Historias de oficina 2. Capítulo VIII |
Portada » Formación y Empleo » Historias de oficina 2. Capítulo VIII

Historias de oficina 2. Capítulo VIII

Por Sonia Aldama , 20 julio, 2014

kalaupapa_national_historical_park

 

 

 

 

 

 

 

DESEMBARCO EN KALAUPAPA

 

–          Tranquilo, Alipio, será una muerte rápida.- le susurró Sofía acercando el machete al cuello del treintañero.

–          ¡No, por favor! No le toques.- gritó Irma. – El libro dice que si se sacrifican personas con las que hayamos tenido algún tipo de contacto físico, la maldición caerá sobre nosotros.

–          ¿Te has liado con él?- preguntó Belén asomada al camarote.

–          ¡Qué lengua tienes, tronca! ¡CON-TAC-TO FÍ-SI-CO! O sea, búscalo en el diccionario, chata, nada tiene que ver con relación sexual… – contestó Irma mientras tiraba el libro a la papelera.

Varios golpes se sucedieron en ese instante. Eran Belén y Juan Carlos rodando por las escaleras. Su curiosidad hizo que se precipitaran hasta la cocina.

–          ¡Levantaos del suelo y dejad de hacer el tonto, que parece que estamos en la viñeta de un cómic! – exclamó Sofía, que seguía con el machete en la mano.

–          Tía, pareces Jack el destripador. Suelta eso y larguémonos de aquí. Tengo hambre y ya estamos muy cerca de tierra. – dijo Belén después de pegarle un manotazo a Juan Carlos, que se había vuelto a caer y le estaba pisando un pie con el costado.

–          ¡Estáis todos locos, yo me largo de aquí! – dijo Alipio que ya subía las escaleras – ¿Dónde está el bote salvavidas?

Alipio se agarraba la cabeza con las dos manos y cara de desconcierto.

–          Venga, chaval, no hagas un drama, si la isla está ahí al lado, un par de brazadas y llegamos. – contestó Sofía apoyando la mano en la barandilla del yate mientras se fumaba su último cigarrillo. “¿Venderán tabaco en este lugar?”, pensaba cuando Juan Carlos ordenó:

–          ¡Todos al agua!

Sorprendentemente todos le hicieron caso y después de un agónico recorrido de casi dos kilómetros, los cinco jóvenes llegaron a la Isla, deshidratados, tiritando, sin aliento, arrastrándose por la arena hasta llegar a un cartel que decía:

BIENVENIDOS A KALAUPAPA, COJA UN MAPA Y TRATE DE LLEGAR AL CAMPAMENTO BASE.

(Por supuesto, el cartel no estaba en castellano, pero Irma lo tradujo en menos que canta un gallináceo)

 

Saldama

Deje un comentario