La desaparición de Eleanor Rigby, de Ned Benson |
Portada » Cultura » Cine » La desaparición de Eleanor Rigby, de Ned Benson

La desaparición de Eleanor Rigby, de Ned Benson

Por José Luis Muñoz , 7 octubre, 2014

La_desaparici_n_de_Eleanor_Rigby-637316418-largeLa desaparición de Eleanor Rigby es un melodrama romántico bastante convencional dirigido y escrito por Ned Benson (Nueva York, 1977). La película, una ópera prima larga (122 minutos), y cuando digo larga es que se hace—tenía que ser un díptico con dos películas que debían adoptar los puntos de vista de los dos protagonistas para contar la misma historia: La desaparición de Eleanor Rigby. Él y La desaparición de Eleanor Rigby. Ella—, va descubriendo sus trampas a medida que avanza. De que Conor Ludlow (James McAvoy) y Eleanor Rigby (Jessica Chastain), los protagonistas, eran marido y mujer nos enteramos de refilón, por ejemplo. Eleanor es una mujer compleja y depresiva, a causa de una gran pérdida—información que se nos escamotea casi hasta la escena final—que decide desaparecer de la vida de su enamorado Conor que regenta con un colega un restaurante no muy boyante de Nueva York.

Hay química entre Jessica Chastain, que también produce la película, y James McAvoy, que son buenos actores, pero lo que falta es historia, accidentes que la saquen del marasmo narrativo: ocurren muy pocas cosas en esas algo más de dos horas para retener la atención del espectador. Eleanor Rigby es una persona inestable, con tendencias autodestructivas; Conor Ludlow, su enamorado, es mucho más plano; pero el director olvida explicitar las razones de los desequilibrios del personaje que interpreta Jessica Chastain, y sus reacciones, entonces, saben a artificio. Suerte que por allí andan Isabelle Huppert, haciendo de francesa con clase que bebe vino a todas horas, y William Hurt, siempre excelente, como padres de la chica, y que este último se luce narrando el día que estuvo a punto de perder a su hija en el mar, una narración oral dentro de la narración cinematográfica que casi es lo más emotivo.

Poca tensión dramática en un melodrama romántico, algunas perlas propias del Tea Party de por medio—Conor le confiesa a Eleanor, para chafarle la noche, que tuvo un desliz el día anterior con la camarera de su restaurante; Eleanor se arrepiente, en el último instante, de pagarle con la misma moneda con un guaperas que acaba de conocer en una discoteca—y la ciudad de Nueva York como telón de fondo, que eso siempre puntúa.

Ésta es una película amputada, nada menos que hora y media de rodaje suprimido, pero tengo la duda de si habría mejorado.

Las comparaciones siempre son odiosas. Hay quien la equipara con Blue Valentine, por su trama argumental que gira en torno a la descomposición de la pareja después de una convivencia feliz, pero el tono mortecino de Ned Benson es muy diferente a la tensión dramática del film de Derek Cianfrance.

Título original: The Disappearance of Eleanor Rigby
País: EE.UU
Año de producción: 2014
Género: drama romántico
Duración: 119 minutos
Director: Ned Benson
Estreno en España: 3/10/2014

Deje un comentario