La filosofía es más necesaria que nunca |
Portada » Cultura » La filosofía es más necesaria que nunca

La filosofía es más necesaria que nunca

Por Alonso Barán , 15 Abril, 2014

En nuestra sociedad, ni los políticos, ni los financieros, ni los líderes comunitarios, hacen gala de poseer unos valores morales por los que guíen sus actos más allá de lo que les dictan sus propios intereses egoístas. El problema de esta situación es que, al igual que en una pirámide, los amoralidad de las supuestas “elites” se transmite desde la cúspide hasta las bases sociales. Y en estas bases hay muchas actividades que tocan temas espinosos y cuyos agentes implicados no deben guiarse por sus propias fuerzas egocéntricas.

L_escola_d_Atenes_Rafael_Arist_til_Plat_

Los nuevos candidatos a convertirse en objeto de la filosofía son las biotecnologías, la actividad económica, los medios de comunicación, el consumo, etc. La realidad social en sociedades pluralistas (en las que en su seno conviven diversos códigos morales) insta no sólo a los éticos, también a gobiernos, expertos y ciudadanos a buscar orientaciones comunes que tejerán las éticas aplicadas que abordarán las cuestiones morales de una realidad social que demanda respuestas multidisciplinares.

Una de las razones por las que nacen las éticas aplicadas fue la necesidad de confianza. Nacen para elevar el ánimo de nuestras sociedades, para moralizarlas. Por ejemplo el Código de Nüremberg nació como consecuencia de las prácticas de médicos nazis o la ética de empresa nació como consecuencia de escándalos como Watergate.

Las éticas aplicadas sirven para detectar, en los distintos ámbitos de la vida social principios éticos y valores que se modulan de forma distinta en cada ámbito. Cada una de ellas constituye la ética de una actividad social.

Por otra parte, que esa actividad se desarrolle en una sociedad que ha alcanzado el nivel post convencional en el desarrollo moral le obliga a perseguir sus bienes internos respetando un marco deontológico que se expresa en la ética cívica de la sociedad. Y, precisamente, el hecho de que la ética cívica reconozca que los seres humanos tienen un valor interno es el que ofrece un criterio para valorar las consecuencias de las decisiones.

Por tanto, las éticas aplicadas constituyen la modulación de la ética cívica en las distintas esferas de la vida social y la ética cívica constituye la base ética común, por lo que las éticas aplicadas laicas derivan su capacidad normativa de principios universalizables como la dignidad de la persona o la defensa de la autonomía individual.

Al tener en cuenta una dimensión más práctica, aparentemente desaparece la Ética o la Moral para diluirse en un baile de muchas éticas y en la que cada esfera social cuente con una ética a su medida.

Pero las éticas aplicadas no olvidan la ambición universalista que acompaña a la filosofía moral, ya que se refieren a problemas sociales. La reflexión radica en la separación de la dimensión pública-cívica que tienen las éticas aplicadas, pese a que muchos de los problemas que abordan deben abandonarse a la libertad de elección de los individuos, por la que cada cual busca su bien, más que concernir a decisiones públicas que deberían ser aceptadas por todos.

La cuestión de fondo que deriva de la distinción entre una esfera pública y otra privada es hasta qué punto las elecciones privadas pueden acabar obstaculizando el objetivo de la justicia y la vida en común.

Así las éticas aplicadas tienen que moverse en unos ámbitos que se resisten a ser intervenidos porque pertenecen al mundo privado, pero por otro lado no parece que un “liberalismo moral” ayude a que la sociedad sea más justa. Y precisamente es esa dialéctica entre lo general y lo singular la que han de establecer las éticas aplicadas.

En este sentido, el concepto de autonomía ética es nuclear. La concepción de la moral kantiana coincide aquí perfectamente con los requisitos de la democracia, desplegar la serie de deberes que, como humanidad, tenemos la obligación de asumir. Deberes que han de ajustarse a las pautas del imperativo categórico: no hagas nada que no sea universalizable y respeta siempre la dignidad del ser humano.

Ojalá los líderes políticos y los financieros se guiasen por una ética aplicada a su actividad profesional. Parece algo razonable, ¿verdad?

9 Respuestas a La filosofía es más necesaria que nunca

  1. Carmen Responder

    17 Abril, 2014 a las 1:27 pm

    Ojalá. Así sea. Mantengamos, si aún podemos, la esperanza…
    Un saludo,

    • Alonso Barán

      Alonso Barán Responder

      19 Abril, 2014 a las 8:36 pm

      Hola, Carmen.
      Tal vez la esperanza sea el problema. La esperanza es lo que nos ancla al sufrimiento (de hecho era uno de los males que estaba dentro del ánfora de Pandora). La esperanza de que algo cambiará, te vuelve pasivo y por lo tanto uno no hace para que cambie.
      Por otra parte, si uno está desesperanzado es cuando actua. Piensa: “nada va a cambiar, hemos tocado fondo”. Y es cuando actúa para impulsar un cambio.
      Así que, como pone en la entrada al infierno de Dante: “Abandonad toda esperanza, vosotros los condenados”.
      Si nos damos cuenta del infierno en el que estamos condenados… tal vez nos de por cambiar las cosas.
      Gracias por tu comentario.
      Un saludo, Carmen.

  2. Imma Responder

    17 Abril, 2014 a las 6:27 pm

    Filosofía? Amor por el conocimiento racional?
    Mejor META filosofía? No te parece? Me invente este término, porque mi vocabulario necesitaba intentar ir “más allá” de la filosofía….que se queda muy corta a mi entendimiento…. La vida es más que lo racional….
    Porque todos lis filósofos se vuelven locos y nunca llegan a una conclusión….?
    Porque no hablan con su “alma”, sólo con su mente….. Y nuncaaaa llegan!!!!!
    META filosofía….eso di que “ordenaría” el mundo….
    Un abrazo

    • Alonso Barán

      Alonso Barán Responder

      19 Abril, 2014 a las 8:32 pm

      Desde luego que la vida es más que lo racional. Y no sólo de lo racional se ocupa la filosofía.
      Te pongo un ejemplo. Desde los estoicos el tema de las emociones está muy presente en la filosofía.
      Y Nietzsche daba una gran importancia a los sentimientos y emociones humanos, de hecho Freud se basó en sus ideas para crear su universo psicológico (aunque le fastidiaba reconocerlo). Nietzsche decía que era una enfermedad del alma reprimir nuestros impulsos.
      Ahora bien, ¿qué es el alma? ¿la consciencia? La antropología filosófica y la fenomenología se ocupan del tema de la consciencia y hay ríos de tinta para hablar sobre ello… mira, me has dado una idea para un tema a tratar en otro artículo.
      De momento, como dijo Spinoza sobre el alma: “algún día llamaremos ignorancia a eso que hoy llamamos alma”. Es decir, estamos en pañales en lo que respecta a lo que es el alma y un día tal vez descubramos que no es más que producto de la neuroquímica, aunque eso significaría que nos guía el determinismo y no existe el libre albedrío… un follón, vamos.
      Gracias por tu comentario.
      Un saludo, Inma.

  3. Imma Responder

    20 Abril, 2014 a las 11:21 pm

    Hola Alonso!
    No no no, no estamos en pañales para saber del “alma”….lis filósofos que se estancan en la necesidad de explicarlo todo racionalmente si!!!!
    Como te dije voy más allá de la filosofía ” metafilosofia”….. El alma es lo más importante que poseemos….
    Pobre Spinoza…. Si decía eso del alma….
    Y Nietzsche se ahogó en el fango de la razón, y no pudo seguir con su fructífero y bien enfocadas hipótesis…. Pero su razón no le dejo llegar a la “maravillosa conclusión”; es una pena….iba por buen camino…. Y sobre todo dejando de lado al pobre pervertido y enfermo sexual Freud….
    Un saludo 😉

    • Rosana Responder

      7 Junio, 2015 a las 5:08 am

      Leo tu comentario un año despuès y me parece que la manera en la que hablas de autores como Spinoza, Nietzsche y Freud sòlo dejan en evidencia que no los has leìdo o que al menos te has quedado con la representaciòn que tienes de los mismos sin ver màs allà de ti misma. Irònicamente abogas por una “meta filosofìa” sin poder ver màs allà de tus certezas inamovibles. Una làstima ya que el conjunto de personas como tù son las que hacen malditos a estos grandes autores a los que difìcilmente se les da oportunidad precisamente por los temas tan humanos que tocan. ¿Freud pervertido y enfermo? Què manera tan irresponsable de hablar….

  4. eliecer aguirre Responder

    25 Noviembre, 2014 a las 3:35 am

    Aquí se habla de éticas aplicadas pero yo no creo que esto se esté aplicando en ninguna institución gubernamental. ¡Que pena!.

  5. Juan Vega Responder

    7 Abril, 2015 a las 8:12 pm

    Respeto a los filósofos pero creo que se alejan de la gente común cuando utilizan demasiados términos y palabras no sencillas para decir algo tan sencillo como ser éticos, respetar al otro y aplicar la justicia. Tuve que leer varias veces el articulo para comprenderlo pero creo que muchas personas de habla hispana no lo entenderían o abandonarían la lectura al segundo párrafo. Ojalá algún día pudiéramos sentir más cerca a los filósofos y entender lo que dicen plenamente.

  6. Tektonar Caborca Mexico Responder

    17 Abril, 2017 a las 5:25 am

    A medida que el inconsciente se hace consciente los Dioses van desapareciendo…
    Las leyes de la vida develan el camino que perdieron los filósofos más centrados….
    “PARAISO EXPRESO” Por: TEKTONAR

Deje un comentario