Flappy Bird: Lo bello y lo bestia (del éxito) |
Portada » Ciencia y Tecnología » Flappy Bird: Lo bello y lo bestia (del éxito)

Flappy Bird: Lo bello y lo bestia (del éxito)

Por María Molina , 11 febrero, 2014

 

 

La polémica está más que servida: Flappy bird, un juego para smartphones, ha disfrutado de casi un mes de gloria en las tiendas virtuales de Apple y Google, y en estos últimos días estamos disfrutando de la resaca de un fenómeno, cuanto menos, sorprendente.

¿Qué tiene de especial Flappy bird, se preguntarán? Nada. Nada en concreto, al menos. Este sencillo juego tiene como protagonista a un pajarito amarillo al cual el jugador debe dirigir esquivando tuberías verdes claramente inspiradas en el clásico Super Mario Bros de Nintendo. No hay más. Al parecer, la dificultad de este juego supera con creces a lo detallado de su diseño: con aspecto de 8 bits, simple y sin recargas de ningún tipo. Seguramente en su sencillez y dificultad radiquen su éxito y la adicción que ha supuesto para los millones de usuarios que lo descargaron en sus móviles.

 

flappy-bird

 

Y es que sí, un juego tan supuestamente anodino como Flappy Bird se colocó sin problema alguno en el primer puesto de las tiendas virtuales ya mencionadas, lo que le suponía a su creador, el vietnamita de 29 años Don Nguyen, una media de 50.000 dólares diarios. ¿El negocio del siglo? Posiblemente. Aunque la historia, al contrario de lo que cabría suponer, no ha acabado bien.

La avalancha de ingresos diarios que Don Nguyen estaba obteniendo gracias al pajarito desencadenaron a su vez otro alud de críticas hacia su persona, así como, según el mismo ha asegurado, la ruina de su vida apacible. Desde hacía unas semanas, el creador iba anunciando en Twitter (uno de los pequeños resquicios de su vida pública) que la presión le estaba sobrepasando, y que no soportaba ver alterada su tranquila existencia. El programador vietnamita, a pesar de su juventud, no es ningún novato en esto del diseño de videojuegos, y de hecho lleva ya más de 10 años dedicándose al negocio, aunque afirma no haber buscado nunca excesiva publicidad. Don Nguyen se encuentra detrás de un estudio cuyo personal está compuesto simplemente por él mismo, ya que es él y sólo él el responsable y creador en su totalidad de sus juegos, los cuales comparten todos ellos similares características: aires retro y simplicidad, tanto en el diseño como en el manejo. Respecto a esto, a día de hoy también se encuentran entre los diez juegos más descargados de la AppStore otras dos creaciones de Don, con lo que el vietnamita no tendrá problemas para subsistir a pesar de que la historia de su exitoso pájaro amarillo no ha tenido una feliz resolución.

 

FlappyBird

 

Finalmente, y como consecuencia final de esta hartura manifestada por el programador, Flappy Bird fue retirado hace unos días de AppStore y de Google Play. Como no podía ser de otra manera, las reacciones no se han hecho esperar, aunque algunas han resultado ser más que inesperadas.

Se ha cavilado mucho acerca del porqué de la retirada del exitoso juego, pasando desde amenazas al autor debido a sus ganancias hasta por supuestas coacciones de Nintendo debido a la obvia inspiración de los escenarios de Flappy Bird en Super Mario. Por un lado, la compañía de videojuegos nipona, al contrario de lo que nos tiene acostumbrados, ha desmentido el rumor, afirmando que nunca se ha puesto en contacto con Don Nguyen para presionarle ni nada similar. Y en cuanto a las amenazas, éstas se han manifestado realmente tras la retirada del juego, a través de la red de microblogging más famosa del momento, habiendo tuits cuyo contenido eran amenazas de muerte para Don.

Cabe suponer que el éxito no es fácil de llevar, y menos para alguien acostumbrado al anonimato y a la tranquilidad, como lo es este diseñador de videojuegos. De esta manera, Don Nguyen aspiraba cerrar el caso del pajarito amarillo de una vez por todas, borrando todo rastro de la aplicación en las dos principales tiendas virtuales para smartphones, pero esto no ha sido así. Si bien lo que no llegaron a descargarse el juego ya no podrán hacerlo de ningún modo (que no sea mediante métodos fuera de la ley, en teléfonos con jailbreak o rooteados, en el caso del iPhone y los Android, respectivamente), aquellos que sí lo hicieron y mantuvieron la aplicación en sus aparatos podrán seguir disfrutando de ella. E incluso algunos, los más avispados, tratarán de hacer también su propio negocio.

La página web de compra-venta vía internet por antonomasia, eBay, vuelve a la palestra gracias a todo el asunto Flappy Bird. Y es que no han tardado en salir varias ofertas de venta de móviles con la famosa aplicación instalada. Pensarán que se trata de una idea descabellada. Y lo es. Pero nunca falta un roto para un descosido. ¿No se lo creen? Sigan leyendo.

De entre todos los que han tratado de sacar tajada del negocio del juego prohibido, ha habido dos afortunados que han conseguido sacarle buen provecho, o al menos, han estado a punto. Una de las mencionadas ofertas se trataba de un iPhone 5S, el último modelo del smartphone de la compañía de Cupertino, con la aplicación instalada, que tras muchísimas pujas alcanzó la desorbitada cifra de 99.900 dólares. La otra disparatada puja en cuestión se trataba de un iPhone 4S, también con el dichoso pájaro, la cual también ascendió hasta nada menos que 132.000 dólares.

 

flappy-bird-iphone

 

Aunque el negocio pintaba más que bien, al parecer eBay canceló ambas ventas (a pesar de que en el portal de internet siguen habiendo miles de ellas) aduciendo motivos que, innegablemente, están cogidos por los pelos. Algunos de ellos hacen referencia al hecho de que el valor del móvil resida en una aplicación, alegando que “los móviles deben ser formateados y vendidos como de fábrica”, algo que realmente resulta irrisorio, sobre todo para aquellos que somos habituales de la página. Otro de los motivos alegados es que, con los escandalosos precios de las pujas, se estaban violando los términos de Apple. En definitiva, estos dos usuarios tendrán que ingeniárselas de otro modo y, sobre todo, tratar de pasar más desapercibidos.

Para aquellos que no terminen de creerse que haya alguien capaz de adquirir un móvil por casi 100.000 dólares tan sólo por una aplicación (originalmente gratuita), no hay que olvidar que eBay ha protagonizado más de una noticia similar. Sin ir más lejos, hace un mes aproximadamente, un videojuego de Super Nintendo (NES) se vendió por la friolera de 99.902 dólares, prácticamente el mismo dinero que casi se desembolsa el propietario del iPhone 5S que acabo de mencionar un poco más arriba. El videojuego en cuestión era el Nintendo World Championship, una verdadera rareza y sin duda una delicia para el coleccionista que haya conseguido tenerla en sus manos. Pero, ¡a qué precio!

Deje un comentario