Escena Cultural: ¿qué marca? |
Portada » Columnistas » Escena Cultural: ¿qué marca?

Escena Cultural: ¿qué marca?

Por Paloma Rodera , 28 Enero, 2014

El miércoles pasado, aprovechando las ventajas del día del espectador, estaba sentada en la butaca de unos multicines de Madrid, esperando para que comenzara la película que mi acompañante y yo nos disponíamos a ver. Entre trailers de otras películas y las promociones del cine, el spot de los Premios de la Academia de Cine Español, los Goya 2014. Y, ¿cuál es mi sorpresa? Este año los galardones están patrocinados por el Gran Casino de Madrid. Y parece que sólo a mí me sorprende.

http://www.youtube.com/watch?v=hfKpVrw1rVA

Recuerdo que en mi primer viaje a Nueva York quedé anonadada, por motivos obvios. En mi visita al Museo Metropolitan, algo llamó poderosamente mi atención. Los nombres de las salas, en lugar de guardar relación con el arte, y los artistas que en ella se exhibían, estaban rotuladas por aquellas instituciones privadas, empresas o particulares que hacían posible que yo pudiera estar observando aquellas esculturas.

Todos entendemos hacia dónde estamos encaminando nuestros pasos. Hacia América, Hacia Estados Unidos y la privatización de muchos de los servicios públicos en España. Entendamos servicios básicos de sanidad y educación. Y, hablemos, por extensión, de la Cultura.

¿Qué lógica tiene que una estación o una línea de metro se apelliden con el nombre de una empresa? El diálogo social se debate entre la indignación o el malestar, y la indiferencia; “sólo son nombres ¿no?”, dicen algunos. Y sí, sólo son nombres, pero las palabras importan, significan, dan cuenta de lo que pensamos, y por tanto, en cierta manera, de lo que somos. Vodafone Sol y Termini Vodafone no son buenos ni malos nombres, pero desde luego que son sintomáticos.

Como es sintomático que Madrid este año no cuente con la nueva edición del Festival Escena Contemporánea. Esta cita anual en Madrid ha supuesto algo importante para la escena actual, para la vanguardia que se estaba cociendo, no sólo en la capital, si no la posibilidad de ver, y participar en espectáculos nacionales e internacionales. Un recorrido por todas las artes escénicas, desde el circo a la performance complentaban un plantel formidable para los amantes del teatro. También suponía para las salas una difución y una publicidad importantantes. Y la edición del año pasado tuvo un 20% menos de la financiación asignada en las pasadas; y una intromisión en la programación. Parece que la ‘excusa’ dada por la Comunidad de Madrid es la creación de una nueva cita, mayor y con más repercusión de la escena contemporánea; que dé cuenta del fenómeno que se está produciendo en Madrid en los los espacios alternativos. La eclosión de salas dedicadas a la escena. Se nos permite, o se nos debe perdonar cierto escepticismo al respecto. Esperemos, pero entre tanto, no olvidemos las palabras de Lorca respecto a la importancia del arte escénico en la edificación de un país:

“Un pueblo que no fomenta su teatro si no está muerto, está moribundo, como el teatro que no recoge el latido social, el latido histórico, el drama de sus gentes y el color genuino de su paisaje y de su espíritu, con risa o con lágrimas, no tiene derecho a llamarse teatro, sino sala de juego o sitio para hacer esa horrible cosa que se llama matar el tiempo”.

Siempre he dicho que el arte surge de las dificultades, si el arte no está en crisis dificilmente será bueno; porque es en estos momentos cuando el ingenio se agudiza y se toman buenas decisiones. Es por esto, que el patrocinio sea público o privado, el hombre seguirá generando cultura. Y en la era de internet y las nuevas comunicaciones. todos tenemos acceso a la información. Pero no dejemos de ser conscientes de que las empresas compran estaciones de metro, que políticas culturales que funcionaban desaparecen y que no se destinan presupuestos a valías internacionales que no son profetas en su tierra. No dejen de ser conscientes de que jugamos a juntar caramelos, vemos realities y no nos perdemos el fútbol.

©Paloma·Rodera

©Paloma·Rodera

Deje un comentario