La odisea de Alice, de Lucie Borleteau |
Portada » Cultura » Cine » La odisea de Alice, de Lucie Borleteau

La odisea de Alice, de Lucie Borleteau

Por José Luis Muñoz , 7 febrero, 2016

LA ODISEA DE ALICE CARTELEfervescente  comedia sentimental francesa con toques eróticos y ambientada en un mar en calma chicha. Alice (una deslumbrante y hermosa Ariane Labed a la que ya hemos visto en Langosta de Yorgos Lanthimos y Antes de medianoche de Richard Linklater)  es una marinera que se embarca en un carguero y deja a su novio noruego Felix (Anders Danielsen Lie) en tierra, rutina a la que él no acaba de acostumbrarse. El capitán del viejo barco Fidelio (el nombre del navío,  el personaje femenino de la única ópera de Beethoven que se hacía pasar por varón para rescatar a su amado esposo, no es casual), Gäel (Melvile Poupaud), resulta ser el primer novio de la marinera. Durante la travesía reanuda con él su relación amorosa, y, sobre todo, sexual, pero, a pesar de todo, no puede olvidarse del novio al que le es infiel pero le rinde fidelidad.

Este tramo narrativo entra bien, no chirría, pero Lucie Borleteau, una directora debutante,  se exige una cierta complejidad y la entreteje con la historia del marinero muerto en un accidente oscuro, al que suple precisamente Alice,  y en cuya vida se sumerge a través de su misterioso diario encontrado. Así es que Alice conocerá, mientras el viejo barco completa su singladura oceánica, la vida sentimental y sexual de ese desdichado marinero cuyo camarote ocupa y que le vampiriza, y ahí es donde no acaba de funcionar el film.

La odisea de Alice no es una película pretenciosa, sino todo lo contrario, aunque lata en ella una reivindicación feminista encarnada por esa Alice que realiza trabajos asociados al hombre y tiene autoridad sobre ellos por encima de su condición sexual en un ambiente teóricamente machista como es un barco. Podría clasificarse como un film costumbrista de la vida a bordo de cualquier buque mercante, con el toque original de ese carismático personaje femenino que adopta un papel netamente masculino (el tópico de un novio en cada puerto, que persigue a la marinería, lo aplica sin complejos sobre su persona la joven marinera) que le hace compartir todo tipo de juergas, sobre todo alcohólicas, con sus compañeros de singladura y liarse con alguno de ellos cuando el cuerpo se lo pide, y se lo pide con frecuencia. Así es que la película de Lucie Borleteau se convierte, también, en una reivindicación de la promiscuidad femenina tan denostada por una sociedad con tics machistas: el hombre puede irse a la cama con quien quiera, pero que lo haga una mujer no está bien visto.

Un film efervescente, entretenido, con hermosas escenas eróticas filmadas con gusto exquisito, que pasa como un suspiro y a la misma velocidad se olvida, aunque se disfrute mucho mientras se está viendo, porque la directora tiene la habilidad de meternos en el barco y que viajemos en él por aguas tranquilas y en compañía de una troupe variopinta de marineros interraciales e interculturales.

Título original: Fidelio, l’odyssée d’Alice
Año: 2014
Duración: 95 min.
País: Francia
Director: Lucie Borleteau

Deje un comentario