“La música me abrió la puerta a ser arte”, entrevista con Karmento |
Portada » Agenda Cultural » “La música me abrió la puerta a ser arte”, entrevista con Karmento

“La música me abrió la puerta a ser arte”, entrevista con Karmento

Por Mariela Bargueño , 3 febrero, 2016

En mayo del año pasado, Karmento presentó su primer disco “Mudanzas”.

Carmen Toledo es una cantautora de la provincia de Albacete, cuyas andanzas en el panorama musical comenzaron allá por 2012 tras su mudanza a Malta, donde se encontrará con su lado más artístico. El folklore-pop de Karmento introduce un buen número de músicos e instrumentos que consiguen un sonido que puede resultarnos familiar pero es a la vez, también, un soplo de aire fresco y nuevo.

Karmento_conciertos

Con motivo de su tema “Mi Rancho”, Karmento estrenó en diciembre del pasado año su primer videoclip, ¿lo que vemos en “Mi Rancho”, con toda tu gente, esa luz tan característica, el ambiente que se aprecia en la grabación… podría ser un resumen de lo que hay detrás de tu primer álbum, “Mudanzas”?

¿Tienes visión a trasluz…? (sonríe) Diría más bien que es un reflejo, o mejor, un montón de rayitos de sol colándose entre los agujeros de la persiana en un atardecer de primavera. Esos rayitos que te ponen contenta y te hacen soñar con los días de verano. Espero que hayamos sido capaces de reflejar en “Mi rancho” una parte de la luz que hay en “Mudanzas”; no tanto la luz que brilla y suena, sino la que sostiene en la calma y el silencio de las llamadas a media noche con llantos desesperados: ¡Mamá! ¡Que no saco el disco, no lo saco! 

Echo de menos a gente en ese vídeo, la verdad, gente que forma parte de mi vida y ha acompañado el proceso desde el principio sosteniendo mi impulso y amortiguando mis caídas, por otro lado, tampoco hace falta; están y lo saben. Mención especial a mi Patri, mi Inma y mi Josean, que se pusieron de gala, pero no enamoraron a la cámara del director Javier López… ¡ea! haberle hecho carantoñas.

¿Es “Mudanzas” un halago hacia los cambios? ¿A desprenderse del miedo y arriesgarse? En tal caso, ¿cómo te ha afectado adentrarte en la música de forma más comprometida? ¿te reconocen por la calle?

“Solo el cambio perdura”, Heráclito (535 a.c.). Iluminar esta verdad supuso para mí la ligereza y cuanto más ligera te sientes más te mueves, más sientes que ganas y menos sientes que pierdes a cada movimiento. Me fui a Malta en el mismo momento crítico en que lo hicieron un montón de españoles y españolas… diría que mi canción “Bombaslo refleja muy bien. Me fui a Malta pesada. Allí, mi experiencia a través de la música, el mar, los besos, el sol, el reggae y los plátanos del mercadillo, me hicieron sentir la ligereza… ¡plin! Cuando experimentas esa verdad, la incorporas un poco a tu forma de vivir, aunque no siempre te acuerdes. En definitiva, “Mudanzas” se llama así sencillamente porque yo soy una mudanza.

Mi compromiso con la música en verdad no es diferente al modo en el que me comprometo con el resto de las facetas o pasiones de mi vida… Mi verdadero compromiso es mi felicidad, y para eso no me queda otra que aceptar quien soy y mi forma de funcionar: amo intensa e incluso obsesivamente lo que me estimula y me cuesta mucho (muchísimos) horrores lo que no me estimula. Mi compromiso y mis pasiones andan negociando todo el rato para alcanzar un acuerdo satisfactorio. El proceso de “Mudanzas” se resolvió con un bonito acuerdo de sinceridad, honestidad y un poquito de manga ancha… y por la calle, pues alguna vez me han reconocido aquí en Albacete, claro. Es una sensación bonita por el momento.  

Antes de tu viaje a Malta, ¿qué relación había entre tú y la música, ha cambiado ahora, o se ha transformado? ¿Cuál fue el motivo que sirviera de empujón hacia esta aventura?

La música funciona a una frecuencia de conexión con lo esencial y con la belleza, que cualquier persona sensible puede sentirlo aunque no le ponga nombre o no lo convierta necesariamente en un canal de expresión, o un medio de producción. Hasta Malta, la música no había sido para mí un canal de expresión artística, pero en realidad no había ningún otro, porque hasta la música yo nunca me había  considerado a mí misma una artista. La música me dio el poder, la legitimidad, el espacio… me abrió la puerta a ser arte, y de ahí…¡pues que salga lo que tenga que salir!

El empujón al proyecto “Mudanzas” fue sin lugar a dudas, la afilada y apasionada cabezonería de mi amigo y manager David Aguado; su amor hacia mi música, hacia mi forma de estar en el mundo y una fuerte tolerancia hacia mi Ego.  

El verano pasado te vimos en el Croma Day, el Festival de Música Independiente de Albacete, junto a Dorian, Mi Capitán Y Varry Brava Djs, ¿cómo llevaste la experiencia? ¿tienes pensado dar el salto a los festivales, en cuál de ellos podríamos llegar a ver a Karmento?

La verdad es que yo el Croma lo viví un poco ajeno, tenía un par de días antes un concierto que ocupó todo el espacio para las preocupaciones y paranoias típicas de las artistas. El Croma para mí fue como un “venga a destensar”, me lo tomé como algo experimental porque la mayor parte de la gente que había allí no había ido por mí. Sentía una responsabilidad ligera, como no tener nada que arriesgar, como si solo saliese a ganar… y claro, ¡gané! (sonríe, y mucho). Para mí cada persona que se acercaba luego a darme sus mimos era un regalo.

Y sí, me gustaría participar en más festivales ¡claro! ¿Dónde? eso que lo decida el “Tete” (David) porque ya hemos llegado al mejor sistema de funcionamiento; él me da la fecha confirmada y yo digo: correcto. Nos conocemos muy bien y él sabe que me gustan las cosas calentitas y bien, como la tía Esther.

Es probable reconocer en tu música muchas voces conocidas, ¿quiénes son tus influencias más importantes? ¿junto a quién te gustaría hacer alguna colaboración?

Imagino que tengo todas las influencias de las cantantes que he escuchado a lo largo de mi historia; que han educado mi voz, han estimulado mi mente o han conectado con mis emociones. Aún así, de manera consciente no tengo unas influencias claras, aunque es fácil imaginar que he escuchado a Dolores, a Amaral, a Carmen París, a Bebe, a Vanesa Martín, a Rozalén, a Joan Báez o a Marta Gómez. De todos modos, no creas que como creadora me gusta mucho escuchar cantautoras, puede sonar estúpido, pero me da miedo copiar. Colaborar es bonito siempre, con cualquier artista con quien conectes.

¿Cómo está más cómoda Karmento, sentada en una sala pequeña acompañada de su guitarra, o subida a un gran escenario, rodeada de músicos y frente a un mayor público?

Son dos experiencias muy diferentes y ambas son muy estimulantes. Hasta ahora no he tenido muchas experiencias al respecto y mi público de momento es minoritario, pero el “escenario” es luces, sonidos, explosiones, persecuciones, efectos especiales… Es muy eléctrico, sexual y más masculino también, creo que te conecta a una frecuencia energética muy potente; mientras que la sala pequeña es el encuentro, la desnudez, la intimidad, el desgrane, la mirada, la seducción, es una frecuencia mucho más sensual y femenina… Me encanta, la verdad.

El próximo viernes 5 de febrero Karmento estará en la sala madrileña Búho Real, allí nos vemos.

Una respuesta para “La música me abrió la puerta a ser arte”, entrevista con Karmento

  1. Mercedes Responder

    3 febrero, 2016 a las 2:24 pm

    Bonito videoclip del Rancho de Mudanzas.

Deje un comentario