Dos madres perfectas, de Anne Fontaine |
Portada » Cultura » Cine » Dos madres perfectas, de Anne Fontaine

Dos madres perfectas, de Anne Fontaine

Por José Luis Muñoz , 7 junio, 2014

Dos madres perfectasLouis Malle, uno de los mejores directores que tuvo Francia, se convirtió, sin quererlo, en un especialista en tratar argumentos escabrosos con elegancia. El incesto—Le souffle au coeur—; la pederastia—La pequeña—; la gerontofilia—Atlantic City— fueron temas controvertidos que el director de Ascensor para el cadalso abordó sin que sus películas resultaran especialmente morbosas porque los trataba con una enorme naturalidad.

La francesa Anne FontaineCoco, de la rebeldía a la leyenda de Chanel— adapta la novela homónima de Doris Lessing con la inestimable ayuda de Cristopher Hampton—el director de Carrington y el guionista de Las amistades peligrosas—, para contarnos la endogámica relación entre dos amigas de la infancia, Roz (Robin Wrigth) y Lil (Naomi Watts) que se intercambian sus respectivos hijos Ian (Xavier Samuel) y Tom (James Frecheville), surferos con cuerpos de vigilantes de la playa, para dar rienda suelta a sus fantasías eróticas. Lo que empieza siendo un divertimento de cama, un juego de iniciación sexual de esas dos amigas hacia el hijo de la otra, acaba convirtiéndose en una relación adictiva, una telaraña emocional y sentimental, de la que no podrán salir ninguno de sus miembros.

A pesar de sus trampas evidentes—las cuarentonas madres son infinitamente más glamurosas y atractivas, por ejemplo, que las novias Hannah (Sophie Lowe) y Mary (Jessica Tovey) que se echan sus efébicos hijos—y de que el excelente actor australiano Ben MendelsohnAnimal Kingdom—en su papel de Harold, marido de Roz, esté como perdido en la trama erótica,  Dos madres perfectas sabe transitar, sin sobresaltos y de forma suave, de la comedia erótica—en las escenas de sexo, muy lujuriosas, la directora Anne Fontaine demuestra un gusto exquisito—al drama con esas mujeres enamoradas del hijo ajeno y que deciden compartir esa pulsión erótica algo desviada que les suscita dudas éticas.

Rodada en ambientes marinos de Australia, de los que sabe sacar buen partido una espléndida fotografía, con interiores en casas de diseño colgadas sobre el mar, las de las madres, la sensualidad preside de principio a fin este melodrama erótico que satisface los sentidos y no es tan evanescente como parece que Anne Fontaine cierra brillantemente en un plano final desasosegante, el mejor del film.

Con Louis Malle, seguramente, cada una de las madres habría acabado acostándose con su hijo.

 

Título original: Adore
País: Francia/Australia
Año de producción: 2013
Duración: 111 minutos
Director: Anne Fontaine
Estreno en España: 30/05/2014

Deje un comentario