¡Hay que andarse con cien ojos! |
Portada » Educación » Adolescencia » ¡Hay que andarse con cien ojos!

¡Hay que andarse con cien ojos!

Por Clara Cordero , 4 marzo, 2015
By Vadim Sherbakov

By Vadim Sherbakov

La tecnología invade nuestras vidas y las de nuestros niños. Es algo imparable, tanto, que no nos damos cuenta de los nuevos peligros que nos acechan. Cosas que ni siquiera llegamos a entender, ni nos da tiempo a prever.

Nuestros niños-adolescentes, cada vez antes, comienzan en esta aventura.

Muchos padres ofrecen dispositivos, ordenadores, sin estar al tanto de las posibles consecuencias, simplemente por ignorancia. Otros, las conocen, pero trivializan sobre ellos. Y los hay que prefieren sumergir a sus hijos en una burbuja ajena a todo ello bajo la palabra protección.

No podemos luchar contra las circunstancias y contra la evolución, pero sí podemos aliarnos a ella. La tecnología no es nuestra enemiga, al contrario, es algo que nos facilita la vida. Pero, como con todo, hay que aprender a manejarla. Las excusas de que los niños han nacido con la habilidad de manejarlas, y, por tanto, no hay que adelantarles en acontecimientos no se sostienen. El hecho es que el problema no es saber utilizarlas sino las consecuencias de su utilización.

Ocurre como en tantas cosas. Tenemos miedo a lo desconocido. Pero peligros hay en todas partes y no por ello aislamos a nuestros hijos en casa, sin salir, sin tener compañeros. El ciberacoso, del que tanto se oye hablar, existe, y con tecnología se facilitan las nefastas consecuencias. Pero ocurre igual sin tecnología, aunque quizá se entera menos gente, no se difunde tan rápidamente. Pero eso no quiere decir que no exista.

Como siempre, todo está en la educación. Pero en la educación del respeto, de la convivencia, de lo social, de la comunidad. También en el desarrollo emocional adecuado de cada uno de nuestros hijos, para que entiendan cuando algo está bien o mal. Estamos tan acostumbrados a que el colegio enseñe competencias matemáticas, lingüísticas, etc que parece que perdemos de vista el sentido común de que , para empezar, forman personas.

Con este post pretendo levantar un poquito la oreja de quien me escucha, si son padres o educadores, para que pongan a disposición de sus hijos los conocimientos adecuados entorno a las redes sociales, las aplicaciones del móvil, internet y todo aquello que pueda derivar en algo más allá de su inicial curiosidad o práctica. Y, si hace falta aprenderlo primero como adultos es nuestra responsabilidad guiarles también en ese camino.

Recursos útiles para novatos:

Oficina de seguridad al internauta.

Protégeles.

Deje un comentario