El puzzle imposible de Ancelotti |
Portada » Deportes » El puzzle imposible de Ancelotti

El puzzle imposible de Ancelotti

Por Alejandro Sotodosos , 23 Agosto, 2014

Carlo defAlonsoCarlo Ancelotti tiene un problema. Lo tiene él, su equipo y sus seguidores. Lo tiene el Real Madrid, desde la portería hasta la delantera. Y pocos puestos escapan al debate televisivo que convierte un once titular en una lucha de facciones y bandos.

El esperpento comenzó de nuevo ayer, mucho antes de que Fernández Borbalán diese inicio con su silbato a la vuelta de la Supercopa de España. Tras un verano agitado, en el que el Real Madrid acostumbra a dar entrada antes de dar salida -con las consecuentes pérdidas económicas en ventas-, se confirmó que Ángel Di María estaba fuera de la convocatoria. Ello, unido al desequilibrio y las ansias por conseguir el título, despertaron un revuelo monumental. A lo que hubo que añadir la noticia de que Sami Khedira estaba en Alemania viendo a su hermano jugar un partido. Tremendo.

Una vez superado el trago de descartar una pieza clave e imprescindible en el Madrid de la pasada temporada -y seguramente de esta, si es que no se marcha-, el bueno de Carlo tuvo que deliberar puesto por puesto ante las siguientes situaciones:

  • La portería. A pesar de que parece que Casillas será el portero titular este año en las tres competiciones, la sombra de Keylor Navas hace temblar cualquier mano de hierro. Más teniendo en cuenta la enorme lupa con la que se escruta cada movimiento del arquero de Móstoles, a quien le costará caro cualquier error de entidad similar a los del pasado Mundial de Brasil.

 

  • Los laterales. La banda derecha parece tener nuevo dueño consolidado. Dani Carvajal, con su entrega, su velocidad y su proyección ofensiva, parece haberle ganado el puesto a un Álvaro Arbeloa cada día más denostado, y teñido de los tintes de José Mourinho. Sin embargo, en la izquierda, Fabio Coentrao parece haber recuperado el pulso a su lucha por el puesto con Marcelo, que tiene que coger el ritmo necesario para afrontar tantos partidos que están por venir esta temporada.

 

  • Los centrales. A excepción de Ramos, héroe de la Décima, y Nacho, que asume su rol y parece ser el menos conflictivo del vestuario, la disputa entre Pepe y Varane está también en el candelero. Pepe, en su etapa más madura, apunta a titular. No obstante, Raphael Varane, promesa algo truncada por sus pasadas lesiones de rodilla, parece ganar enteros en cuanto a su posible titularidad junto al zaguero de Camas.

 

  • El “trivote”. Es en esta zona del campo en la que la ceja de Carlo se eleva hasta límites insospechados. Parece que los únicos titulares indiscutibles son Toni Kroos y Luka Modric. Ahora bien, el puesto restante se debate entre dejarlo libre y jugar con un 4-2-3-1, o ser ocupado por Alonso. Aunque si bien la pasada temporada Di María fue dueño y señor de algo parecido a un volante izquierdo, parece que su salida es inminente. Esto viene a colación del fichaje -quizá algo precipitado- de James Rodríguez y su elevada ficha, lo que aumenta el descontento del argentino, que quiere un sueldo al nivel de las mayores estrellas del equipo. También está al rojo vivo la titularidad de Xabi Alonso, que de un tiempo a esta parte parece falto de chispa. La edad pesa, por supuesto, pero esconderse entre los centrales como en el partido de ida de la Supercopa en el Bernabéu no es una posición que vaya a ayudar al Madrid en esta dura campaña que está por venir. A esto hay que añadir a Khedira, con un pie y medio fuera de Madrid, y a Illaramendi, denostado en un banquillo que no le hace ningún bien. Y, por si fuera poco, James Rodríguez no descarta esta posición. Lío asegurado con un puesto para cinco hombres. Salidas inminentes son la única solución.

 

  • Las bandas. Este es el puesto que admite menos discusión. Cristiano Ronaldo y Gareth Bale son fijos en el once. A pesar de ello, Cristiano cuenta con James como posible sustituto en caso de recaída de su lesión, y Jesé está en fase de recuperación, con posibilidad de poder darle minutos de descanso a Bale. Incluso Di María, si se quedase, podría ocupar cualquiera de estos dos puestos.

 

  • Mediapunta. Aún está por dilucidar si Ancelotti contará con el puesto de 10 en su formación. En caso afirmativo, James e Isco son los dos jugadores óptimos para el puesto. Toni Kroos también podría ocuparlo. En caso de suprimirlo, Isco se vería obligado a entrenar como “falso 9” si quiere disponer de minutos esta temporada.

 

  • Delantera. Karim Benzema es el único delantero con el que cuentan en Chamartín. Y ni siquiera eso, ya que el bueno de Karim es un segunda punta, otro diez para el equipo. La falta de este puesto, además de haber jugado durante varias temporadas ya en la posición, le propulsan como el delantero titular blanco. A no ser que de aquí al 31 de agosto, Radamel Falcao, Edison Cavani o algún otro 9 de raza aterrice en Concha Espina. Entonces sería, de nuevo, otra sardina que arrimar al ascua.

Casillas 1VaraneAnte todos estos interrogantes, el Madrid conformó un once con una mezcla entre lo que tenía disponible, lo que tenía contento y lo que tenía pensado hacer. Y en esas, el primer error de los centrales encendió el debate Varane-Pepe. La falta de reacción y de estímulos se palpó notablemente durante todo el partido. A excepción de Bale, Carvajal y James -en pos de quien se sacrificó a Kroos para darle más libertad-, el equipo ayer fue un despropósito. Pese a disponer de ocasiones, ni Ramos, ni Benzema, ni Cristiano, ni Alonso, ni Varane parecen estar aún al ritmo que se les exige. Ni mucho menos vale con irse arriba en los últimos diez minutos. Hay que ir a ganar desde el minuto uno, o lo puedes pagar caro. No es suficiente intentarlo 89 minutos.

El entramado defensivo del Cholo les pasó por encima y les impidió llevarse la Supercopa. Y sembró de dudas a un equipo por hacerse, pese a estar más que hecho. E incumplió un sabio refrán que dice: Si algo funciona, no lo toques. Déjalo estar, Carlo. Antes de que sea demasiado tarde.

Deje un comentario