Hotel Rural 3 Cabos (Asturias): un baño de confort y creatividad con privilegiadas vistas al Cantábrico |
Portada » Viajes » Hotel Rural 3 Cabos (Asturias): un baño de confort y creatividad con privilegiadas vistas al Cantábrico

Hotel Rural 3 Cabos (Asturias): un baño de confort y creatividad con privilegiadas vistas al Cantábrico

Por Mariano Velasco Escudero , 1 Agosto, 2016
Vista nocturna del Hotel Rural 3Cabos

Vista nocturna del Hotel Rural 3 Cabos (foto: web Hotel Rural 3 Cabos)

De Luarca, pintoresco municipio pesquero del litoral asturiano, de aquellos en los que el mar Cantábrico parece querer llamar irrespetuoso a las puertas de los hogares, parte la carretera que conduce hacia El Vallín, típico pueblo vaqueiro con sus casas dispersas por los prados, donde hace nueve años el bilbaíno Tomás Bernar encontrose – como acostumbran a decir por allí – con una imponente casona de indianos semiderruida, casi en medio de la nada, y con inmejorables vistas al bravo mar. De sus ruinas, y en un alarde de creatividad, levantó una pequeña joya arquitectónica, mezcla de tradición y modernidad, llamada hoy Hotel Rural 3 Cabos, un enclave inmejorable para visitar la comarca asturiana de Valdés y alrededores.

El Hotel y al fondo, el mar Cantábrico

El Hotel y al fondo, el mar Cantábrico (foto: web Hotel Rural 3 Cabos)

Inaugurado en el año 2010 sobre una extensa pradera a 400 metros de altitud, el actual edificio, un magnífico hotel de tres estrellas y seis habitaciones, es el elegante resultado del atrevido proyecto de reconstrucción de aquella antigua casona de indianos de privilegiada ubicación. Rodeada de un entorno tan rural como idílico a unos 7 km. de Luarca, la casa, que luce de nuevo señorial, se distingue entre los diferentes paisajes de alrededor, (extensas praderas, tupidos bosques y, al fondo, siempre el mar Cantábrico) y, por encima de todo, presume altiva de las mejores vistas que uno pudiera imaginar, un horizonte que permite divisar los tres cabos – Busto, Vidio y Peñas – que, como no podía ser de otra manera, dan nombre al establecimiento.

“Me vine a Asturias en busca de una vivienda para poner en marcha una casita rural, pero el proyecto empezó a crecer y cada vez cogía más forma de hotel”, explica Bernar sobre la magnitud y categoría del establecimiento. Cuando dio con el inmueble, que había sido propiedad de uno de tantos asturianos que había partido hacia México a hacer fortuna, esta estaba todavía habitada, en muy mal estado, y a la venta. “Allí se malvivía”, dice. Pero lo cierto es que, pese a su estado, la gran casona de indianos adinerados se alzaba majestuosa en el mejor sitio del pueblo, junto a la ermita, y con unas vistas del mar Cantábrico que ya firmaría cualquier afamado pintor de marinas.

Vistas de Luarca desde el Hotel Rural 3Cabos

Vistas de Luarca desde el Hotel Rural 3 Cabos (foto: web Hotel Rural 3 Cabos)

Además de reconstruir el inmueble, para lo que contó con el proyecto de los arquitectos Carlos Pemán y Gerardo Tejeira, quedaba claro que para disfrutar de semejantes vistas lo suyo era dotar al edificio de un mirador que permitiera contemplar bien el entorno. Para ello se adhirió a la fachada la imponente estructura de madera que alberga el salón comedor acristalado; y a su alrededor, un jardín de 2.500 m2 con tumbonas y parque infantil, que constituye un lujo añadido siempre que la meteorología asturiana conceda su permiso.

La web del hotel ofrece un curioso vídeo del proceso de reconstrucción realizado por el propio Bernar con la técnica del time lapse (fotograma a fotograma, hasta un total de 3.600 fotografías), que es en sí toda una obra de arte y que merece la pena visualizar:

 

“La idea del vídeo  – explica Bernar enlaza con mi pasado audiovisual” (trabajó como jefe de producción en publicidad audiovisual). Por suerte, se le ocurrió antes de empezar con la reconstrucción, con lo cual se puede conocer el proceso completo desde el principio y, según bromea también, la excusa le valió para estar “vigilante” a pie de  obra durante su año y medio de duración.

Vistas del hotel subiendo a El Vallín

Vistas del hotel subiendo a El Vallín

La subida desde Luarca hacia El Vallín ya constituye en sí todo un espectáculo. Parte uno a pie de playa y en cuanto empieza la subida hacia los prados montaña arriba se adentra casi sin quererlo en uno de esos misteriosos bosques típicamente asturianos, que se antojan plagados de trasgus, cuélebres, xanas, busgosus y demás seres mitológicos. “Es como un cambio de pantalla” – explica Bernar, quien subraya además que el paisaje es distinto en cada estación del año. Tal vez criaturas mitológicas no, aunque quién sabe, pero sí que es posible ver por los alrededores una muy variada fauna: jabalís, corzos, águilas ratoneras, lechuzas blancas o zorros, entre otras especies.

El Busgosu

El Busgosu (foto: web Hotel Rural 3Cabos)

Sorprende que en semejante lugar, remanso de paz y de tranquilidad, el dueño del establecimiento confiese andar siempre liadísimo. Y es que, además de la dirección del hotel, Bernar se ocupa de dos casas rurales más en El Vallín, ambas de alquiler íntegro: El Busgosu, y Casa Xabú, antiguas casas de piedra de arquitectura tradicional asturiana situadas en los alrededores del hotel.

Casa Xabú

Casa Xabú (foto: web Hotel Rural 3 Cabos)

Y por si fuera poco, recientemente se ha aventurado a abrir un nuevo negocio, una tienda de productos gourmet, 3 Cabos Delicatessen, ubicada en la localidad vecina de Navia y en la que se pueden encontrar innumerables productos elaborados con materia prima altamente seleccionada.

Y aún hay tiempo para más, porque en sus ratos libres, que al parecer los tiene, Bernar dedica tiempo a sus hobbies favoritos: la escultura, las manualidades y la decoración de interiores. Para ello, utiliza objetos de la vida cotidiana, como cuencos, jarras de leche, cacerola, planchas, sifones, etc., dando vida a sorprendentes y originales creaciones, algunas puramente decorativas y otras tan útiles y funcionales que, en forma de lámparas, conforman la iluminación de todo el hotel.

Algunas de las lámparas y de los cachivaches que se pueden encontrar en el hotel

Algunas de las lámparas y de los cachivaches que se pueden encontrar en el hotel

“Siempre me he sentido atraído por la decoración y la iluminación de interiores” – explica en referencia al origen de su afición, a la que dice, medio en broma, querer dedicarse “cuando sea mayor”. “En un viaje a Marruecos encontré una tiendita de material reciclado en la que había de todo. Me gustó tanto que a la semana siguiente me compré un soldador y arranqué”. Lo cierto es que, cacerola a cacerola, ha convertido el hotel en un pequeño y coqueto museo de sus simpáticos “cachivaches”.

El restaurante con sus exceletnes vistas (foto: web Hotel Rural 3Cabos)

Restaurante (foto: web Hotel Rural 3 Cabos)

Un elemento más a valorar en el Hotel Rural 3 Cabos es su excelente restaurante, con una completa carta para la que se utilizan, entre otras exquisiteces, los productos de la huerta que el hotel posee para goce y disfrute de sus huéspedes. En ella podemos encontrar los pescados del Cantábrico, los calamares de Luarca o las magníficas carnes asturianas, entre otros variados platos.

Habitaciones

Habitación Vidio (foto: web Hotel Rural 3 Cabos)

Y luego están los pequeños detalles que confieren un plus a la estancia en el hotel, como son lo acogedor de sus habitaciones y la utilización de edredones de algodón y almohadas de cáscara de mijo orgánico, cuyos beneficios están basados en los principios de la medicina oriental; su salón de lectura, su servicio de masajes o la venta de productos asturianos.

Luarca

Luarca

Sobre el entorno, cierto es que pocos rincones de Asturias dejan indiferente al visitante, pero obligado es llegarse hasta la señorial Luarca o acercarse a la muy coqueta villa de Cudillero, y aprovechar, entre una y otra, para visitar los impresionantes acantilados de  Oviñana, junto a Cabo Vidio, uno de los tres que ya conoceremos desde la distancia.

Si se prefiere buscar zonas de baño, las playas son numerosas en toda la zona, y entre ellas destacan las de Frejulfe, Barayo, Sabugo, Otur, Taurán, Portizuelo, Los Molinos o la Playa de la Cueva. Sin olvidarnos de que a poco más de cincuenta kilómetros, en la amable vecina Galicia, tenemos muy a mano la famosísima Playa de las Catedrales.

Vistas del hotel en invierno

Vistas del hotel en invierno (foto: web Hotel Rural 3 Cabos)

Pero por encima de tantas y tantas cosas, si hubiera que destacar el mayor atractivo de Hotel Rural 3 Cabos, aun corriendo el riesgo de adentrarse en el terreno de la subjetividad, uno se quedaría con que del frescor de sus estancias brotan, con el ímpetu del Cantábrico, oleadas de buen gusto y, sobre todo, de un fascinante y atrevido espíritu creativo.

Hotel Rural 3 Cabos

Ctra. de El Vallín s/n

33791 Valdés

ASTURIAS

www.hotelrural3cabos.com

recepcion@hotelrural3cabos.com

Tel: 985 92 42 52 / 616 89 28 07                             

Deje un comentario