‘El ministerio del tiempo’: Ciencia ficción a la altura |
Portada » Cultura » ‘El ministerio del tiempo’: Ciencia ficción a la altura

‘El ministerio del tiempo’: Ciencia ficción a la altura

Por Ivan F. Mula , 26 febrero, 2015

Inevitablemente, igual que pasa con el cine, cada vez que se estrena una serie española se la compara, para bien o para mal, con los productos de la televisión internacional, especialmente, la norteamericana. En general, nuestra ficción tiene varios problemas con los que le resulta difícil competir en la “gran liga”. Primero, unos presupuestos muy ajustados que limitan considerablemente la puesta en escena de algunos géneros. En segundo lugar, formatos muy largos (entorno a 70 minutos) que pretenden cubrir toda la franja del prime-time y que deteriora la calidad narrativa, sobre todo, en los casos de las comedias de situación. Y, por último, la deliberada falta de riesgo entre los responsables de las cadenas que, en la mayoría de los casos, optan por puntos de partida ya existentes o historias donde todos los miembros de la familia aparezcan representados y que, aunque puedan ser un valor seguro, no aportan nada. Es por este motivo que la aparición en nuestras parrillas de El ministerio del Tiempo es una refrescante, muy necesaria y sorprendente apuesta de TVE. Así, la emisora pública, que cada vez se muestra más rancia y manipuladora en su programación informativa, ha dado el campanazo con una propuesta de ciencia ficción que, perfectamente, puede equipararse a sus “hermanas mayores”.

ministerio-tiempo-curro-jimenez--644x362

De entrada, la serie tiene la virtud de pertenecer a un estilo que nunca se ha hecho en nuestro país, al menos en estos términos. Es evidente que no es un concepto totalmente original, ya que existen ejemplos como Doctor Who (BBC) o The Librarians (TNT) con argumentos muy similares y que, claramente, se han tomado como referentes. Lo verdaderamente novedoso es que hagamos nuestra propia versión patria de unas aventuras con fantasía, humor y viajes en el tiempo, en la que se pueden tratar episodios y personajes de la historia de España que ninguna ficción extranjera incluiría.

La trama transcurre en la época actual donde un enfermero del SAMUR con un pasado traumático (Rodolfo Sancho) es reclutado por una institución gubernamental autónoma y secreta que depende de la Presidencia del Gobierno. Solamente reyes, presidentes y un número exclusivo de personas conocen la existencia de este Ministerio del Tiempo. En él, trabajan un grupo de agentes que viajan, constantemente, a otras épocas para impedir que cualquier intruso del pasado viaje a nuestro presente (o viceversa) con el fin de modificar la Historia en su propio beneficio.

Escrita y concebida por Pablo y Javier Olivares, lo mejor, en realidad, es su factura visual. Al tener que recrear diversas épocas y espacios complejos, se ha optado por la creación de escenarios en tres dimensiones diseñados por ordenador, consiguiendo una ambientación de lujo. Aunque algunas veces el croma se note más de lo que debería, el resultado es más que notable.

Sin embargo, como suele ocurrir en este tipo de propuestas, existen paradojas y agujeros de guión que contradicen considerablemente las normas del universo planteado. De esta manera, no tiene mucho sentido que “no se pueda viajar al futuro” pero que personajes de otras épocas pasadas puedan colarse en nuestro “presente”. O que, según unos funcionarios, las puertas con las que viajan en el tiempo cambian cada día, mientras que, según otros, siempre dan al mismo lugar y momento histórico. En cualquier caso, estas irregularidades narrativas pueden perdonarse a favor de la diversión, a pesar de que, sinceramente, podrían también haberse pulido un poco.

Por lo demás, los diálogos resultan ingeniosos, no hay secuencias de relleno y tiene un ritmo excelente. El humor autoconsciente (o referencial) ayuda al espectador a no tomarse estrictamente en serio lo que está viendo. Lo hace cómplice y, así, lo lleva como un aliado por donde quiera que la trama avance. Marc Vigil dirige con personalidad y vigor cada plano, otorgándole un saludable aire cinematográfico. Y el grupo de actores, por su parte, cumple con nota, si exceptuamos a su protagonista, cuyo carisma brilla por su ausencia.

En las próximas semanas, podremos comprobar si el nivel de calidad perdura o estas primeras impresiones han sido solo un espejismo. Esperemos que el listón se mantenga alto, ya que pocas veces realizamos en este país series de las que, de verdad, valga la pena sentirse orgulloso.

Deje un comentario