Cómo se mueve el dinero en los juegos online |
Portada » La Red » Cómo se mueve el dinero en los juegos online

Cómo se mueve el dinero en los juegos online

Por Redacción , 8 Octubre, 2015

No es nuevo que el ocio y la diversión se lleven buena parte de los gastos mensuales en personas de todas las edades. Cuesta menos desembolsar por pasar un buen rato que para pagar una factura, y en ese sentido somos muy relativos. En internet, el patrón se repite, y mientras todavía a muchos les cuesta pagar una suscripción para vídeo bajo demanda con Netflix o una tarifa plana de música con Spotify, resulta bastante evidente que todos los juegos de ruleta en línea en William Hill cuentan con un público fiel, lo mismo que sucede con otros modelos de pago por juego. Vamos a repasar los distintos casos.

-Depósitos para obtener premios. En el caso de los juegos de casino, es el único caso en que el dinero más que pagarse se invierte. Es decir, la idea no es pagar por jugar, sino apostar para ganar. Blackjack, máquinas tragaperras, ruleta, juegos de cartas… se realizan depósitos con la idea de poder retirar un premio a corto o medio plazo.

-Compras in-app. Juegos como Candy Crush, Farmville o Heartstone son gratuitos y de hecho se pueden utilizar sin llegar a pagar ni un céntimo. Sin embargo, para obtener armas, herramientas o elementos premium, en definitiva, hay que pasar por caja, y es más gente de la que en un principio imaginaríamos la que termina pagando por llegar lejos en el mapa del juego.

-Suscripción mensual para participar en juegos online. Este sistema lleva una década en vigor. Se trata de pagar por el acceso al juego en internet. Uno de los que más adicción generó en su día fue WOW (World of Warcraft), pero otros le han sucedido.

-Plataformas de juego con beneficios. Si hay un modelo que consigue usuarios estables es este: PSN (PlayStation Network de Sony), Xbox Live de Microsfot, Steam para Os X y PC… En los dos primeros casos, se paga una cuota mensual que permite acceder a contenidos premium y a ofertas de juegos a precios reducidos o incluso gratuitos, además de objetos, skins y demás beneficios en juegos de los que se dispone previamente. En el caso de Steam, serán ofertas más puntuales las que se puedan adquirir si se juega a títulos proporcionados desde esta plataforma de juego.

-Juegos y aplicaciones de pago. Esto es la compra clásica de aplicaciones para smartphone y tablet, videojuegos para consolas de bolsillo o de salón y juegos, ya sea bajo descarga o en soporte físico, para ordenadores.

De uno u otro modo, todos han conseguido abrirse un hueco importante en la economía doméstica, llegando a considerarse un gasto más, asumido y voluntario, dentro del presupuesto mensual.

Deje un comentario