Cuidar nuestros pies |
Portada » Mujer » Belleza » Cuidar nuestros pies

Cuidar nuestros pies

Por Redacción , 30 julio, 2014

Los pies. Esa parte de nuestro cuerpo que permanece oculta en invierno detrás de botas y calcetines gordos, adquiere el máximo protagonismo en cuanto aprieta el calor.
En verano, vestimos nuestros pies con sandalias y chanclas, siguiendo siempre las tendencias en moda, los hacemos andar por arenas ardientes y piscinas comunitarias, y, por si fuera poco, los fotografiamos con profusión en nuestras escapadas vacacionales

Así que, es necesario que luzcan perfectos sean visibles o no, tanto por nuestra estética y belleza como por motivos de salud, ya que aunque el verano es el momento en que nos acordamos de ello realmente podemos obtener un beneficio directo para el resto del año. Para el tema del calzado recomendamos lugares tan de moda como la tienda online Zalando

zalando

Cómo cuidar los pies en verano:

– No compartas toallas ni calzado y usa siempre chanclas en la piscina para mantener alejados las infecciones y los hongos.
– Llevar los pies continuamente al aire y el calor aumentan la sequedad de la piel, así que su hidratación debe duplicarse en verano.
– Utiliza un calzado cómodo y de material transpirable para evitar rozaduras y ampollas. En webs como ésta puedes consultar las últimas novedades en moda para los pies
– En caso de tener callos o durezas, es recomendable utilizar la piedra pómez para exfoliar los pies dos o tres veces por semana. Introduce tus pies en agua tibia y frota las zonas a tratar con suaves movimientos circulares para que el resultado sea perfecto.
– Seca tus pies cuidadosamente tras tu baño o ducha, prestando especial atención a los espacios entre los dedos.
– Al igual que al resto de tu cuerpo, protégelos bien del sol aplicando una crema solar con un factor alto.

La importancia de la pedicura

Indispensable para presumir de pies, la pedicura no tiene por qué ocasionarnos un gran perjuicio económico. Con paciencia y unos sencillos pasos, podemos realizarla en nuestra propia casa con unos resultados igual de satisfactorios.

– Comienza retirando cualquier resto de esmalte que puedas tener en las uñas con un disco de algodón y quitaesmalte.
– Remoja los pies en agua caliente.
– Corta las uñas rectas utilizando preferiblemente unas tijeras.
– Lima esquinas y bordes de las uñas para suavizarlas.
– Aplica un producto para ablandar cutículas y empújalas suavemente con un palito de naranjo.
– Hidrata la piel con una crema específica.
– Y, por último, aplica el esmalte que desees. Este verano, los tonos pastel continúan pisando fuerte, mientras que irrumpen con fuerza el blanco, el lila y los tonos dorados, plateados y metalizados.

 

Deje un comentario