LA MOVIOLA VALIOSA: Funny, funny, funny cine… |
Portada » Cultura » Cine » LA MOVIOLA VALIOSA: Funny, funny, funny cine…

LA MOVIOLA VALIOSA: Funny, funny, funny cine…

Por Marta Alicia Fra Melián , 21 Abril, 2014

Invocamos el amparo de los “santos” Plauto y Terencio. La comedia clásica irrumpía y se entremezclaba en las gentes, con igual afecto y apego, que las eximias tragedias que inundaban aquellos tiempos pretéritos. El pueblo “saboreaba” la catarsis de las lágrimas pero también de las risas. La tradición y herencia que de ello quedó, en  toda la historia y en todas las artes, culturas y literaturas, es infinita. Los Hombres siempre quieren, saben, pueden también reír, y lo desean. Pero un reír con sentido, inteligencia, sensibilidad y creatividad. No hablamos de la simple, ligera y espontánea carcajada, sino de la ALEGRÍA. Y ahí radica lo complejo y la hondura de lo que deseamos abordar, conscientes de que no agotaremos el tema, pero –como siempre- procuramos esbozar algunas “puntadas” en el “entretejido” reflexivo de nuestra “MOVIOLA VALIOSA”.

1-the-marx-brothers-1935-granger

El Hombre es, ontológica, entitativa, esencialmente, tendiente a la FELICIDAD. La ha buscado siempre. Acertando o no. Su razón de ser es ésta, y en ella la experiencia del AMOR es la llave de este tesoro que es búsqueda y conquista. Sabiendo siempre que, en sí misma y en su totalidad y eternidad temporal, es imposible: no podemos  poseerla y disfrutarla eterna ni “nirvanamente” en nuestra humana condición ni en esta mundanidad en la que estamos “injertados”. Sólo tenemos de ella momentos, experiencias, circunstancias, personas puntuales. Comprobamos que no existe LA felicidad, sino “FELICIDADES”, y ahí va radicando nuestro aprendizaje de vivir sabia y alegremente. Y ello, como todo en nuestra vida, unido siempre al AMOR. Por eso, ya desde las comedias clásicas griegas y romanas –hasta nuestros días- el reír, lo cómico, siempre conlleva estos “asuntos del corazón”. Así, la ALEGRÍA, el REÍR, lo CÓMICO, es “algo” con fuerte y hondo “sustrato” espiritual, interior, “algo” que “viene de dentro” y no sólo es un estallido o la respuesta a estímulos jocosos, ocurrentes, creativos. Hablamos de “algo más”, de “algo que está más allá”. Y por ello es bastante serio, abarcador, profundo y contundente. Aquí radicaría el “termómetro” para medir la calidad y el nivel de aquello que nos distrae, entretiene, hace reír. Cabría preguntarnos siempre ¿de qué, por qué, cómo, cuánto, nos reímos ante lo que contemplamos?….. Ello ¿tiene un “peso específico”?…..

Aún así, aunque la ALEGRÍA, la FELICIDAD, sean la vocación y tarea del Hombre, existe esa misteriosa paradoja del “gusto”, tendencia, “morbo”, por las lágrimas. Bien dijo alguien muy sabio y acertado que: “Es mucho más fácil, y tendemos más a ello, el llorar que el reír”. Y eso es muy común en el arte, la literatura y, desde luego –porque es lo que nos ocupa-, en el CINE. Muchas veces, la COMEDIA ha sido considerada como una “hijastra” o “hermanastra” del Cine, infra valorándola, mirándola muy  peyorativamente, como un género “menor”. Como si el único cine “serio” y “de nivel” fuera el del drama. Y eso nos duele y está mal. Por y para ir contra eso aportamos este dossier.

Lo cómico ha “regado” sutil y “en cataratas” la historia del cine. La comedia está presente desde sus mismos orígenes. Recordemos a los hermanos Lumiére, El cine aparece como entretenimiento en una sociedad en un gran cambio- evolución, necesitada de un nuevo modo de divertir y solazar al Hombre. Ya no bastaba el teatro y otras actividades lúdicas, culturales y artísticas. La realidad del mundo “clamaba” por otro modo de expresión y de vivencia del día a día. Y así el cine, por su propia, original e inédita identidad, acabó imponiéndose en los nuevos tiempos. Los Hombres fueron aprendiendo a entretenerse, a llorar, pero también mucho a reír, con, por, y desde el cine. Apareció esta nueva “catarsis”: Los gags, el lenguaje corporal, las acrobacias, los “dimes y diretes”, el enredo, la picardía, el doble sentido, el caos, la gestualidad- expresividad y los primeros planos, los desencuentros, los malos entendidos, la sátira, el “no dejar títeres con cabeza”,  los romances, enamoramientos y amoríos, la verborragia y charlatanería, las persecuciones, etcs… Como “vuelo de pájaro” (y por nombrar algunos “respetables”) podemos recordar a Méliès, Buster Keaton, Frank Lloyd, Chaplin, Grouxo Marx y sus hermanos, Lauren y Hardy, los 3 chiflados, Cantinflas, Billy Wilder, Georges Cukor, Howard Hawks, Frank Capra, Alfred Hitchcock, Woody Allen y su gente, Mel Brooks, Stanley Kramer, Disney, Satyajit Ray, Blake Edwards, Peter Sellers, Le Grand Guigniol, los Monty Python, Terry Gilliam, Fellini, Vincente Minnelli, Nikita Mijalkov, Ingmar Bergman, Emir Kusturica, John Ford, John Huston, Quentin Tarantino, los Coen, Tim Burton, y seguramente nos mandarán al infierno nuestros lectores  porque “tropezarnos” en nuestro “Alzheimer” de tantos-as otros-as. La comedia clásica americana, pero también la italiana, francesa e inglesa nos  brindaron y brindan maravillas. El cine de otras latitudes también hace “escuela” en esto y encontramos verdaderas joyas. Invitamos siempre a “rastrear” estas otras cinematografías. Hay otro-s humor-es  y comedia.

Lo rico de lo CÓMICO, del REÍR, de lo RIDÍCULO y lo INSÓLITO, en las películas, radicaba y radica en esa ingeniosa inteligencia y sensibilidad para crear guiones y personajes. En un “entramado” en el cual nos reímos y entretenemos, metiéndonos en esos “mundos” creados en una maravillosa “sintaxis narrativa”, donde el montaje rítmico y la calidad técnica y artística contribuyen a un todo.  Planteándonos “cosas”, situaciones y temas inclusive bastante serios, como: “asuntos” existenciales; temas como la muerte, el tiempo, el dolor; la existencia de Dios; sátiras y críticas de lo político y lo social; ridiculización de personajes y situaciones históricas; el tema del Amor y las relaciones complejísimas varón- mujer; cuestionamientos a patrones de conducta, de moral, de cultura, de tradiciones; ridiculización de situaciones y conductas humanas cotidianas y consideradas “normales”, comunes, “digeribles”… Todo lo referido al Hombre  pasó y pasa por nuestras comedias en el cine. Nada de lo humano el cine ha dejado sin risa. Y seguirá haciéndolo. Más aún en estos tiempos tan necesitados de “pulmones” con aire “risueño” y “carcajadesco”, para sobrellevar nuestra humana y machacada condición y la tragedia de este mundo que tan fatídicamente vamos “desconstruyendo”.

 Estemos siempre atentos, conforme a todo lo que venimos exponiendo, a si nuestra FELICIDAD, nuestra ALEGRÍA, al “contemplar” los films, es fruto de toda esta “interioridad”, de todo este “bagage”, de todo este “sustrato” y “peso” que en ellos haya. Es para no confundir calidad, cualidad, CINE, con tanta “parafernalia” para pop corn y para una industria que sólo mira el bolsillo y la taquilla. Porque, convengamos, que hay MUCHA “cosa” bastante “fea” en esto de la comedia hoy en el cine y en nuestras salas. “Para muestra, basta un botón”: ahora a nuestro cine español le entró la “fiebre” de la comedia. Y da mucho dinero. ¡Mucho hay aún que crecer y mejorar, y ver mucho Berlanga y nuestros GRANDES de “aquel” GRAN cine español!. Y, porqué no, pasearnos por esa maravilla del gran Wes Anderson que tenemos en cartelera: El gran Hotel Budapest. ¡Mucho hay por crecer y aprender!…

Finalmente, rendimos un especial homenaje a ALGUNOS-AS GRANDES que en la COMEDIA en el CINE nos dieron CÁTEDRA de lo que es EL talento interpretativo: todo actor-triz que se precie de tal debe, sí o sí, ser eficaz, convincente, potente, profesional, no sólo en el drama sino en la comedia. Y no todos tiene “matrícula de honor” en esto. Vayan pues loas para Katherine Hepburn, Cary Grant, Humphrey Bogart, Audrey Hepburn, Paul Newman, Meryl Streep, Cate Blanchett, Kate Winslet, Brad Pitt, Susan Sarandon, Michelle Pfeiffer, Julia Roberts, Emma Thompson, Leonardo Di Caprio, Robert De Niro, Jodie Foster, Kevin Kline, Michael Caine, Maggie Smith, Daniel Day Lewis, Diane Keaton, Sissy Spacek, Edward Norton, Johnny Depp, Nicole Kidman, Dustin Hoffman, Elizabeth Taylor, James Stewart, Ingrid Bergman, Naomi Watts, Annette Bening, Shirley Mac Laine, Jack Lemmon, Walter Matthau, Marcello Mastroianni, Gerard Depardieu,  Catherine Deneuve, Spencer Tracy, Julianne Moore, Gwyneth Paltrow, Jack Nicholson, Anne Bancroft, René Zelweger, Jane Fonda, Helena Bongham Carter, Robin Williams, Russel Crowe, Diane Lane, Richard Dreyfuss, Jeff Bridges, Geoffrey Rush, Deborah Kerr, Robin Wright, Toni Collette, Holly Hunter, Marion Cotillard,  y que Plauto y Terencio  y todos  los “santos” comediantes nos perdonen por ser tan desmemoriados pecadores…

Hasta la próxima, amigos. ¡Sed felices y reíd!.

Deje un comentario