Autorretratos: el artista y su imagen en el Thyssen-Bornemisza |
Portada » Agenda Cultural » Autorretratos: el artista y su imagen en el Thyssen-Bornemisza

Autorretratos: el artista y su imagen en el Thyssen-Bornemisza

Por Laura Ávila , 2 marzo, 2015

Título: 10: Autorretratos. El artista y su imagen

Fechas: Del 2 de marzo al 7 de junio de 2015

Organiza: Museo Thyssen-Bornemisza

Dirección: Paseo del Prado, 8. 28014 Madrid

El Museo Thyssen-Bornemisza dedica la décima entrega de la serie al autorretrato, un tema que ha interesado a artistas de todos los tiempos y que guarda una relación directa con su propia imagen. Una selección de nueve autorretratos de sus colecciones, de Rembrandt, Steen, Freud, Beckmann o Schiele, entre otros, permite recorrer con pocos ejemplos la evolución de este subgénero del retrato desde el Renacimiento hasta el siglo XX, en un montaje que podrá visitarse con acceso gratuito hasta el 7 de junio.

Aunque existen precedentes en el arte antiguo, es a partir de la Edad Media cuando los artistas empiezan a incluir sus propios rasgos personales en alguno de los personajes representados en sus obras, convirtiéndose en una forma velada de autorretrato. No obstante, el género no se populariza hasta el siglo XV, en Italia y Flandes en primer lugar, cuando muchos comienzan a pintarse a sí mismos junto a los símbolos de su oficio, una tradición que se ha mantenido sin interrupción hasta nuestros días.

Ya fuera para dejar constancia de sus diferentes estados de ánimo o del paso del tiempo sobre ellos, reafirmar su papel en la sociedad o dejar una huella para la posteridad, han sido muchos los pintores que se han retratado a sí mismos a lo largo de la historia.

En el autorretrato subyace siempre un componente psicológico, a veces incluso algo narcisista, motivado por el deseo de conocerse a sí mismo y de mostrarse en sus múltiples facetas y con infinidad de matices. Se trata de una acción reflexiva en la que artista y modelo se identifican y en la que el espejo juega un papel importante, como instrumento necesario en el proceso de elaboración del cuadro, y en simbiosis también con la propia obra de arte y con la idea del rostro como espejo del alma.

 

Deje un comentario