Las finanzas islámicas son otra forma de banca ética |
Portada » Economía » Las finanzas islámicas son otra forma de banca ética

Las finanzas islámicas son otra forma de banca ética

Por José Julián Martín , 26 Octubre, 2015

Islam TurquíaLas finanzas islámicas encontrarán su sitio entre otras entidades de ese nuevo sector que se ha venido en llamar banca ética, pronosticaron la semana pasada los ponentes de la mesa redonda “Finanzas islámicas en Europa” celebrada en el marco de ExpoHalal Spain 2015, la primera feria Halal de España.

“Las finanzas islámicas son una nueva forma de hacer finanzas, pero sus principios no son nuevos ni exclusivos de la religión musulmana: son universales”, explicó Ummer Suleman, del Islamic Finance Council del Reino Unido, el país que se ha situado como “el centro de las finanzas islámicas de Europa”.

Las claves de las finanzas islámicas se derivan de tres prohibiciones que impone el Islam: el cobro de interés (riba); el riesgo excesivo (gharar) y la especulación (maysir). Con esta premisa, muchas entidades financieras han tenido que desarrollar instrumentos financieros (bonos sukuk) y servicios bancarios alternativos a los tradicionales

Para Suleman “las finanzas pueden ser un arma para hacer un gran bien o un gran mal”, todo depende de la forma de obtener el beneficio.

Sus defensores las describen como un nuevo modelo de finanzas: éticas, justas, equitativas y socialmente responsables. Lo que es innegable, según los expertos consultados, es que las finanzas islámicas vienen ganando cuota de mercado año tras año, y se muestran como una sólida alternativa al sistema financiero tradicional en un número creciente de países occidentales.

Esa filosofía de bajo riesgo y nula especulación fue la que, probablemente, puso a las finanzas islámicas en el punto de mira de los ahorradores durante la crisis. Según Tomás Guerrero, del Instituto Halal, “las inversiones islámicas aguantaron mejor la crisis, por lo que muchos expertos se acercaron para saber más de ellas”.

Sin embargo, pasada la crisis, el interés parece haberse disipado un tanto, algo a lo que no ha ayudado el hecho de que “las finanzas islámicas son algo muy interesante para todo el mundo en la teoría, pero algo muy difícil de llevar a la práctica”, indicó Fernando Miguens, socio de Cuatrecasas Gonçalves Pereira.

Pese a ello, el Global Islamic Finance Report de la consultora Ernst & Young apunta que en el mundo había 38 millones de clientes y 1.800 millones de dólares bajo gestión según las reglas islámicas en 2014, 1.700 millones en 2013 y 1.540 millones en 2012.

Deje un comentario