La fuga de Aguirre |
Portada » Gente » La fuga de Aguirre

La fuga de Aguirre

Por María J. Pérez , 4 Abril, 2014

esperanza-aguirre-efe_750x563Como si de una película de acción se tratara, Esperanza Aguirre ha protagonizado la tarde de ayer una escena con persecución policial incluida que está dando mucho que hablar.

El relato de los hechos se desarrolló en la calle Gran Vía, 44 de Madrid, muy cerca de Callao, un escenario nada propicio para estacionar un vehículo aunque sea por escasos minutos pues existe el carril bus incompatible con la maniobra.

Agentes de movilidad  se acercan al lugar a las 16:25 horas para multar al causante de la infracción. Poco más tarde se presenta Esperanza Aguirre como la propietaria del coche, de marca Toyota. Una vez allí muestra su documentación a los agentes y sin haber terminado los trámites, se monta en el coche, derribando la moto de uno de los policías dándose a la fuga.

Un coche patrulla de la Policía Municipal que estaba en la zona le da el alto y va tras ella que se dirige a su domicilio haciendo caso omiso a las advertencias de las fuerzas del orden.

Ya en su vivienda, ubicada en el barrio de Malasaña, Aguirre decide salir a la calle y conversar con los agentes.

La versión de los hechos de la presidenta del PP de Madrid en Onda Cero es la siguiente:

“Estaba sacando dinero en un cajero. Había parado un taxista delante mía en Callao, y entonces yo digo, mientras se baja el pasajero, saco dinero. Y cuando he llegado, un agente de movilidad me estaba poniéndome una multa y entonces le digo: pero bueno si  solo ha sido un minuto, y él, que poco más de un minuto. Me pide el carnet de identidad. Voy al coche, cojo el carnet de identidad, lo saco y se lo doy. Me pide la documentación del coche y se la doy. Y cuando ya tenía todo, le pregunto: ¿pero me ha quitado usted la multa? Me dice que no, que la multa ya está puesta. Digo, pues ah fenomenal, yo me voy. Y entonces no me quería dejar ir, y le digo que me tengo que ir porque tengo prisa y no te puedo dedicar más tiempo, querido, porque estoy en un sitio en el que no puedo seguir hablando.

Esa es la pura verdad. Dicen que he arrollado a un policía. Al irme yo se ha caído la moto que malísimamente aparcada había dejado otro agente de movilidad. Le he dicho, oiga discúlpeme. Luego han venido a casa, yo tengo el seguro a todo riesgo, y la moto no sé qué. Queríamos hacer un parte amistoso, y no han querido, pues bueno. Eso es todo”.

Según declaraciones de Esperanza Aguirre al diario ABC, del que es colaboradora, ha explicado que lo único que querían los policías era “la foto”.

Las reacciones y comentarios en las redes sociales no se ha hecho esperar, siendo algunos de lo más variopinto, incluyendo montajes de photoshop muy cómicos e ingeniosos.

Deje un comentario