El tiro en la boca |
Portada » Columnistas » Desde mi montaña mágica » El tiro en la boca

El tiro en la boca

Por José Luis Muñoz , 21 Mayo, 2014

imagesConfieso mi perplejidad ante los resultados de las encuestas sobre las próximas elecciones europeas que auguran una victoria del PP, aunque habría que matizar los datos, claro. El PP aglutina bajo el paraguas de sus siglas a toda la derecha española, salvo pequeñas escisiones de última hora, a la nostálgica del franquismo y a la más centrada, a la ultramontana que de cuando en cuando reivindica el aguilucho imperial y a la moderada que intenta desmarcarse de éste y homologarse a la derecha europea con resultados dudosos. La izquierda, en el supuesto bien entendido de que consideremos al PSOE como partido de izquierdas, que habría mucho que discutir, se presenta fragmentada en varias formaciones, tres si también consideramos a UPyD de izquierdas, ¿o es de derechas? Lo destacable de esa prospección de voto es, una vez más, que el votante del PP muestra una fidelidad al partido de la gaviota que para sí querrían otras formaciones cuyos votantes son mucho más críticos y no perdonan ni una y, asqueados por todo, se abstienen.

No sé si el impacto Cañete, esa granada de mano que él mismo se ha hecho estallar en su estómago después de su calamitoso duelo con Elena Valenciano con sus declaraciones machistas al día siguiente, fruto de una resaca mal digerida, en la que lo más hiriente no fue el concepto que tenía de Elena Valenciano y de las mujeres en general, deplorable, sí, sino el muy alto concepto que tenía de sí mismo intelectualmente hablando, va a tener resultado negativo entre el fiel electorado del PP cuyas razones para votar la lista encabezada por el secuestrado exministro de Agricultura, desaparecido de todas las tertulias para que no vuelva a meter la pata y que ya no concede entrevistas, son para mí un misterio inescrutable.

Vamos a ver si nos aclaramos, o si se aclaran los que vayan a votar al partido de la gaviota en estas elecciones europeas y les pido un mínimo de reflexión antes de meter su papeleta en la urna. ¿Está de acuerdo, si es mujer, que si quiere interrumpir su embarazo no deseado tenga que ir al extranjero o recurrir a los peligros del aborto clandestino? Vote PP. ¿Le parece bien el progresivo desmantelamiento de la sanidad pública, puede que la mejor del mundo, y su insoportable empeoramiento que ya causa defecciones? Vote PP. ¿Se entusiasma, si es pensionista, con esa pírrica subida del 0,25% de su pensión con la que, en realidad, se la están bajando porque el IPC subirá 2, 3 o 4 puntos? Vote PP. ¿Se siente a gusto viendo las imágenes de la valla de Melilla, los destrozos que las concertinas han causado a los que han intentado saltarla, el que se ordene disparar pelotas de goma contra emigrantes que no saben nadar? Vote PP. ¿Le parece ético que toda la cúpula del partido del gobierno haya estado cobrando en los últimos años sobresueldos? Vote PP. ¿Encuentra normal que un partido que gobierna y, por tanto, debe tener una actuación ejemplar, presuntamente, y no tan presuntamente según el juez Ruz, tenga una abultada caja B de dinero negro que ha sido generada por una trama de corrupción responsable de que se haya dilapidado el dinero de sus impuestos? Vote PP. ¿Le parece estupenda la amnistía fiscal con la que trataron de favorecer a tipos como Bárcenas? Vote PP. ¿Le parece de recibo que le puedan multar hasta con 60.000 euros (rebajaron un cero) por ir a una manifestación en la que se produzcan desórdenes públicos sin el concierto de un juez, porque le da la gana al ministro del interior? Vote PP. ¿Le parece fantástico que ya no pueda pleitear porque va a tener que costearse los gastos del proceso cuando antes la justicia era gratuita? Vote PP. ¿Aplaude que se estén liberando narcotraficantes apresados y que no se persigan crímenes cometidos contra ciudadanos españoles por la derogación de la ley de justicia universal que era uno de nuestros mayores aciertos y nos prestigiaba internacionalmente? Vote PP. ¿Le satisface tener un empleo precario, mal pagado y del que le puedan despedir cuando al empresario le venga en gana? Vote PP. ¿Es de los desafortunados que han perdido empleo, ya no cobra subsidio de desempleo y ha de malvivir con 400 euros, o ya sin nada porque ha agotado las prestaciones, y no encuentra trabajo, y le entusiasma su situación? Vote PP. ¿Opina que en la universidad no deben entrar los hijos de la clase trabajadora que no pueden pagarse las tasas universitarias que han subido este gobierno? Vote PP. ¿Cree que deben volver los colegios segregados por sexos y desaparecer progresivamente la educación pública? Vote PP. ¿Está satisfecho con que les hayamos inyectado un montón de millones de euros que no teníamos a los pobres bancos mal gestionados que quebraron por la desidia de sus administradores que se fueron con pensiones multimillonarias blindadas de ellos? Vote PP. ¿Le parece humano que miles de familias sean expulsados de sus viviendas porque no las puedan pagar? Vote PP. ¿Le parece que es de recibo que este gobierno no haya cumplido ninguno de los puntos del programa por el que fue elegido? Vote PP. ¿Le parece que alguien como Arias Cañete, con su pensamiento tan abierto y moderno, y tan progresista concepto de las mujeres, nos puede representar en el Parlamento Europeo? Vote PP.

Blesa y compañía votarán PP, y lo entiendo: es el partido que representa a su clase social y lo hacen por simple coherencia. Pero no entiendo que lo vote usted, la verdad, que vote a la derecha que le va a perjudicar para beneficiar a los suyos, así de simple y claro, a no ser que quiera pegarse un tiro en la boca: chupe entonces el cañón y apriete el gatillo. Votando al PP no hace otra cosa que suicidarse.

Una respuesta para El tiro en la boca

  1. Anto Responder

    21 Mayo, 2014 a las 1:46 pm

    Esta “presunta” imparcialidad, siendo absolutamente parcial, me parece sumamente divertida. Si quieres que la gente no vote al PP, haz campaña claramente, pero no la disimules.

Deje un comentario