¿Cómo evolucionarán los precios del petróleo? (Y por qué…) |
Portada » Economía » ¿Cómo evolucionarán los precios del petróleo? (Y por qué…)

¿Cómo evolucionarán los precios del petróleo? (Y por qué…)

Por Javier Pérez , 7 Febrero, 2014

Antes de nada, quiero aclarar que toda predicción en este campo es un ejercicio intelectual más que un intento de adivinación y que yo mismo soy consciente de que el enfoque elegido es uno de tantos, ya que las variables que intervienen en un insumo como el petróleo son tantas y tan complejas que no hay modo de averiguar cual será más más importante que el resto. Lo que sí se consigue con este tipo de elucubraciones, y a eso voy, es acercarse a la verdadera naturaleza del problema y apartarse un poco de las ideas al uso, demasiado vagas, imprecisas e interesadas.

Por tanto, como digo, las predicciones son en sí mismas una prueba de que no funcionan, puesto que quien las acertase con frecuencia sería tan rico que dejaría de hacerlas. Sin embargo, siempre hay gente que acierta, y necesariamente ha de ser así según las leyes de la probabilidad, aunque la naturaleza humana nos impulse a todos a creer que nuestros éxitos se deben a nuestra habilidad y no a la suerte. Justo lo contrario que nuestros fracasos.

Calcular el precio del petróleo en el futuro es prácticamente imposible, y si yo pudiera hacerlo estaría como loco invirtiendo en el mercado de futuros en lugar de escribir estas líneas. Sin embargo, lo que sí se puede hacer es calcular una tendencia que pase por alto las fluctuaciones (que es donde está el dinero) y tratar de predecir  de un modo aproximado los valores futuros, o el valor en torno al que se moverá el precio real, con un margen de error.

En ese sentido, y por lo que se refiere al petróleo, lo que más me maravilla del asunto cuando sale la conversación es que la gente no sólo no tiene ni idea de cuáles serán los precios futuros (lo que es de agradecer), sino que la mayor parte de las veces tampoco sabe cuáles han sido los precios pasados. En torno al petróleo parece existir una especie de nebulosa informativa que nos induce a creer que siempre ha estado más o menos caro y que siempre ha costado más o menos lo mismo. Y no es así, en absoluto. En  eso no hay bloa de cristal, así que a ver si nos enteramos un poco.

Empiezo, por tanto, por una gráfica de la evolución de los precios del petróleo desde el año 83. Con treinta años debería ser suficiente.

Histórico de precios

Histórico de precios. Fuente US Energy information.

 

 

La gráfica refleja la evolución de los precios del petróleo en dólares corrientes, o sea, sin tener en cuenta la inflación. De hecho, si se quisiera aplicar la inflación para obtener precios reales habría que preguntarse la inflación de dónde aplicamos, ya que se trata de una magnitud muy heterogénea dependiendo de  países, monedas y zonas económicas. Circulan por ahí gráficas deflactadas de dólares americanos, a´si que si os apetece os buscáis una.

Lo que podemos ver en esta gráfica es que durante muchos años el precio del petróleo se mantuvo estable en torno a los 20$ por barril, lo que en realidad significaba que su precio decrecía en términos reales por la inflación.  Estamos hablando de los años ochenta a los primeros años de los dos mil, una época de bonanza en lo energético.

A partir de 2004, sin embargo, esta tendencia cambia absolutamente y comienza un crecimiento de los precios que aunque tarda algunos años en en hacer mella en la economía, acabará causando la crisis que aún vivimos, y que no se sabe si va a terminar, ni cuándo.

Las causas de ese repentino aumento son muchas, y no pretendo ser exhaustivo:

-Por una parte, el repentino hundimiento de la producción en campos petrolíferos tan importantes como el de Cantarell, en México, dejó al descubierto que lo que parecía un hecho lejano y muy improbable no era tan lejano ni tan improbable, y los mercados comenzaron a descontar al alza esta posibilidad: el agotamiento de los yacimientos.

-El aumento del consumo, especialmente en los países emergentes, no podía ya ser cubierto con nuevos aumentos de la producción.

-La explosión demográfica pasó de teórica a real. Este concepto es un poco más complicado, pero se puede resumir para andar por casa diciendo que no importa mucho cuántos millones de habitantes haya en el mundo mientras coman arroz y monten en burro. Cuando el exceso de población comienza realmente a presionar sobre los precios es cuando esos millones de personas comienzan a consumir cobre, acero, cemento y petróleo. Como toda expansión económica se inicia por la base, el despegue de los países emergentes tardó un tiempo en convertirse en demanda real, y fue en esta época cuando hizo eclosión este fenómeno en toda su magnitud.

Por tanto, en 2005 se inicia un nuevo paradigma y es a partir de esa fecha cuando, en las nuevas condiciones ambientales, se desarrolla un nuevo mercado con sus propias particularidades de subasta de precios por un recurso que no se consigue hacer más abundante. Quedan pocas dudas de que esto es así, pero yo encuentro dos pruebas inquebrantables:

-Que a mayores niveles de precios no aumente la oferta, lo que sería un contradiós de la economía de mercado si no fuera porque se está ofertando muy cerca del máximo de capacidad. Sobre este tema hay aquí un magnífico artículo y dejó una gráfica a la que creo que no se le ha prestado toda la atención que merece, porque es devastadora:

Aunque aumente el precio no crece la oferta...

Aunque aumente el precio no crece la oferta…

 

Que el fracking sea rentable, con un coste económico de cerca de 80$ por barril extraído. Y hablo de coste económico, que si hablamos de costes energéticos quizás estemos aún peor. Una tecnología que se inventa en los años cuarenta y empieza a ser rentable ahora nos indica que algo muy malo está pasando con el suministro porque, de lo contrario, seguiría sin ser rentable…

El nuevo paradigma nos permite, al menos en teoría, trazar una aproximación estadística a lo que serán los precios del petróleo futuros. Se trata de una aproximación ceteris paribus, o sea, dando por hecho que el resto de factores no varían, lo que siempre fue, a mi juicio, uno de los principales talones de Aquiles de la economía, pues todos los factores varían constantemente. De hecho, sabemos que los demás factores varían y por eso es MUY PROBABLE que los precios no entren en esta dinámica, sino en una de deflación (lo explico otro día) pero creo que es importante conocer la dinámica clásica, porque es la que nos indica las razones de la crisis.

Aún así, y en el entendido de que los aumentos de precio llevarán a disminuciones de demanda, y las disminuciones de demanda a disminuciones de precio, formando una gráfica en forma de sierra, lo importante es la tendencia general de esos dientes de sierra, y eso es lo que me he permitido calcular con una regresión lineal.

Esta sería, más o menos, la gráfica de los precios futuros del petróleo hasta 2020. La línea negra describe los precios actuales y la línea roja es la línea de tendencia de los precios futuros.

Esta es la buena...

Esta es la visión optimista del asunto

¿Y por qué uso este tipo de regresión? Porque quiero ser optimista y pensar que la demanda de petróleo, y su extracción, se ajustará efectivamente a la planicie de la producción, sin un descenso brusco.

Como cualquier biólogo sabe, en los sistemas vivos se suele aplicar con más frecuencia la regresión exponencial, que tiene en cuenta el número de nuevos comensales que se añaden al mercado en cada ciclo de tiempo. Como la Tierra y la Humanidad son sistemas biológicos, y como la economía nos demuestra que cada año entran en el mercado muchos millones de consumidores nuevos, y de coches nuevos, procedentes de la zona asiática (se esperan 22 millones de nuevos coches sólo en China, en 2013), quizás sería más apropiada una regresión exponencial que reflejara el incremento demográfico y el aumento de consumo en las economías emergentes, que son también las que engloban a una mayor cifra de población. Vamos a verla:

Visión algo más pesimnista

Visión algo más pesimista

 

Como veis, la primera de las gráficas muestra un escenario alrededor de los 170$ por barril en 2020, mientras que la segunda llega cerca de los 240$ por barril en ese mismo momento.

Por supuesto, no me parece probable que los precios lleguen a esos niveles, pero no porque no sean posibles en las condiciones actuales de mercado, sino por la misma razón por la que el motor de un coche no puede llegar a los cinco mil grados centígrados, por mal que funcione su refrigeración o por mucho que se acelere: explota antes, o se funde. Y una vez ha explotado o se ha fundido, deja de funcionar y se enfría.

Nuestro punto de explosión o fusión es, de momento, desconocido, pero creo que es muy anterior a esos precios.

¿A que nos alegramos? Seguro que sí.

 

 

Una respuesta para ¿Cómo evolucionarán los precios del petróleo? (Y por qué…)

  1. Pingback: ¿Cómo evolucionarán los precios del petróleo? (Y por qué…)

Deje un comentario