Gürtel frente a Ibex |
Portada » Columnistas » Gürtel frente a Ibex

Gürtel frente a Ibex

Por Gaspar Jover Polo , 26 mayo, 2018

La iniciativa empresarial tendente a obtener los mayores beneficios en el menor tiempo posible anima a la mayoría de empresarios de un modo lógico y hasta consustancial a este tipo actividad humana, y esto parece que es así tanto para las empresas de Correa, hoy tan tristemente famosas, como para las empresas del Ibex, las que cotizan en bolsa. La diferencia entre ambos grupos empresariales radica tal vez en el punto de partida, en los medios con los que cuentan para participar en la libre competencia del mercado. Los empresarios de la Gürtel son empresarios pobres, si un empresario puede ser pobre; mientras que los otros, los que cotizan en bolsa, parten desde una posición mucho más desahogada que les permite una mayor capacidad de maniobra. Los primeros se ven prácticamente obligados a infringir las leyes en aras de conquistar ese objetivo natural a toda empresa privada; los segundos, más consolidados, con una base de partida mucho más sólida, intentan que las leyes se acomoden a sus intereses y no se ven, por tanto, en la necesidad de incumplirlas, al menos de forma drástica y arriesgada. Y es por eso que, mientras unos terminan en la cárcel con alguna frecuencia, los otros reciben el aplauso casi unánime y se presentan ante los ojos de los jóvenes emprendedores como referentes en materia de gestión empresarial. Estos, los del Ibex, tienen sus mecanismos de presión sobre la actividad política y legislativa, tienen sus lobbies, sus puertas giratorias…, y, con mucho menor riesgo, consiguen unas ventajas dentro del sistema de mercado que los otros, los empresarios pobres, el lumpen del empresariado, no pueden siquiera imaginar.

 

Naturalmente que también puede hablarse del caso del empresario pobre y honrado, pero este último, también por naturaleza, tiene que renunciar a unas ganancias rápidas, cómodas y desorbitadas. Este es el que renuncia de entrada a disfrutar del modo de vida más alto y lujoso, y a repartirse las cuotas de poder.

 

 

Gaspar Jover Polo

Deje un comentario