Defensa de la diferencia |
Portada » Columnistas » A falta de sol » Defensa de la diferencia

Defensa de la diferencia

Por Oscar M. Prieto , 24 febrero, 2017

Ninguna de las hojas de los árboles de las que este otoño se ha deshecho en ritual genocidio era igual a otra, aunque todas ellas compartieran el mismo designio. Ni tampoco las olas que por miles y miles de millones rompen cada día el mar contra las rocas, aun siendo parecidas, tan parecidas, son iguales. Tampoco de los granos de arena que conforman litorales y playas -imposible contarlos, idea aproximada de infinito-, siendo como son tan semejantes, tanto que podemos confundirlos, debemos decir honestamente que exista uno exactamente idéntico a otro que no sea a sí mismo.

Ciertamente en el universo impera la diferencia, por minúscula o atómica que sea y esta diferencia, en nada repetido, nada igual, nada lo mismo, reside la inconcebible riqueza de este continuo espacio temporal en el que se expanden galaxias, nacen y explotan soles y estrellas, atraviesan fugaces los cometas y giran en sus órbitas los planetas.

La igualdad sólo la concibo deseable, como igualdad de derechos, como ante la Ley iguales, siendo como somos todos y cada uno diferentes, únicos e irrepetibles. Igualdad no como un derecho, más bien comprendida como condición de posibilidad que nos permita ser libres a todos. Siendo la libertad el primero y último de los derechos, razón de ser de los demás.

Igualdad pervertida, confundida con uniformidad en las cabezas de tantos políticos. Uniformar inteligencias y voluntades, todos iguales. Así será más fácil gobernar, conducir cada tarde el rebaño a la majada, sin protestas ni altercados, sin rebeliones ni revoluciones.

La diferencia es el gran miedo para un político mediocre. No escatiman ningún medio para acabar con ella, tanto la temen que hasta utilizan el urbanismo en las ciudades para aniquilarla. Por eso entiendo el pavor que pueda provocarles la Plaza del Grano de León, su empedrado libérrimo, su bella imperfección, que reta a los niveles y a las líneas rectas. Una plaza, la del Grano, única y diferente, y por esta razón, escandalosa para las mentes cuadriculadas. Por eso quieren acabar con ella, convertirla en una plaza más, una más de las que se repiten por centenares en todas las ciudades.

Salud.

www.oscarmprieto.com

Deje un comentario