La bitácora del emperador |
Portada » Archivos por categorías » Columnistas » La bitácora del emperador

Japón 1 – EE.UU 0 (recién comenzado el partido, digo la guerra)

Día marcado en rojo en el calendario. ¿Que por qué? Siete de diciembre. ¿Nada, ni por esas? Venga, otra pista: aviones en vuelo rasante, cayendo en picado sobre sus objetivos,…

Un cuatro de diciembre algo sosaina

Día sosaina este cuatro de diciembre. Sí, alguna cosa hay por ahí que rascar, pero no mucho, la verdad. Y si alguien quiere hacerlo, que lo haga; ancha es Castilla.…

Medianoche en Bhopal

Momento cumbre del citius, altius, fortius que nos caracteriza como raza. Este tres de diciembre viene señalado en rojo en el calendario por derecho propio. Porque sí.…

Día de la higiénica y democrática guillotina

Día con enjundia este uno de diciembre. El primero del último mes del año nos regala un momento crucial para la humanidad: la aparición de un invento fetén para aligerar…

Una sala para soñar… Con sueños

Días que no traen nada, pero que escarbando pueden mostrarnos cosas curiosas; anécdotas que no pasarían de ahí de no ser porque algún poso dejaron en el camino de la…

… Y Dios lo quiso

Inolvidable momento el que nos trae este veintisiete de noviembre. De esos instantes históricos, uno de esos sucesos que permanecen inalterables por lo que fue y el terremoto que provocó.…

Siempre nos quedará París

Que sí, que sí. Que un veintiséis de noviembre de hace noventa y tres años Howard Carter y su mecenas Lord Carnarvon fueron las primeras personas en entrar en la…

¡Bienvenida, Lucy!

Hay días en que merece la pena sentarse delante del ordenador para teclear estas cuatro letras.…

La realidad siempre supera cualquier ficción o hecho ya acontecido. Es lo que hay. Los tiempos convulsos que vivimos quedarán recogidos dentro de algunos años como un recuerdo agrío, imperecedero.…

Día de escabechinas y catástrofes naturales

Día fetén el de hoy. Cómo no lo va a ser cuando se conmemora una de las mayores carnicerías que ha conocido la humanidad. Una de esas gestas que nos…