Cuando la televisión no te da todo lo que necesitas. El mundo youtuber. |
Portada » Historias Cotidianas » Cuando la televisión no te da todo lo que necesitas. El mundo youtuber.

Cuando la televisión no te da todo lo que necesitas. El mundo youtuber.

Por Eva María Torres de los Santos , 4 agosto, 2014

keep-calm-iam-youtuber-Mi relación con la televisión ya no es la que era.  Ella no me da todo lo que yo necesito. Y esto no es de ahora, ya viene de largo.

Hace años, cuando estudiaba en la Universidad, empecé a darme cuenta. En los primeros cursos, yo llegaba de las clases a casa a las cuatro de la tarde  y me apetecía distraerme un rato mientras almorzaba, pero ella solo me ofrecía el griterío de cacatúas en programas del corazón o alguna telenovela pastelosa. Me encantan las series y las películas pero quería que me pusiera a verlas a eso de las once de la noche y me tragara infumables dosis de anuncios y, claro, yo no debía porque tenía que madrugar al día siguiente y no podía andar trasnochando día sí y día también.

Lo peor llegó en mis últimos cursos, yo tenía clases en la facultad por la mañana, por la tarde y  prácticas en un archivo, cuando me quedaba tiempo; mi horario era un caos imposible de compatibilizar con el estricto horario de la televisión. Desde entonces, nos hemos ido distanciando.

Hoy por hoy, ya es algo más visceral: sencillamente no me apetece tanto pasar horas frente a la caja tonta. Además, el problema no es solo la cantidad sino la calidad de los momentos que puedo vivir con ella. Aunque ella ahora vaya de moderna, se haga la flexible y mucho del contenido que emite lo tenga online, cosa que le agradezco, ya no es lo mismo. Dudo mucho que algún día vuelva a ser lo mismo. Ella, yo y el mundo que ahora nos rodea, ha cambiado mucho en pocos años.

Lo confieso: hace tiempo que empecé a tontear con Youtube. La gente dice que Youtube es un rollo para un rato, pero yo creo, después de meses de encuentros cada vez más continuos, que se equivocan. Empiezo a intuir que Youtube, más allá de los videos virales de gatitos y bebés monísimos haciendo monerías, y gente dándose leches, ofrece contenido.  Te puede gustar más o menos, pero lo que es cierto es que están ofreciendo un contenido que si tiene tantas visitas es porque hay gente a la que le gusta verlo.

Esos creadores de contenido los conocemos como los youtubers, es decir, aquellos que suben videos a Youtube, que utilizan esa plataforma para contar o mostrar lo que se les ocurra.  Recuerdo que la primera vez que escuché la palabra youtuber me sonó a americanada frívola tipo cheeseleader o algo por el estilo. Algo poco formal, por lo menos. Nada que ver.

Que muchos canales sean de humor no quiere decir que el contenido de esos videos sea una grabación espontánea. Así hagan monólogos, skeatches, tutoriales, vlogs (con “v”, sí) o lo que sea, llevan una preparación previa. Tienen que pensar una idea, ver cómo la enfocan, llevarla a cabo con los medios que dispongan o los conocimientos sobre el mundo audiovisual que tengan y, finalmente, tienen que editar los videos. Tienen que estar constantemente reinventándose porque si dejan de subir videos sus seguidores les olvidan y, si empiezan a aburrirlos se van a dejar de ver sus videos y esas visitas son las que  les generan ingresos.

Es una presión continua que les obliga a nunca dejar de concebir ideas y de medir el resultado de sus creaciones en número de visitas y dinero generado. A menudo, colaboran entre sí distintos youtubers para ayudarse los unos a los otros a ofrecer algo nuevo en sus canales y a la vez autopromocionarse en el canal de otro.  En definitiva, es como otro gremio más de trabajadores en el que se terminan conociendo casi todos.

Detrás de cada uno hay una historia y una razón, más o menos azarosa por la que llegaron a Youtube. Pero lo que está claro es que, algunos, han conseguido miles de seguidores y se han convertido en personas “influyentes” y, por eso, las marcas se han fijado en ellos. Y gracias a lo que ganan por las visitas generadas y a su trabajo con las marcas, pueden vivir de ello hasta el punto de que algunos han dejado los trabajos que tenían para dedicarse en exclusiva a Youtube.

¿Qué ofrece Youtube que no ofrece la televisión? Está claro es que Youtube ofrece un contenido que no da la televisión y que a la gente demanda. Y, lo más interesante, Youtube ofrece la posibilidad de interactuar con esos que aparecen al otro lado de la pantalla.  Ahí está la clave.

La interacción entre el emisor y el receptor no es cosa baladí. A decir verdad, siempre hemos querido poder hacer eso e internet nos lo pone fácil. A un youtuber puedes comentarle en Youtube o incluso seguirlo por sus redes sociales y hacerle llegar lo que piensas.

Dicen que la caja tonta cada vez es menos tonta y que la televisión del futuro será interactiva. Puede ser. Seguramente, así será. Pero no creo que llegue a compararse con lo que está surgiendo en lo que empezó siendo una simple para subir videos.

Ya lo decía: el mundo está cambiando. Ahora, podemos seguir conectados mientras nos movemos gracias a los smartphones. Además, cada vez consumimos más videos. Es más, según un informe de la compañía Ericcson, en 2019…

Si quieres seguir leyendo este artículo puedes hacerlo en http://evadeteescrituracreativa.blogspot.com.es/2014/08/cuando-la-television-no-te-da-todo-lo.html

Deje un comentario