Portada » Nacional » COSAS SOBRE UN NUEVO GOBIERNO

COSAS SOBRE UN NUEVO GOBIERNO

Por Agustín Ramírez , 25 noviembre, 2019

Ya fueron las elecciones generales y estamos a la espera de que se forme gobierno; curiosamente, lo que en las elecciones anteriores fue imposible, en éstas últimas, a las 48 horas, PSOE y Unidas-Podemos escenificaban el principio de acuerdo, que ha de ampliarse con otros grupos para que la investidura sea posible.

Todo esto me parece que tiene un cierto tinte surrealista.

¿Cómo se puede pasar de no poder dormir con tranquilidad con gente de UP en el Gobierno a darse el abrazo del acuerdo, basado éste en unos puntos muy generales? En las elecciones anteriores ya tenían el referente de haber acordado unos presupuestos generales que el PP tumbó en el Senado y no lograron sacar adelante, ¿por qué ahora sí?

No obstante, creo que se está vendiendo la piel del oso sin haberle cazado y, me temo, que su captura no va a ser sencilla. Se está produciendo una coincidencia entre los antiguos barones del PSOE, las patronales, los jefes de Europa, las empresas del Ibex 35, presionando hacia lo que llaman un Gobierno estable y moderado que, aún no sabemos cómo terminará, aunque sí sabemos lo que quieren decir: mantenimiento y profundización de la reforma laboral, reforma -a la baja, por supuesto- de las pensiones, mantenimiento de una política basada en salarios precarios en empleos precarios, control de la subida del salario mínimo, reducción de impuestos; en definitiva, el argumentarlo cásico y obsceno para justificar que las cosas no se pueden hacer porque no hay dinero para todo.

En cualquier caso, yo quiero leer los acuerdos en un papel y desarrollados, porque la convivencia entre lo que representa la política económica de Nadia Calviño y las políticas que defienden, programáticamente, Unidas Podemos casan lo mismo que el agua y el aceite.

Quiero oír y leer lo que se acuerde sobre la derogación y/o modificación de la reforma laboral.

Quiero oír y leer lo que se acuerde con la subida del salario mínimo.

Quiero oír y leer lo que se acuerde sobre la reforma de las pensiones.

Quiero oír y leer lo que se acuerde con la modificación de la “ley mordaza”

Quiero oír y leer lo que se acuerde para frenar el desmantelamiento de la sanidad pública.

Quiero oír y leer lo que se acuerde para frenar el desmantelamiento de la educación pública.

Quiero oír y leer lo que se acuerde para hacer una reforma fiscal progresiva.

Quiero oír y leer lo que se acuerde para hacer frente, más allá de minutos de silencio y aplausos, a la violencia machista.

Quiero oír y leer lo que se acuerde sobre las políticas que frenen, si se pudiera, los efectos del cambio climático.

Todas estas cuestiones, más otras que se quedan en el tintero, afectan directamente a la inmensa mayoría de los ciudadanos pero ocurre que lo que parece más duro de roer es el encaje del problema nacionalista de Cataluña y este solo puede venir del diálogo, de un referéndum consultivo y de una asunción de que este brote soberanista surgió para intentar tapar la vergüenza de la corrupción del 3%, y más, como dijo algún procesado.

Deje un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.