Felipe González desvela que medió para que Rajoy y Mas se reunieran este verano |
Portada » Nacional » Felipe González desvela que medió para que Rajoy y Mas se reunieran este verano

Felipe González desvela que medió para que Rajoy y Mas se reunieran este verano

Por Hector Anaya , 5 Septiembre, 2014

El expresidente del Gobierno Felipe González ha desvelado este viernes que medió entre el presidente del Ejecutivo central, Mariano Rajoy, y el presidente de la Generalitat, Artur Mas, para que se reunieran este verano y que “hace todo lo que puede, con discreción”, para evitar que se “fracture” la sociedad catalana.

Así lo ha dicho en un desayuno informativo organizado por Europa Press y la Fundación Cajasol en Sevilla, donde ha contado que después de que ambos dirigentes le expusieran sus dificultades para encontrarse, hizo todo lo posible para propiciar el encuentro entre ambos dirigentes.

“No sé si tuve alguna influencia en eso, me parece que sí”, ha reconocido tras explicar que antes del encuentro lo que le llegaban eran mensajes del tipo “le he pedido verlo pero no me contesta” o “me condiciona la entrevista a que hablemos de la consulta”.

“Que si esto, que si no sé cuánto, y al final, termina una institución, que es la Generalitat, y otra institución que nos representa a todos en ese espacio compartido que es España, y no se encuentran, no se encuentran y que si una excusa… que si yo le dije en la Coronación de Felipe VI que esto y no me contestó, que si llevo así… por fin, se produjo el encuentro entre el presidente del Gobierno y la Generalitat”, ha ejemplificado.

Sobre el contenido del encuentro, González se ha limitado a señalar que “hablaron de lo que tenían que hablar” y que, por supuesto, “Mas hablaba siempre, dentro del paquete, de la consulta” aunque no se limitaron “sólo a eso”.

 

A juicio del expresidente, lo ideal para evitar la “fractura” de la sociedad catalana es tratar por “separados” los temas “de singularidad que podríamos llamar sentimiento de pertenencia y que, como tales, tienen un componente no muy racional pero sí de realidad”; y por otro lado, el “paquete que es perfectamente racionalizable como es el financiero”.

“Creo que es posible hablar por separado de ambos paquetes y ese es el espacio que quiero que se abra en lugar de ir a una confrontación que no tiene salida”, ha resumido el expresidente para advertir de que “cualquier variante de la consulta soberanista significaría abrir la puerta a un derecho que no podemos aceptar como el de la autodeterminación”. “Ni en esta Constitución ni en una reforma constitucional”, ha apostillado.

Fundamentalmente, según ha incidido, porque “no existe la previsión del suicidio en ninguna Constitución del mundo” salvo en la que “se redactó en tiempos de Stalin”, ha recordado en tono jocoso.

Es por eso por lo que, al ser preguntado sobre si cree que Mas se saltará la legalidad y convocará finalmente la consulta, ha mostrado su confianza en que no sea así.

Con todo, ha avisado de que el problema que se está produciendo en la actualidad es el de que se está abusando de la práctica de “acudir a un árbitro judicial” cuando no se es capaz de llegar a acuerdos políticos, lo que, en su opinión, entraña un riesgo como el de que se “politice” la justicia.

Según ha expuesto, el asunto catalán es “una cosa de política, no de abogados, lo que pasa es cuando no se llega a un acuerdo político serio, sensato o reformador, siempre tiene que haber un árbitro y ese árbitro tiene que ser aceptado por todos”.

“Pero no me gusta que la vía sea siempre la de acudir al árbitro porque no somos capaces de llegar a un acuerdo. Y lo diré auque se me interpretará mal: llevamos muchos años judicializando la política y ahora nos viene de vuelta la politización de la justicia”, ha sentenciado.

En opinión de González, esto ha provocado que ahora haya “un buen número de jueces que toman decisiones judiciales con criterios políticos” o incluso que haya “informes de la policía que califican comportamientos y no describen hechos”, aunque no ha especificado a cuáles se refería.

González ha recalcado que esto forma parte de “nuestra crisis institucional” y que “mal va el que no quiera quitarse la venda de los ojos”.

Finalmente, sobre si en algún momento el Gobierno debería plantearse aplicar el artículo 155 de la Constitución, el expresidente ha dicho que “claro” porque “no hay ningún artículo de la Constitución que no se pueda aplicar”. “Otra cosa es que la gestión política permita no tener que aplicarlo, pero esto es un problema de política y no de picapleitos”, ha reiterado.

Deje un comentario