El Niño más rápido del Oeste |
Portada » Deportes » El Niño más rápido del Oeste

El Niño más rápido del Oeste

Por Iván Trapero , 16 enero, 2015

Ayer el partido de vuelta de Copa del Rey se daba en el Bernabéu, y esta vez no habría por parte de los de Ancelotti bajas en el once, ya que a excepción de Casillas saldrían todos los titulares con Keylor en la puerta. Por parte de los colchoneros volvería Miranda, y Siqueria a la defensa, mientras que el doble pivote sería para Tiago y Mario Suarez, y arriba en ausencia del croata y el mago turco, Raúl García y el Niño Torres.

Y el partido empezaría como suele empezar “Lobato y su Formula1″, si parpadean se lo pierden, y es que, al sacar de centro el Madrid recupera rápidamente Griezmann y comienza la contra y cuando se encuentra cara a cara con Keylor la cede a la derecha para que Torres llegue como una bala y la incruste en la escuadra. Era el segundo 48 y como  si se tratase del auténtico Billy el Niño, dispara primero y ante su personal “Pat Garrett” que es el Madrid.

Billy el Niño marcando el primer gol a los 48 segundos

Billy el Niño marcando el primer gol a los 48 segundos

Nuevamente el guion del Cholo se estaba trazando con demasiada antelación ya que nadie contaba con ello.El siguiente paso, es el que preveíamos todos, un equipo a defender el resultado, y el otro llamando al séptimo de caballería, ya que irían sin piedad a marcar los 4 goles que le hacían falta. Y la verdad que el Madrid, se encontró con un muro, y como en el viejo Oeste eran ciudades sin ley, el juego se daría de la misma manera, con bruscas entradas, lances muy físicos e intensos, sin que el Sheriff Mateu opusiese impedimentos,  hasta que en una mala salida de Oblak, Ramos remató un centro de cabeza y establecería el a los 20´ el 1-1.

Pero aún así al Atleti se le veía cómodo, y no veía peligrar la eliminatoria, con un gran Mario Suárez, y la defensa que achicaba aguas de una gran manera, ya que el Madrid la tuvo de todos los colores, pero se veía a un equipo más que con ambición, se le vio desquiciado e impotente siendo el más destacable, y el genio con destellos de ínfima calidad Isco, que aparte de poner la calma del Madrid se puso a cargo de la magia, hasta que  Mateu Lahoz pitó el final de la primera parte.

La segunda parte comenzaría de la misma manera, y lo que no sabía nadie, es que Billy el Niño, se guardaba una bala más y en una gran arrancada con sello personal el primero que salió escaldado, sería Pepe que tras sentarle, disparó a quema ropa al palo largo y el pistolero puso el 1-2 en el 46´, ahora sí que la eliminatoria para el Atleti no peligraría en ningún momento.

Torres celebra su doblete

Torres celebra su doblete

Aunque el Madrid, como haría con el primer gol, contestaría muy bien al segundo marcando en una jugada con muchos rebotes Cristiano en el 56´ pondría el final 2-2.

El Cholo al ver ya el preludio del final quiso que El Niño se retirase del campo con esa sonora pitada, que te hace ver que tú solo has sido el que has destrozado a un equipo entero, y de esta manera el Cholo  al ver que su equipo no daba ni tres pases seguidos, decidió frotar la lámpara, y Arda sería el encargado de sustituir a Billy el Niño.

Con el mago turco en el campo, el papel cambió y ahora el Atleti sí que le duraba mucho más la posesión, y ya el turco le robaba el protagonismo a Isco en genialidades y elegancia con el balón. Ya con un Madrid falto de esperanzas, que dudo personalmente, que después del gol del Niño tuvieran esperanzas en la remontada. En la última jugada del partido, Isco hizo una entrada merecedora de roja, a Gabi, que en ella se refleja toda la impotencia que sintió la noche de ayer el Madrid, que sin esperanzas, sin un espíritu de Juanito, que fue mal conjurado por los fanáticos de turno y en vez de conjurar al espíritu de Juanito, conjuraron al espíritu del mejor Torres, y se vieron superados en todo el partido.

Y de esta manera el Madrid cae eliminado en su campo ante el eterno rival, y citando a mítico Juanito y como el diría “90 minuti en el bernabéu son molto longo”, y así fue, pero para el Madrid.

Deje un comentario