El mundo del fútbol en un iceberg |
Portada » Deportes » El mundo del fútbol en un iceberg

El mundo del fútbol en un iceberg

Por Jordi Junca , 15 Abril, 2014

Un hijo le plantea al padre una de aquellas preguntas incómodas, le pregunta con los ojos bien abiertos qué ocurre con esto del mundo del fútbol, porqué después de tanto tiempo resulta que Neymar ha costado el doble. El padre es una de aquellas personas a la que le gustan las metáforas y, por supuesto, no podrá resistir la tentación de responder sirviéndose de una de ellas, una en concreto que lleva tiempo formulando.

Si la tierra es redonda y azul, le dice, si visualizas nuestro planeta como un globo lleno de agua y roca, el mundo del fútbol no tiene nada que ver con esa esfera. Olvídate de esa redonda perfecta, le propone, e imagínate un gran bloque de hielo sumergido casi en su totalidad dentro de una gran extensión de agua. Imagínate un iceberg que deambula por el océano. Parece que sobre la superficie nos muestra todo lo que nos puede ofrecer y, sin embargo, la mayoría de su extensión se esconde debajo del azul intenso del mar abierto. El mundo del fútbol es un iceberg, concluye el padre, es un iceberg cuya extensión se recluye en el interior de los despachos y de los vestuarios. Y, en efecto, los aficionados solo alcanzamos a ver lo que se encuentra en la cima de ese gran bloque de hielo que es el fútbol, una cima compuesta por los partidos, los entrenamientos en abierto y las ruedas de prensa. Nada de eso es suficiente si lo que uno quiere es saber la verdad.

Lo cierto es que la metáfora en realidad no es suya, no es del padre, aunque habría que atribuirle el mérito de adaptarla a sus necesidades. Fue Hemingway quien concibió que un relato era un buen relato si este cumplía la norma (o regla, llámenle como quieran) del iceberg. Eso significa, a grandes rasgos, que todo aquel que cuente una historia debe conocer perfectamente sus detalles aunque luego no vaya a referirlos todos. Así pues, es posible que en la narración final obviemos algunos datos o incluso la aparición de algunos personajes pero, no obstante, siguen siendo indispensables para que la historia adquiera todo su sentido y todos los matices. Eso significa, a grandes rasgos, que del mundo del fútbol apenas sabemos nada. Cómo íbamos a saber algo si, desde hace tiempo, nos niegan la posibilidad de conocer la totalidad del iceberg.

En resumen, dice el padre al hijo, el fichaje de Neymar se encontraba debajo del agua, aunque tal vez antes ya estuviera rozando la superficie. A ese mismo nivel se encontrarían los fraudes fiscales de José María Del Nido del Sevilla o el de Uli Hoeness del Bayern de Múnich. En un principio creyeron, efectivamente, que estas cuestiones se mantendrían siempre en lo más hondo pero, por avatares de la vida, terminaron por salir a flote. Entonces no les quedó más remedio que admitir sus errores, aunque lo hicieran después de que el hielo se hubiera revelado y, en definitiva, ya no tuvieran otra escapatoria que no fuera  la disculpa, el arrepentimiento y por último la condena. Lo mismo ocurrió en Italia hace algunos años, donde los propios jugadores y clubes amañaron partidos y ganaron ligas mediante ese tipo de triquiñuelas. En cualquier caso, todos ellos olvidaron que un iceberg es un mundo inestable y que puede dar giros inesperados arrastrados por la corriente. Los aficionados, al menos, tenemos esa suerte.

A pesar de todo, son muchas las cosas que todavía se mantienen en el fondo del mar y que quizás ya nunca vean la luz del sol. Anécdotas que quedarán en el olvido, relaciones complicadas dentro del vestuario, desobediencias al entrenador e incluso faltas de respeto graves, decisiones que se tomaron hace tiempo y que sin embargo jamás formaran parte de ese pequeño porcentaje que termina flotando por encima de la superficie. No es que yo sea un malpensado, sino que son las circunstancias las que me han obligado. La culpa la tienen los rumores que jamás creerías y que terminan por ser ciertos, lo que creías eran mentiras y resultaron ser verdades como puños. Al fin y al cabo, como ya dijera Ortega y Gasset, el hombre es él y sus circunstancias.

Una respuesta para El mundo del fútbol en un iceberg

  1. ssssssssssssssss66ssssssssssssssssssss Responder

    15 Abril, 2014 a las 8:13 pm

    Estos icebergs son mas artificiales de lo que muchos creemos

Deje un comentario