El primer día que nunca existió |
Portada » Columnistas » La bitácora del emperador » El primer día que nunca existió

El primer día que nunca existió

Por Víctor F Correas , 5 Octubre, 2015

Cinco de octubre. Día interesante. Sin ir más lejos, hoy hace cincuenta y tres años una pegadiza canción sonaba por primera vez en las radios inglesas.

Love_Me_DoUn sonido distinto, único; un ritmo nuevo, unos compases descarados, atrevidos; unas voces jóvenes, frescas, poderosas. La canción es tan nueva que llama la atención. Esa guitarra, ese bajo, la batería, los coros… Los pies se mueven solos al son de una melodía que atrae. Chasquidos de dedos se suceden, cabezas que asienten sin parar de moverse, como todo el cuerpo. Esa canción, que rápidamente escalará en el ranking de canciones más escuchadas. Y sus intérpretes, cada vez más conocidos. Cuestión de tiempo. Pero hoy fue el día en que se escuchó por primera vez Love Me Do de un grupo llamado The Beatles. Y habría más.

Más: el pueblo francés, sediento de venganza y hambriento, se dirigía al Palacio de Versalles tal que hoy hace doscientos veintiséis años. Allí esperaba el rey, Luis XVI, que creía haber contentado al pueblo tras su levantamiento y toma de la Bastilla el pasado catorce de julio decretando la eliminación de privilegios o publicando leyes como la Declaración de Derechos Humanos. Y eso que le costó; dudó bastante si dar esas vueltas de tuerca, pero lo tuvo que hacer. En juego estaba su pescuezo. Y más cuando oyó que el pueblo, colérico, venía hacia él. Veinticuatro horas que darían para mucho. Atentos/as a estas líneas mañana.

Sin olvidar el tratado de Zamora, firmado hoy hace ochocientos setenta y dos años entre Alfonso I de Portugal y Alfonso VII de León y Castilla. Así daba comienzo la dinastía Alfonsina, lo que significó la independencia de Portugal; o al Dalai Lama, exiliado en el Tíbet, al que hoy hace veintiséis años se le galardonó con el Premio Nobel de la Paz por su campaña de no violencia contra la dominación china del Tíbet.

Y dos nacimientos a destacar: el de Denis Diderot, hace trescientos dos años, coautor y editor de La Enciclopedia; y Louis Lumiere, hace ciento cincuenta y un años, que junto a su hermano Auguste inventó el cinematógrafo.

¿Qué? ¿Contentos/as con este repaso? Pues que sepáis, que tengáis bien claro, que este día nunca existió. Sí, tal cual. Love Me Do nunca sonó en la radio ni Luis XVI se acojonó viendo venir a esas masas enfurecidas que querían cobrarse su regio cuello; ni tampoco se firmó el Tratado de Zamora, ni mucho menos Louis Lumiere y Denis Diderot vinieron a este valle de lágrimas para dar un nuevo impulso a la humanidad con su genio creador. Nada. Nada de eso existió porque, sencillamente, tal que hoy hace cuatrocientos treinta y tres años, al papa Gregorio XIII le dio por decretar el Calendario que lleva su nombre en sustitución del Juliano. Del cuatro de octubre se pasó al día quince, así que todo lo que aconteció desde hoy hasta la mencionada fecha nunca existió. Que conste.

Sed buenos y felices, si podéis… U os dejan 😉

Deje un comentario