EL HARTAZGO DE LA RIQUEZA INSULTANTE |
Portada » Social » EL HARTAZGO DE LA RIQUEZA INSULTANTE

EL HARTAZGO DE LA RIQUEZA INSULTANTE

Por Agustín Ramírez , 10 febrero, 2015

La que fuera vicepresidenta en Europa del laboratorio que ha desarrollado el fármaco Sovaldi ha declarado, aunque luego se haya disculpado por si hubiese podido ofender a los enfermos de hepatitis C, que el precio del medicamento es un reparto solidario de la riqueza en base a lo que cada país puede pagar según sus estudios –PIB, número de camas y otros costes-; defendiendo que España está pagando 43.000€  pero que Estados Unidos paga 70.000€ y Egipto 750€.

La realidad dice, según un informe oficial enviado por el laboratorio a las autoridades norteamericanas, que el coste fue de 62,4 millones de dólares y que en los nueve primeros meses del año 2014 la facturación había sido de 9.000 millones de dólares; en el caso de España hay que añadir otra información, el laboratorio, para sus ventas en España, ha creado una empresa irlandesa que participa al 100% a la española para conseguir reducir los impuestos a pagar, de esta manera consiguió en 2013 que el impuesto de sociedades fuese el 0,76% de sus ventas.

Las cifras son tan escandalosas que su sola lectura ya nos transmite la idea de que los últimos que importan en este negocio son los enfermos y, además, en esta explicación volvemos al problema de no distinguir entre paisaje y paisanaje. En sus cálculos ellos consideran la riqueza de un país, su PIB, pero lo que ellos venden no es algo que directamente afecte a todo el país, afecta directamente solo a las personas enfermas para tratar de obtener su curación. El país tendrá el PIB que se calcule y salga –recordemos que en España, a partir de octubre de 2014, se subió el PIB en un 1% -10.000 millones de euros- al añadirle las transacciones ilegales de los negocios de la droga y la prostitución- pero las personas enfermas que deban recibir el nuevo fármaco serán una parte muy pequeña de la población de acuerdo con las decisiones de los médicos.  El PIB es una cifra, el enfermo es una persona.

Y ya puestos a ofender, como esta señora ex vicepresidenta, también ofenden esos españoles que tienen el dinero en países donde los impuestos que se pagan son ridículos. Estamos más que hartos de tanto individuo que presume de español pero que el dinero lo tiene fuera para no pagar impuestos, tanto como persona física como las personas jurídicas que crean sociedades en paraísos fiscales para evitar un reparto solidario de la riqueza en beneficio exclusivo de su propia acumulación de riqueza, recordemos en este punto a aquellas empresas denunciadas por explotación de trabajo infantil.

Y siguiendo con las ofensas, también estamos hartos de los nuevos políticos que exigen honestidad a todo el mundo y fiscalmente se comportan como los peores miembros de la clase política y privada que últimamente encuentran alojamiento en centros penitenciarios.

Y también estamos hartos de la ofensa que supone la hipocresía de aquellos bancos que para mantener su sucio negocio, con una mano firman acuerdos de colaboración con los Estados para combatir el blanqueo de dinero y con la otra mano proponen a sus clientes la constitución de empresas pantallas en paraísos fiscales para burlar la norma que acaban de firmar.

Y para rematar este hartazgo hoy acabamos de conocer como una persona pide un crédito privado de 4000 euros y termina perdiendo su casa porque el prestamista, con la connivencia de algún notario -¡fedatario de la cosa pública!-, le reclama 32000 euros por una modificación no comunicada del contrato firmado. El prestamista está denunciado en decenas de casos semejantes, es propietario de decenas de inmuebles adquiridos por este procedimiento tan deleznable y yo me pregunto ¿qué hace la Justicia ante estas situaciones? Pues parece que permitir que el expolio continúe.

Sí, el hartazgo, definitivamente, cada vez se está instalando más adentro de nuestro espíritu.

Una respuesta para EL HARTAZGO DE LA RIQUEZA INSULTANTE

  1. Papaluna Responder

    11 febrero, 2015 a las 12:27 am

    absolutamente de acuerdo .

Deje un comentario