La Habitación del agua. María Cabrera |
Portada » Cultura » La Habitación del agua. María Cabrera

La Habitación del agua. María Cabrera

Por Sonia Aldama , 15 Octubre, 2014

 

2

 

 

 

 

 

 

 

 

Llegamos a la casa de las palabras de María Cabrera sin saber si en “La habitación del agua” habrá días o penumbra, sin versos que nos hayan guiado antes hasta esas grietas convertidas ahora en sílabas, y nos encontramos desnudez entre poemas de extrema melancolía y pureza.

María Cabrera nos ofrece en su primer libro de poemas, esa indispensable “otra forma de contar” y nos deja un poso de burbujas azules de desgarro. Hay verdad en el lenguaje que se inventa y perturba y seduce a base de geometrías.

Hay poemas en los que nos reencontramos con el lirismo perdido en otros libros, recuerda a grandes poetas a través de su mirada: limpia, sensual y cruda. María Cabrera descubre un tiempo, tempo nuevo en el que deshacerse en la estructura precisa de sus versos.

“La habitación del agua” es calidez que avanza hasta ese azul casi añil, voces que no temen al verdadero aliento: notas entre susurros que llegan descalzos cuando leemos sus versos.

Podríamos hablar del ritmo que baila entre el pensamiento rasgado de cada poema, de los vuelcos que dan título a las formas de hojas que pasan (y  advierten de un final que obliga al principio), podríamos recomendar un libro de poemas que merece ser atendido, decir que es un premio para los valientes que se acercan a la poesía, pero es este descubrir lo que nos hace entrar en “La habitación del agua”,  rescatar sus enjambres y formas, teñidas de un color que lo cubre todo.

La poesía de María Cabrera nos lanza lejos de la tierra para advertirnos del desasosiego y armarlo, amarlo. Quedémonos con sus versos para recitar despacio y que no se vayan, gocemos de su habitación para bucear poesía entre sus aguas.

EXTRARRADIO

La desaparición de los lugares

por incapaces.

Siempre pido más tiempo, más tiempo

quedar afónicos de decirnos.

Los momentos de este agosto suceden

la tarde por hacer.

Suceden, también, alrededor

de este espacio tan pequeño.

Solo tenía que llegar a casa

y que no estuvieras. Encender,

bajo la piel, el viaje color

comprar el interior de una casa nueva.

 

María Cabrera. “La habitación del agua”.

Baile del Sol Ediciones. Colección SITIO DE FUEGO.  Tenerife, 2014.

http://www.latiendadebailedelsol.org/152-cabrera-mar%C3%ADa-la-habitaci%C3%B3n-del-agua.html

 







Deje un comentario