Cuestionario Proust |
Portada » Columnistas » Cuestionario Proust

Cuestionario Proust

Por David Acebes , 11 octubre, 2015

ProustMe gusta ser original… Como lector, busco siempre aquellos autores que me sorprenden, aquellos que me atrapan con sus artículos, aquellos que se salen de la norma. Buenos ejemplos serían Vicente Luis Mora o Patricio Pron, quienes a menudo me sorprenden con sus propuestas y a los que sigo desde hace tiempo…

Influido por su magisterio, me he levantado hoy con una idea perversa en la cabeza. Entrevistar a uno de mis heterónimos. No sé si antes se ha hecho, pero no me negaran que a priori la idea suena original. Para ello, he cogido el famoso Cuestionario Proust, el que hacía la famosa revista Vanity Fair, y se lo he hecho llegar a Carmina Davis, uno de mis heterónimos más queridos. Espero que no lo tomen a mal y que sepan perdonar sus alocadas respuestas. ¿Qué se puede esperar de una escritora bohemia y daliniana?

CARMINA DAVIS

¿Cuál es su idea de felicidad perfecta?

Leer un libro de arena.

¿Cuál es su gran miedo?

Que el día de mañana solo exista el libro electrónico.

¿Con qué personaje histórico se siente más identificada?

Con Gala, la musa de Dalí.

¿Quién es la persona viva a la que más admira?

A mí misma.

¿Cuál es el rasgo que más le desagrada de sí misma?

La sumisión.

¿Cuál es el rasgo que más le desagrada de los demás?

La ignorancia.

¿Cuál es su mayor extravagancia?

Escribir poemas de amor, mientras acudo al tanatorio.

¿Cuál es su viaje favorito?

Mi paseo matutino hasta la biblioteca municipal.

¿Cuál considera que es la virtud más sobrevalorada?

La belleza.

¿En qué ocasiones recurre a la mentira?

Cuando falto a la verdad.

¿Qué es lo que menos le gusta de su aspecto?

Me da igual mi aspecto, pues lo cierto es que no estoy nada mal.

¿Qué persona viva le inspira más desprecio?

El Papa.

¿De qué palabras abusa?

De las esdrújulas.

¿Cuál es su gran pesar?

No haberme acostado con Pablo Neruda.

¿Qué o quién es el gran amor de su vida?

Mi padre, Lynch Davis.

¿Por qué?

Por ser un apócrifo de Jorge Luis Borges.

¿Cuándo y dónde fue más feliz?

En el útero de mi madre. Tengo conciencia de mis recuerdos intrauterinos.

¿Qué talento le gustaría tener?

Me gustaría ser real. La mayoría de la gente que conozco no existe…

¿Cuál es su estado de ánimo actual?

Ni fu ni fa.

Si pudiera cambiar una única cosa de usted, ¿qué elegiría?

A mi marido.

Si pudiera cambiar una única cosa de su familia, ¿qué elegiría?

La familia de mi marido.

¿Cuál es su bien más preciado?

Una litografía falsa de Dalí.

¿Cuál es la máxima expresión de la miseria?

Preocuparse de lo que uno gana.

¿Dónde le gustaría vivir?

En un cuadro de Chagall.

¿Cuál es su pasatiempo favorito?

El onanismo intelectual.

¿Cuál es su rasgo más característico?

Tengo la característica de haber nacido dos veces. Un 5 de mayo y un 15 de junio.

¿Cuál es la cualidad que más le gusta en un hombre?

La inteligencia.

¿Cuál es la cualidad que más le gusta en una mujer?

Que sea menos inteligente que yo.

¿Qué es lo que más valora en sus amigos?

Nada. La amistad es una moneda que se devalúa con el tiempo…

¿Quiénes son sus escritores favoritos?

Borges. Su viuda, que es la reencarnación del propio Borges. Y Neruda… si se hubiera acostado conmigo.

¿Quién es su héroe de ficción preferido?

¿Jesucristo? No, borra eso. Demasiado previsible. Me quedo con Dalí…

¿Pero Dalí no es un personaje de ficción?

Si tú lo dices.

¿Quiénes son sus héroes en la vida real?

Siempre me han gustado los misioneros…

¿Cuáles son sus nombres favoritos?

Los que terminan en A.

¿Qué es lo que más detesta?

Los besos de Judas.

¿Cómo le gustaría morir?

En mitad de un verso de Quevedo…

¿Cuál es su lema?

Lee y deja leer.

[Advertencia final: Carmina Davis nació en Toluca (México). Practica la poesía experimental y da clases de Literatura Comparada en la Universidad de México D.F. Entre sus obras destacan el poemario No me digas que es de noche (1989) y el libro de ensayos Humor constante más allá de la muerte (2005). En 2013, obtuvo el Premio Satélite, que se concede al autor menos leído del planeta.]

Deje un comentario