La culpa es de los genes |
Portada » Columnistas » A falta de sol » La culpa es de los genes

La culpa es de los genes

Por Oscar M. Prieto , 17 Marzo, 2014

Estaba claro que era cuestión de tiempo que alguien diera con el gen culpable. Hoy en día para todo hay un gen: el gen de los suicidas, el gen de los violentos, el gen de los insomnes, el gen de los que sueñan y también, creo, que las gallinas tienen un gen para ser cobardicas. Y si no lo hay, es cuestión de tiempo de que den con él.

Personalmente vivo temiendo la mañana en la que desayunando en la cafetería de la facultad, abra el periódico y me encuentre con la noticia de que unos investigadores de cualquier universidad extranjera (casi siempre, los informes provienen de universidades extranjeras, así que digo yo que quizás podríamos suprimir las nuestras y leer en las noticias los experimentos de las de fuera, así nos ahorraríamos un montón de millones de euros que podríamos dedicar a hacer rotondas, apeaderos de estaciones de ave, frontones en pueblos donde el más joven tiene 65 años o algún aeropuerto en mitad de ninguna parte) han descubierto el gen que provoca que a algunos hombres nos cautiven las mujeres con los labios pintados de rojo. Temo ese día, de verdad. Mi libertad se irá al garete. Maldeciré a la ciencia y a los científicos y gritaré: ¡Por qué! ¡No tendrían otra cosa que investigar más importante!

A partir de ese día ya no sabré quién soy verdaderamente, dudaré de mis gustos y disgustos, de mis filias y fobias, hasta de mi fe y de mi agnosticismo. ¿Y si resulta que no he probado los callos en mi vida, creyendo que no me gustaban y se trata tan sólo de un gen degenerado? Y ¿si soy del Atleti, no por identificación con sus colores y los valores del equipo, sino, más bien, por un gen, por esta vez, bendito gen? Me imagino no tener ese gen, o tenerlo dañado y acabar siendo de la Real Sociedad o del Levante. Qué iba a pintar yo animando a estos equipos. Y ¿ser de izquierdas o derechas, estamos seguros de que nada tiene que ver con algún gen cachondo que se divierte tomándonos el pelo? Lo de los nacionalistas seguro que es genético, ellos mismos lo dicen, más o memos, cuando hablan de la raza. Pero, que mi sensibilidad se acomode mejor a la proporción renacentista que a la terrible escenificación del arte barroco, ¿tiene algo que ver con un gen? ¿Es por un gen por el que no leo a Pérez Reverte o sólo es que me cae mal?

Ya no sé quién soy. Ni siquiera estoy seguro de que  entrar solamente a los bares que tienen grifos de cerveza Mahou  lo haya decidido yo libremente ¿quién me puede asegurar que no se trata otra broma macabra de algún gen? Dios mío. ¿Quién soy yo?

“Un equipo internacional de investigadores ha constatado que el cerebro juega un papel clave en la obesidad y en la diabetes, y ha demostrado en ratones que las mutaciones en la actividad de un gen en el hipotálamo (el IRX3) pueden generar animales un 30 % más delgados y resistentes a dietas altas en grasa. Estas son algunas de las conclusiones de un estudio que publica la revista Nature, cuyos autores, de Chicago, Toronto y España, vinculan por primera vez la función del gen IRX3 en el cerebro con una de las causas más comunes de la obesidad”.

Pensaba escribir hoy sobre esto, pero ya no estoy seguro de si era verdaderamente yo quien pensaba en escribirlo o soy ya sólo un negro que escribe para un gen famoso. Así que lo pospongo, al menos hasta la próxima semana.

Qué desastre.

Salud

www.oscarmprieto.com

 

2 Respuestas a La culpa es de los genes

  1. Rosana Responder

    17 Marzo, 2014 a las 3:14 pm

    Sí o echalé la culpa al cha-cha-cha… si ahora la crisis también va a ser cosa de los genes… mejor reír…

  2. Juan Jo Responder

    17 Marzo, 2014 a las 7:05 pm

    Hay genes y genes. Por ejemplo, el gen del río Órbigo: pasear por su orilla es como andar por dentro de un poema. O el gen del Aleph: ver amanecer en su regazo es como tocar el cielo con las manos. Yo me quedo con el gen de los “bartlebys”: preferiría no hacerlo.

Deje un comentario