Jugando con las mareas en el Cantábrico |
Portada » Viajes » Jugando con las mareas en el Cantábrico

Jugando con las mareas en el Cantábrico

Por Mariano Velasco Escudero , 29 agosto, 2017

Un recorrido en diez etapas por bellas playas asturianas de Ribadesella a Llanes

Ribadesella y Llanes son dos de los municipios costeros del oriente asturiano más conocidos y visitados. Pero de camino entre uno y otro, a lo largo de la costa cantábrica, existen parajes más o menos escondidos, unos de fácil accesibilidad, otros no tanto, entre lo que se pueden descubrir verdaderas joyas: monumentos naturales, playas de original belleza y arenales que aparecen, se esconden o cambian de apariencia por capricho del vaivén de las olas. Apuntamos un recorrido en diez etapas entre ambos municipios para que sean el mar, la costa y las mareas quienes nos sorprendan con un caprichoso juego de paisajes que parecen tener vida propia.

Playa de Guadamía

1.- Partimos de Ribadesella en dirección a Llanes, y la primera parada obligatoria es la playa de Guadamía, a la que se puede acceder en coche prácticamente a pie de arena.  La estrecha lengua de fina arena de Guadamía podrá apreciarse en su totalidad con la marea baja, cuando la retirada del mar deja un interminable y alargado recorrido hasta el baño. En pleamar, se convierte prácticamente en una ría de inusual belleza. La playa cuenta con un chiringuito en el que se come buen pescado.

GPS: +43.45787, -4.9817

Bufones de Pría

2.- Muy cerca se pueden visitar los bufones de Pría, un curioso fenómeno natural originado por la erosión de las rocas desde los alcantilados. La fuerza del agua provoca la apertura de grietas y chimeneas que conectan el mar con la tierra, y en las que los golpes de fuerte oleaje originan chorros de agua que sale a presión al exterior y que pueden llegar a alcanzar gran altura.  Con el Cantábrico embravecido pueden resultar peligrosos y conviene observarlos a distancia; con el mar en calma, uno puede arrimarse a los orificios y dejarse envolver por el inquietante y contenido bufido del mar.

GPS: +43.462990, -4.973406

Playa de La Canal

3.- La siguiente visita es la playa de Villanueva, más conocida como La Canal. Para llegar hay que hacer un pequeño recorrido de unos diez minutos andando, y nos encontraremos con una cala de lo más peculiar, por su forma alargada, a modo de estrecho canal. Aislada del mundanal ruido, resultará menos agradable para el baño que otras de la zona, pero por su espectacularidad bien merece la visita.

GPS: +43.45879, -4.94516

Playa de Cuevas del Mar

4.- Continuamos el camino a Llanes y nos topamos con la no menos espectacular playa de Cuevas del Mar, que merece especialmente la pena visitar en bajamar para poder apreciar las formaciones rocosas que le dan nombre, una verdadera obra de arte de la naturaleza y del caprichoso mar Cantábrico. El baño será especialmente entretenido para los más peques siempre que la marea permita el juego entre las cuevas. Se llega con el coche prácticamente a pie de playa y cuenta con un chiringuito.

GPS: +43.45742, -4.93657

Playa de Gulpiyuri

5.- Un poco más adelante, desde la playa de San Antolín, especialmente visitada por surfistas debido a su amplitud y oleaje, sale un cómodo sendero que nos conduce hacia una de las calas más originales de Asturias y probablemente de toda España: Gulpiyuri. Declarada Monumento Natural, se trata de una cala “de interior”, es decir, sin salida aparente al mar. El curioso fenómeno natural que la forma permite el paso del agua atravesando las rocas desde los acantilados hasta desembocar en mitad de un prado. Si se piensa pasar un buen rato allí, conviene llevar bocata y bebida o zampárselo previamente en San Antolín, porque en los alrededores no hay nada de nada, excepto hierba.

GPS: +43.44756, -4.88613

Playa de Toranda

6.- Siguiendo en dirección a Llanes, el próximo destino obligado es la playa de Toranda, en la localidad de Niembro (se accede bien a pie desde el pueblo). Ubicada lo que se dice al final de un prau, Toranda está rodeada de verde por sus tres (el cuarto es azul) costados, y posee uno de los más agradables chiringuitos de la zona, que aprovecha precisamente parte del prau para instalar su muy acogedora terraza.

GPS: +43.441081, -4.839426

Playa de Borizu

7.- De Toranda saltamos hasta Borizu, sin lugar a  dudas uno de los arenales más caprichosos y bellos del paisaje asturiano gracias a sus islotes, que convierten el proceso de bajamar a pleamar en un verdadero espectáculo de película. Absolutamente imprescindible incluso repitiendo, porque uno no sabe nunca con qué Borizu se va a encontrar. Su isla central, que reparte el oleaje a ambos lados,  nos regala el efecto de que parezca que nos encontramos en dos playas al mismo tiempo.

GPS: +43.435713, -4.813811

Playa de Poo

8.- La playa de Poo será nuestra siguiente parada, ya prácticamente entrando en Llanes. Uno de los principales atractivos es su zigzagueante salida al mar, que se contempla a la perfección desde el centro de su amplio arenal si la marea lo permite. En bajamar se hacen accesibles numerosas cuevas en sus laterales en las que refugiarse del sol o, en su caso, incluso de la fina lluvia asturiana, el característico orbayu.

GPS: +43.429430, -4.785183

Playa de Toró

9.- Ya en Llanes, es del todo recomendable la visita y el baño en la amplia y concurrida playa de Toró, reconocible por sus características rocas puntiagudas que en bajamar salpican todo el arenal, al que se puede llegar cómodamente en coche. El lugar está dotado con aparcamiento y buenos restaurantes, como el Mirador de Toró, un clásico donde comer pescados y mariscos frescos.

GPS: +43.416785, -4.743187

Playa de Cué

10.- Para finalizar el recorrido, la última sorpresa nos la deparará la playa de Cué, a la salida de Llanes, con sus islotes que, como en Borizu,  veremos unidos o separados por las aguas según capricho de la marea. En pleamar, la playa se llega a quedar prácticamente sin arena, pero cuenta con una explanada de césped en alto donde acomodar la toalla. Aunque se llega prácticamente a pie de mar en coche, la última bajada andando (en realidad la subida) no es muy recomendable para personas mayores o con movilidad reducida. Las aguas que rodean las islas en pleamar son cristalinas y muy recomendables para la práctica del buceo.

GPS: +43.416628, -4.731119

Deje un comentario