida. Alegar a la supuesta promiscuidad femenina actual para buscar la defensa de violadores y cobardes es igual de cobarde y agresor. El colofón de esta historia malagueña en concreto viene cuando los “presuntos”violadores, después de ser recibidos entre aplausos por familiares y amigos a la salida de los juzgados, quieren denunciar a la muchacha por injurias.

España ha llegado a un punto en el que la mujer no solo debe temer ser violada, sino pasar la vergüenza de que justifiquen dicha agresión por su vida sexual y exponerse a una denuncia como respuesta. Todo esto lo único que demuestra es el país de rufianes, bufones y maleantes en el que vivimos y potenciamos a diario.

Pero bueno, siempre nos quedarán políticos, como el señor Francisco de la Torre, que nos recuerde que no hay que dar tanta importancia a una violación cuando al año hay otras 1000 más.

Una respuesta para La parodia de la mujer violada

  1. Séneca de Barcelona Responder

    23 agosto, 2014 a las 7:11 pm

    Te felicito por el hallazgo de lo del rótulo. Es excepcional, como es impecable tu artículo.

    Sin embargo, no estoy de acuerdo en que critiques las ‘recomendaciones’ del Ministerio del Interior. Supongo que vives en un ambiente no urbanita y poco hostil, pero los que habitamos en territorios invadidos por violentos que ENTRAN EN LAS VIVIENDAS MIENTRAS SUS INQUILINOS DUERMEN, sinceramente no estamos por la labor de semejante buenismo, propio de gente que debe moverse por Babia o por territorios rurales.

    Pásate, maja, por Barcelona y Madrid, o Valencia para ver lo que cuece y lo que se siente al entrar en un ascensor (que digo en un ascensor… ¡en el vestíbulo!) con un desconocido.

    Cariñosa y respetuosamente: ¡espabila!

Deje un comentario