Historia de narcos: Rosario y las garitas |
Portada » Columnistas » Causas, azares y luchas » Historia de narcos: Rosario y las garitas

Historia de narcos: Rosario y las garitas

Por Andrés Expósito , 30 marzo, 2014

Rosario (Argentina), caracteriza y extiende e imparte y conforma, múltiples protagonismos y confabulaciones, entre ellos, uno de sus escritores, Roberto Fontanarrosa, quién a modo irónico y humorístico, nos aclaró y aturdió, con su magistral relato, “El mundo vive equivocado”: que no puede uno encamarse a una mina después de invitarla a cenar y pegarse un atracón y bebida. Se agarra uno una pesadez y un dolor de balero.

También en sus calles y en sus esquinas e intimidades y reuniones, y a poquitos que surcan los instantes, suena o se tararean frases o ritmos de Fito Páez, (“otro de allá”, de Rosario, que dicen los argentinos,) y suena “cadáver exquisito”, o “11 y 6”, o “Dar es dar”, “Tumbas de la gloria”, o “A rodar mi vida”, o “Tema de Piluso”, o “Caminando por Rosario”, y como no, “Rosario siempre estuvo cerca”.

Y como si ambos, estructuraran y elucubraran alguna de sus obritas, retazos oníricos y somnolientos de pesadillas o gambeteos a la vida cotidiana, o desnudaran inverosímiles pensamientos, rastrojos de la vida urbana y de la interactuación social, y quebradores de inmundicia y pobreza, y de la picardía y el negocio sucio y la peste económica, y el egocentrismo y el pavoneo de los bolsillos llenos de dinero, Rosario (Argentina) se ha cubierto en los últimos años, bajo la soterrada cotidianidad del día a día, de las actitudes y las formas que se van calando y clavando de poquito a poquito por esa grieta que parece no dejar atravesar nada, y al tiempo y sin dar cuenta, notas que hay un rio al otro lado, y es en ese descuido que descubres como sus esquinas han acabado por aglutinar una cantidad cada vez mayor de garitas donde se vende droga, a las que llaman búnker.

Y eso parece ahora, una línea o esbozo o carisma, cotidiano y presente, del paisaje de Rosario (Argentina), innumerables búnker que no son sino garitas donde menores de 16 años,  son introducidos con dinero y con droga, y cercados por fuera con varios candados, y quedan así a buen recaudo, y sin posibilidad alguna de sustracción o pensamiento posible sobre el mismo, y donde una pequeña ventanilla rectangular sirve para el intercambio, la compra y la venta, como si se tratara, o siéndolo, de un mercadeo natural y cotidiano, cual mercado de víveres o prestación de servicios.  Desde el interior, reciben el dinero y entregan la droga durante horas, luego alguien vendrá, mucho más tarde, y le sustituirá, introducirán las llaves en los candados, saldrá uno y entrará otro, y el saliente será remunerado por los servicios realizados.  Dinero fácil para sus bolsillos, para quienes, por otro lado, residen en la miseria, y sopesan que el instituto es una absurda estupidez improductiva.  Nada más recibir el dinero,  corren impávidos, y adquieren, egocéntricos e inocentes, armas con las que se pavonean y enseñan, aquí y allá, y contemplan como a su paso, el respeto se asienta y estampa en los ojos de los demás.

La mano acepta el dinero y entrega la cocaína por el hueco, y en el paisaje queda establecido ese esbozo y esas líneas, cuadro pintado y coloreado por encargo no hace mucho, de muertes, polvo blanco, ajustes de cuentas, chicos soldados, pero parece que llevan ahí toda la vida con sus tonalidades y vacíos: las garitas, la droga, los narcos, las armas en las manos de adolescentes de instituto con el estatus concebido por ello.  El germen inadecuado y estéril y violento de la especie humana ha brotado de nuevo, ahora en Rosario, en el Rosario de Roberto Fontanarrosa y Fito Páez.  A veces las colas cubren aceras y enfados cuando la droga escasea, y el revuelo inconformista toma desatinos hasta que alguien llega, abre la garita, nutre con bolsas de polvo blanco el angosto y caldeado espacio interior, y de nuevo la compra venta sostiene y aplaca el alboroto fanático, mientras alguien canturrea algunos barrios más allá de manera rítmica mientras el presente se hace pasado, y el futuro despistado desgasta las posibilidades… “Cerca, Rosario siempre estuvo cerca… No hay merienda sino hay capitán …tanto, salimos por las calles, tanto, bebimos en los bares santos de la verdad”…

Una respuesta para Historia de narcos: Rosario y las garitas

  1. Pingback: Historia de narcos: Rosario y las garitas

Deje un comentario