Carácter y fútbol, en un partido digno de la Champions League |
Portada » Deportes » Carácter y fútbol, en un partido digno de la Champions League

Carácter y fútbol, en un partido digno de la Champions League

Por Albert Bellera , 10 Abril, 2014
Koke Resurrección en la jugada que decidió en el encuentro.

Koke Resurrección en la jugada que decidió el encuentro.

 

Ayer en el estadio Vicente Calderón se vivió una auténtica fiesta del fútbol correspondiente a la jornada de vuelta de los cuartos de final de la Champions League. Un poderoso Atlético de Madrid venció a un Barcelona, que tras cosechar un mal resultado en el Camp Nou, planteó un partido basado en el control del balón y de la situación, algo totalmente diferente a lo que finalmente sucedió.

Quizá todos esperábamos un Atlético de Madrid sin Diego Costa echado atrás desde el minuto 1, nada más lejos de la realidad. Los del Cholo Simeone salieron a morder desde que el colegiado pitó el inicio del partido, demostrando que no hay sitio para el miedo en este tipo de citas deportivas, y cogiendo totalmente por sorpresa a un Barça sin solidez defensiva, especialmente los primeros minutos de los partidos más determinantes esta campaña. Tras encajar el gol de Koke en el minuto 5 de partido, y soportar las embestidas del Atlético de Madrid, el Barcelona tomó el control de la pelota y del partido, e intentó por todos los medios posibles desestabilizar el sistema táctico y defensivo del Atlético, no hubo manera. A veces es fácil decir que muchos equipos ”se cierran” ante el juego ofensivo y de toque del Barcelona, y es cierto, pero hay muchas maneras de ”cerrarse” cuando un equipo como el Barça trata de atacar. Ayer pudimos ver una lección de solidez táctica y efectividad defensiva, que combinadas con la intensidad, el carácter y la innegable calidad de los jugadores del Atlético de Madrid, le dieron al equipo colchonero el pase a las semifinales de la Champions League.

Ayer nos recordaron a todos que el fútbol no es solo talento y dinero, hay que añadir algo más, y los atléticos pueden estar tranquilos porque eso nunca lo van a echar de menos en su equipo, corazón.

Deje un comentario