La mujer invisible, de Ralph Fiennes |
Portada » Cultura » Cine » La mujer invisible, de Ralph Fiennes

La mujer invisible, de Ralph Fiennes

Por José Luis Muñoz , 20 Junio, 2014

the_invisible_woman_28721A priori la relación del gran novelista Charles Dickens con una amante secreta era un tema que prometía mucho, pero a muy poco de empezar la película de Ralph Fiennes, que lo hace con un bellísimo plano de una playa británica con marea baja que una mujer de negro cruza, el film se derrumba.

El muy buen actor que es el protagonista de El jardinero fiel deviene en un pésimo director en esta película, la segunda que dirige tras el Coriolanus shakesperiano,  que carece de tensión dramática y, lo que es más grave, anima poco, a quien no conozca al escritor, a leerlo. El Dickens que retrata Ralph Fiennes, y él mismo se encarga de interpretar con notable parecido físico, es un personaje patético y aburrido que aspira a hacerse el gracioso entre sus admiradores que le reconocen por la calle y en las carreras de caballos o abarrotan los teatros en donde realiza lecturas de sus obras.

Charles Dickens (Ralph Fiennes) conoce, cuando tiene 46 años, a Ellen Ternan (Felicity Jones), una muchacha de 18 años e hija de la veterana actriz Catherine Ternan (Kristin Scott Thomas); con la joven mantiene una relación de 13 años, hasta su muerte, que es del dominio público—una incoherencia con el título del film—, bendecida por su madre y medio consentida por la esposa del escritor Catherine (Joanna Scanlan).

Una sucesión de plúmbeas representaciones en escenarios, adultas e infantiles, en las que Dickens se cruza con el escritor Wilkie Collins (Tom Hollander), entrecruzan la teatral trama de la película sin ningún otro sentido que hacer la película más aburrida. Y en cuanto a la que debería ser la apasionada relación del escritor con su jovencísima admiradora, el asunto nuclear del film, se queda en un culmen de sosería y en un par de escenas en las que los dos amantes ni tan siquiera se rozan, no ejercen de tales en ningún momento. Tampoco aprovecha la ocasión Ralph Fiennes para trazar el perfil literario de ese escritor británico, grande entre los grandes, y preocupado socialmente—la cargante escena de la rifa benéfica tras un paseo por los barrios bajos en cuyas callejas atisba niños pobres y prostitutas enfermas—, que en su film aparece como un simple memo sin sustancia, rodeado de hijos, a los que poco caso hace, y con una esposa obesa para la que levanta, literalmente, un muro en la habitación para privarse de su visión. Es incapaz Fiennes de que los dos personajes principales muestren el más mínimo gesto de enamoramiento—ni miradas, ni palabras, ni gestos, ni roces: nada—, se dirige a sí mismo y a los demás, incluida a Kristin Scott Thomas,que es antigua actriz porque ella lo dice, de forma lastimera, y aburre a conciencia con una película rancia, acartonada y carente de la más mínima emoción, en la que todos los personajes están muertos.

Dickens se remueve en su tumba ante ese perfil que de él traza el actor británico metido a director.

 

Título original: The invisible woman
País: Reino Unido
Año de producción: 2013
Duración: 111 minutos
Director: Ralph Fiennes
Estreno en España: 6/06/2014

Una respuesta para La mujer invisible, de Ralph Fiennes

  1. Fernanda Sánchez A. Responder

    21 Junio, 2014 a las 5:56 am

    Yo no puedo hablar mucho de la pelicula, porque me dormí y ni siquiera recordé ponerla de nuevo. Aburridisima, tiene razón.

Deje un comentario