LA MIRADA MASCULINA DE LA RAE |
Portada » Columnistas » Apuntes a mano alzada » LA MIRADA MASCULINA DE LA RAE

LA MIRADA MASCULINA DE LA RAE

Por Juana Vázquez , 15 Junio, 2014

Aurora Egido, filóloga, es la novena mujer que entra en la RAE en trescientos años de historia , desde que se fundó, en 1713. La presencia femenina, en estos momentos, se eleva a un quince  por ciento. Hay siete mujeres(dos han fallecido, Carmen Conde y Elena Quiroga) y el resto hasta las 46 plazas son hombres.

Y yo me pregunto ¿ es que en trescientos años no ha dado la sociedad española nada más que nueve mujeres que puedan ser académicas de la Lengua?

Cuando, en algún  acto, se entra  en el salón de la RAE, se  ven los  39 hombres  formando un compacto grupo, con las 6 mujeres (Ana María Matute no está ya para asistir  a actos académicos) desperdigadas   entre ellos, anunciando al mundo que hay otro género que el masculino y que en  ese otro género femenino, de vez en cuando, casi cada cincuenta años, aparece  una mujer que puede entrar en esa docta casa.

Y claro está, yo hablo hoy de la RAE, pues la entrada de Aurora Egido en la docta casa es un acontecimiento actual, pero podríamos hablar de cualquier otro foro de poder  donde se repite la misma historia, grupos compactos de hombres y aquí y allá una cabecita femenina.

Y luego nos quejamos del lenguaje machista, de la publicidad machista, del machismo de  programas y proyectos donde no están presentes nada más que hombres, pero si no puede ser de otra manera, el mundo ha estado regido y sigue estándolo por hombres. Las mujeres  para la cúpula del poder seguimos siendo invisibles.¡¡Ya está bien, que estamos en el siglo XX

Una respuesta para LA MIRADA MASCULINA DE LA RAE

  1. Imma Responder

    15 Junio, 2014 a las 8:58 pm

    Esto ocurre juanA porque las mujeres se dejan manipular por la sociedad de consumo diseñada por la oligarquía machista, que las amedrenta con un miedo atroz a dejar de ser jóvenes, que pierden su tiempo en cirugías, atiborrandose de inyectarse botox, que hacen totalmente el ridículo….
    No se valoran, como son, y por lo que son….
    No se quieren….
    Por eso pasa lo que describes en tu artículo….
    Un saludo

Deje un comentario