El encanto de Gràcia |
Portada » Social » El encanto de Gràcia

El encanto de Gràcia

Por Octavi Franch , 31 diciembre, 2015

L'ENCANT DE GRÀCIA

Coincidiendo con el inicio de estas fiestas, me tocó ir a trabajar a la antigua villa de Gràcia, en la parte alta de Barcelona, justo donde el paseo de Gràcia (llamado así porque unía Barcelona con ese pueblo) se cruza con la avenida Diagonal (nombrada así ya que conecta de esa forma la avenida del Paral·lel con la avenida de la Meridiana).

Pues resulta que en ese trayecto laboral descubrí, por casualidad, L’Encant de Gràcia (El Encanto de Gràcia en castellano), una tienda gigante de artículos de segunda mano situada en el número 44 de la calle de Astúries. Para poder redactar este artículo, nos ha atendido María José Vilà, coordinadora de los casi 100 voluntarios de este lugar tan peculiar, de los cuales siempre hay 5 en cada turno.

Así pues, en ese descubrimiento in situ, dispuse de 5 minutos para entrar y comprobar de primera mano qué tesoros tienen en sus estantes. Una vez chafardeé el escaparate y las dos estanterías de saldos literarios de cada lado de la puerta de entrada, me adentré en la tienda definitivamente. Y allí empezó mi odisea en el paraíso cultural que es el corazón y centro logístico de la fundación ACIS, abierta al público en 1998.

La fundación ACIS es una institución sin ánimo de lucro creada el año 1962 con finalidades educativas y como respuesta a las diferentes necesidades culturales y sociales. Desde su inicio ha estado abierta a todo el mundo, sin elitismos ni discriminación por ningún motivo ni concepto. Este organismo funciona a través de la colaboración de sus voluntarios, las donaciones de materia prima y los compradores que las adquieren. Los ingresos que reciben financian la guardería de la calle Miquel dels Sants Oliver número 4, la escuela Artur Martorell de la plaza de Can Baró número 1 y el centro de jóvenes y adultos de la calle Molist número 17.

Pero volviendo a la tienda, tal y como cruzas el umbral de la calle al interior, a la izquierda ya encuentras la primera parte del museo: la música y el cine: un montón de cedés, devedés y vinilos, tanto singles como elepés. Al lado, empezamos a encontrar las primeras estanterías de libros, todos debidamente clasificados por formatos y géneros. A medida que vas avanzando, vas encontrando todo tipo de artículos como antigüedades, artesanía, cerámica, bisutería, monedas, sellos, medallas, ropa y menaje del hogar, artículos lumínicos, muebles pequeños, cuadros, marcos, artículos de escritorio y de regalo. Pero donde antes estaba el almacén, ahora está la joya de la corona.

Mi rincón favorito es el inmenso apartado dedicado a la literatura, ya que en él puedes encontrar todos los libros, enciclopedias, diccionarios, cómics y revistas del universo. Y todo debidamente ordenado e inventariado.

Lo único que les falla es el rincón de los juguetes y juegos de mesa, ya que tienen muy poquita cosa o quizá es que su durabilidad es efímera.

Deje un comentario