El Giro huele a café de Colombia |
Portada » Columnistas » El Giro huele a café de Colombia

El Giro huele a café de Colombia

Por Fermín Caballero Bojart , 29 mayo, 2014

bettiniphoto_0176766_1_full-k1BE--940x470@Gazzetta-Web

Antiguamente cuando los ciclistas ascendían por caminos de tierra, no se llegaba al refugio de Pannarota. La carrera se detenía 6 kms antes de la cima y allí, en las cercanías de Levico Terme, junto al monte más alto del valle de Valsugana, Charly Gaul venció en 1957. Una ascensión no solo para escaladores aguerridos, como el colombiano de Trek Arredondo que ha vencido hoy en il rifugio. Si no para otros rodadores como Miguel Poblet quién, en 1958, dejó escrito su nombre en las termas. Luego fue el italiano Gianni Mota en la ronda italiana del 66, Giro éste en el que hubo cuatro líderes: Vito Taccone, Julio Jiménez, Adorni, que le arrebató la maglia rossa al relojero de Ávila en una contrarreloj y el propio Mota, vencedor final.

Pero hoy al colombiano no le pudo seguir nadie. Ni Dario Cataldo que en un mano a mano, golpe a golpe, le mantuvo el tipo en San Pellegrino y luego el cafetero Duarte en la Panarotta hasta que la maglia azul se impuso por primera vez en su corta carrera deportiva (profesional desde 2012) en una etapa. Una jornada trepidante con tres puertos: San Pellegrino (1ª cat.), Redebus (2ª cat.) y Panarotta (1ª cat.) con la meta en su cima. Y muchos kilómetros acumulados en las piernas (que lejos queda Belfast).

Cerca de la salida se empinó la carretera, sin previo aviso, con una suave temperatura y una lluvia fugaz comenzaron a moverse los primeros corredores; se probaban, median sus fuerzas. Parecían ataques insulsos por lo grandioso del paisaje. Pero en cabeza de pelotón no querían dejar hacer, imprimían un fuerte ritmo de subida y enseguida comenzaron los verdaderos avisos. Como el de Julián Arredondo, que saltaba en busca de esa ventaja al frente de la clasificación de la montaña, necesaria para afrontar con más calma las etapas que quedan. Le siguieron Cataldo, Sella y Zardini. Por detrás, en breve, les cogía Pelizzotti. Quedaban 125 kms para meta, la ascensión a san Pellegrino aún se estaba fraguando, nadie quería quedarse descolgado. El grupo de fugados aumentaba hasta 11 corredores, entre los que se encontraban el irlandés Deignan (acabó tercero) y el colombiano Duarte (hizo segundo). A Arredondo solo le importunaba su compatriota, compañero de Chalapud, rival directo por la clasificación de la montaña y que había rezagado quedado en el pelotón perseguidor. Si Duarte se colaba en la cima del santo, puntos que le arrebataría a Julián. La lluvia se hizo con la carretera y los ataques por la puntuación también. Finalmente Arredondo impuso su joven ley y los fugados enseguida comenzaron el descenso.

Una bajada donde se reagrupaban hasta catorce unidades. Siendo Iván Basso quien más cerca se encontraba de la maglia rossa (decimotercero a 22 minutos de Quintana). Movistar pedaleaba tranquilo creyendo que pronto llegaría la siguiente ascensión (Redebus) y les pasaría factura. Radio Corsa, atenta a la climatología, predecía más lluvia y granizo en el recorrido. Y la fuga se fue a 7 minutos de ventaja. Sin embargo amagaba el sol. Tras el descenso y la llanura alcanzaban la siguiente ascensión y Androni y Sky mantenían cierta ventaja numérica con dos hombres cada equipo. Pero los ataques no se hicieron esperar y Fabio Aru trataba de acelerar el ritmo perseguidor ya que la fuga mantenía su ventaja, llegaban a un falso llano que partía la ascensión y continuaban las rampas con su batalla. Duarte cogía la delantera, Arredondo subía a su rebufo, castigaban al resto de fugados, salvo a Cataldo que no le perdía la estela y al darse cuenta de la brecha abierta, Arredondo se despegaba del italiano y se marchaba en solitario a por los puntos del paso puntuable de segunda categoría. Tras el descenso, donde Movistar y BMC mantenían el ritmo en cabeza de pelotón, la caravana afrontaba el último puerto de la jornada, con 16 kms de ascensión, porcentaje medio del 8% y rampas del 14% propicias para que los más fuertes demostrasen sus liderazgos.

Antes de la ascensión el AG2R de Domenico Pozzovivo, líder de la clasificación por equipos, aumentaba el ritmo de carrera. Los fugados recibían el dato y comenzaban a relevarse con más frecuencia. Los 14 escapados se encontraban a 20 kms de meta, con una brecha de 7 minutos y medio sobre el pelotón. Y en el ascenso se rompía el ritmo natural del valle. Los ataques comenzaban pasado Levico Terme, y después de varios asaltos era el belga de Omega, Thomas de Gendt, quién conseguía despegarse de sus compañeros de fuga. A 10 kms de meta Bassso reivindicaba su memoria. Sin éxito, una prueba de fuego que le dejaba clavado cuando le respondían a su ventura, Arredondo, Cataldo y Deignan. Pero los Sky, a falta de 5 kms de meta sucumbían ante los dinamiteros colombianos, que se iban con un ataque explosivo de Arredondo que había aguantado bien la subida con Duarte. Solo les podía seguir Deignan. El belga, devorado por los escarabajos, se trataba de recomponer para coger su ritmo. Como el resto de hombres que habían ido quedando descolgados en el transcurso de la ascensión.

Por detrás Movistar aún aguantaba con algunos hombres que iban subiendo a su líder, a la maglia rossa de Boyacá, y que fueron retorciéndose hasta soltar al viejo Evans. Era el vizcaíno Jonathan Castroviejo quién proponía el ritmo de subida para Quintana. Por delante Arredondo, a 3 kms de meta, volvía a marcar un ritmo impensable de ascensión. Solo Duarte resucitaba de la fatiga, el resto claudicaban silenciosamente. Salvo Rolland que quería morir sufriendo ( ha saltado al tercer puesto de la general). Y en el grupo de favoritos, a 3 minutos de Arredondo, se desataban las hostilidades por saber quién era el más fuerte. A 1 km de meta Arredondo, maglia azzura de la montaña, no tenía rival. Y se presentó en meta con galones de rey de los escaladores.

Llegó Urán (segundo en la general) sin perder tiempo sobre un Quintana que resolvió bien todos los embates propuestos. Todos contra todos. Pero con el Giro definitivamente perdido caía Cadel Evans al noveno puesto de la general con 5 minutos definitivos. En meta Fernando Alonso (Ferrari) trataba de tranquilizar al pelotón con su presencia. Habrá equipo, habrá futuro.

Mañana antepenúltima del Giro, con una cronoescalada de 20 kms a la cima Grappa.

tappa_dettagli_tecnici_altimetria_19

 Clasificación 18ª etapa:

1 Julian ARREDONDO MORENO COL TFR 4:49:51
2 Fabio Andres DUARTE AREVALO COL COL 17


3 Philip DEIGNAN IRL SKY 37


4 Franco PELLIZOTTI ITA AND +1:20


5 Edoardo ZARDINI ITA BAR +1:24


6 Thomas DE GENDT BEL OPQ +1:38


7 Ivan BASSO ITA CAN +1:43


8 Dario CATALDO ITA SKY +1:59

 9 Fabio ARU ITA AST +2:43


   10 Nairo Alexander QUINTANA ROJAS COL MOV +2:46

 Clasificación General:

1 Nairo Alexander QUINTANA ROJAS COL MOV 77:58:08


2 Rigoberto URAN URAN COL OPQ +1:41


3 Pierre ROLLAND FRA EUC +3:29


4 Fabio ARU ITA AST +3:31


5 Rafal MAJKA POL TCS +3:31


6 Domenico POZZOVIVO ITA ALM +3:52


7 Ryder HESJEDAL CAN GRS +4:32


8 Wilco KELDERMAN NED BEL +4:37


9 Cadel EVANS AUS BMC +4:59


10 Robert KISERLOVSKI CRO TFR +8:33

Deje un comentario