Kafka en Casa del Lector |
Portada » Columnistas » A pie de página » Kafka en Casa del Lector

Kafka en Casa del Lector

Por Esther Bendahan , 30 mayo, 2014

La Casa del lector es un espacio para la innovación y reflexión. Abierta a nuevas tecnología quiere generar espacios de lectura activa. Tras el éxito de su exposición La villa de los papiros nos muestras la Biblioteca de Jerusalem. Es la Biblioteca Nacional que atesora libros y textos que son clave para la humanidad. Entrando en la página de Casa del Lector se puede visitar la exposición que usa nuevas tecnologías y es totalmente digital. “Biblioteca Nacional de Israel: depósito de memoria”

Esta mañana pude charlar cerca de Sol (muy cerca escuchábamos las protestas que se mantienen desde hace tiempo los viernes), con Ioram Melcer, escritor, lingüista, traductor de Rayuela al hebreo e hijo de la traductora de García Márquez, como me recordó con satisfacción a modo de homenaje. Vino a Madrid de paso a Lisboa (es especialista en Pessoa), para dar una conferencia en la Casa del lector “Archivos del exilio: Franz Kafka, Walter Benjamín y Stefan Zweig” con motivo de la exposición ya que trabaja en la biblioteca. Imagino qué debe sentir rodeado del Aura de esos manuscritos.

Y hablamos de libros, mientras se inaugura a unos metros la Feria del libro de Madrid. Tanto en España como en Israel, se sufre las consecuencias del cambio de tiempos para el libro. Pero según me cuenta en Israel se complica porque en primer lugar los autores cobran comisiones ridículas, el precio final de venta no es el que se tiene en cuenta para su porcentaje, sino que el que se cuenta es el de la venta de la editorial a la distribuidora. Y es un tema pendiente. También en España nuestro tema pendiente (entre otros) es como influir, mover, un mercado en español amplio que sin embargo no tiene movilidad. Eso le sorprende él que viene de una lengua minoritaria ve el español como océano. Pero un libro escrito en Venezuela por una editorial española no llega a España o Argentina a no ser que se crea que el mercado podría demandarlo, es decir nuestro idioma a veces está tan alejado como los libros escritos en francés o en hebreo. Porque como pensamos no es lo mismo buscar lectores que mercado. Feliz feria del libro. Me gusta la palabra Feria que tiene fe y reír, yo tengo fe pero cuesta reír…

Deje un comentario