Cien años de poeta: una “anticolumna” |
Portada » Columnistas » Cien años de poeta: una “anticolumna”

Cien años de poeta: una “anticolumna”

Por David Acebes , 23 Septiembre, 2014

El pasado verano un amigo escritor me sugirió la posibilidad de que escribiera una columna sobre el famoso poeta Nicanor Parra. Me dijo que el día 5 de septiembre, el poeta chileno cumpliría cien años y que merecía que lo abordara en un artículo de altura. ¿Artículo? ¿Columna? Tratándose del creador de la «antipoesía», he pensado que, en lugar de una columna al uso, sería más propio escribir una «anticolumna». Una columna, que lo fuera, pero que no lo pareciera. Empiezo, pues:

Borges decía que “cada escritor crea a sus propios precursores”. Hijo de mi tiempo, como poeta cuántico que soy, es más que evidente que Nicanor Parra es uno de mis “precursores”. Dos motivos aduzco para corroborar tal afirmación. Primero: el chileno es poeta y profesor de matemáticas y física a la vez. Segundo: Parra es el creador de la llamada «antipoesía».

Pongamos un ejemplo.

A continuación, lean el primero de los cuatro sonetos del Apocalipsis, que apareció en su libro Hojas de Parra (1985):

   †††† ††† ††††† †† †† †††††† †††
†† †† †††† ††††† † ††††† †† †††††† †††
††††† †† †† †††† †††††† †††† ††† †††††††
†† ††† ††††††† ††† ††† †††† ††† ††††††

†† ††† †††† ††††††† ††††† ††† ††† †† ††††††
††††††† † †††† †††††††††† †††† †††† †††
†††† †††† ††††† † †††† †††† †††† †††† ††††††
††† ††† ††††††††† †† †† †††† †††† †††††

††† ††† †† †††† ††††††† †††††† †††† †††
†††† †† † †††† †††††† † †††† ††† †††††
††††††† †† †† †††† †††† ††††† †††† ††††††††

†† †† ††† ††††† †††† ††† ††††† ††††††††
†††† †††† †† †††††††† † †††† ††† †††
††† ††† ††††† †††† †††††† ††††††† †† ††

Ahora, observen el siguiente poema que escribí como homenaje al poeta experimental Francisco Pino.

CIEN ANUS DE SOLEDAD

[Homenaje a Francisco Pino]

 • • • • • • • • •
• • • • • • •
• • • • • • •
• • • • • • •

• • • • • •
• • • • •
• • • • • • • • •
• • • • • •

• • • • • • • •
• • • • • •
• • • • • •

• • • • • • •
• • • • • • • •
• • • • • • • •

Las similitudes son más que evidentes.

Del poema de Parra, se ha dicho que “tiene una cuantiosa carga semántica y que logra con la reiteración obsesiva de una imagen (†) calar en lo más profundo del alma”.

Del mío, ¿qué puedo decir? Tras un estudio pa(r)ranoico de nuestra historia literaria, concluí que muchos de los mejores sonetos de la lírica española contenían exactamente cien palabras (por ejemplo, el soneto Despertar, de Francisco Pino). Por lo tanto, a modo de homenaje al gran poeta vallisoletano, lo único que hice fue sustituir cada una de las palabras de su soneto por un simple símbolo, por un anu, una partícula que representa la soledad absoluta, el vacío mismo, multiplicado por el número divino cien.

¿Cien?

Visto lo visto, no negarán que Parra es uno de mis “precursores”. Cien cruces. Cien anus. Cien años de poeta…

Deje un comentario