Arte alienígena |
Portada » Ciencia y Tecnología » Arte alienígena

Arte alienígena

Por Natalia Méndez , 18 Enero, 2015

nazcaTodos hemos oído hablar de los símbolos que aparecieron en los campos de cosechas hace años. Incluso Mel Gibson se hizo eco de ello protagonizando la película Señales. Pero lo que no saben tantos es que el registro más antiguo de este tipo de representaciones es el conocido como «The Mowing-Devil» (‘el diablo cosechador’), suceso localizado en Inglaterra,el 22 de agosto de 1678, en él se podía ver a un demonio cortando un gran círculo. Estas representaciones adquirieron más importancia social a partir de 1976, cuando aparecieron los primeros círculos en Winchester (Reino Unido); con el paso de los años estas formaciones se hicieron más complejas y se trasladaron a otros países del globo.

Desde la primera aparición se ha especulado con varias opciones sobre la autoría de los círculos. La más famosa es la procedencia extraterrestre, supuestamente seres alienígenas intentarían contactar con nosotros a través de estas figuras. Según los seguidores y creadores de esta hipótesis, las pruebas de esta procedencia se basan en el mal funcionamiento de aparatos eléctricos, brújulas, pérdida de carga de las baterías… y el supuesto, y complejo, significado físico, astronómico y matemático que suponen las figuras y la tecnología con la que están realizadas. Los casos de más renombre han ocurrido en Reino Unido, caso, por ejemplo, del pictograma que apareció en Alton Barnes de 120m el 12 de julio de 1990; El 21 de agosto de 2001 aparecieron dos círculos en un campo en Hampshire con el mismo código binario, pero distinta información, que el que utilizó Carl Sagan para el Mensaje de Arecibo. Actualmente es conocido como Mensaje de Chilbolton.

Inicialmente estos pictogramas no eran más que dos o tres formas geométricas básicas, mas con el paso del tiempo los círculos han ido incrementando su complejidad, hasta el punto en el que han llegado a dar respuesta de mensajes en código binario, un dibujo del calendario maya, e incluso uno con la imagen de un alienígena sosteniendo otro mensaje en código binario. Desde los años noventa se crean estructuras complejas como la proporción áurea, el Conjunto de Mandelbrot o la curva de Koch.

Puede que no queramos considerar estas siegas arte, pero hay muchas obras de arte, especialmente paleolíticas, que muestran elementos o símbolos semejantes e igual de misteriosos y cuyo origen comparte teoría con estas siegas.

Hay teorías que sostienen que los dioses de las antiguas civilizaciones, sus religiones, e inclusos las actuales culturas, proceden o están influenciadas por visitas extraterrestres a nuestro planeta. Pinturas y esculturas o grabados situadas en cavernas paleolíticas sin explicación antropológica concreta o sencilla se esconden tras esta teoría. Los defensores de esta teoría explican las similitudes de las cabezas en forma de cúpula (interpretado como seres con cascos espaciales) como prueba de que el hombre primitivo fue visitado por una raza extraterrestre.

De las representaciones más conocidas son las Líneas de Nazca (descubiertas en 1927), según arqueólogos e historiadores del arte expresiones artísticas, y según otros teóricos pistas de aterrizaje y mensajes a naves espaciales. Se trata de cientos de dibujos y grabados de enormes dimensiones en el desierto del sur de Perú, entre Nazca y Palpa. Los grabados son obra de la cultura Nazca (situada entre el siglo I y VI d.C.)y representan desde figuras geométricas sencillas hasta entramados zoomórficos. Este conjunto se considera Patrimonio de la humanidad desde 1994 (aunque la mano humana, como siempre, las esté destrozando poco a poco por el paso de todoterrenos y la construcción de carreteras en las cercanías). La idea de que estos grabados son cosa extraterrestre la inició el escritor Erich von Däniken, quien en 1968 las explicó en su libro Recuerdos del futuro, como pruebas de diversas visitas alienigenas a nuestro planeta y que habían influido tanto en nuestra historia como en las religiones presentes; llegando incluso a afirmar (como muchos otros pseudoarquólogos) que lo que nosotros llamamos dioses son el recuerdo de estos extraterrestres visitantes.

Otras representaciones con teorías de origen similares son Tassili n´Ajjer, en Argelia y Patrimonio de la Humanidad desde 1982; Wondjina, en Australia; y Val Camonica, Patrimonio de la Humanidad en Italia.

Mas no todo queda ahí, si esta teoría no ha perdido adeptos es porque con la evolución de la pintura y la cultura las representaciones de elementos extraterrestres han seguido apareciendo. En el arte medieval y el Renacimiento hay numerosos ejemplos, como “La Madonna de Saint Giovannino” (actualmente en la National Gallery, Londres), data del S. XV y fue pintada por Domenico Ghirlandaio, en ella puede observarse un objeto volador con destellos de luz y más abajo un hombre con el brazo alzado mirándolo. Por último tenemos que nombrar también “La Virgen y San Juan Infante” de Fra Filippo de Lippi (1406-1469) y la “Anunciación” de Carlo Crivelli (1430-1493).

Así como representaciones que intentan documentar avistamientos de OVNIs como el japonés del año 900; imágenes de dos cruzados durante el sitio al castillo de Sigiburg en el 776 (de hecho los Sajones creyeron que los Franceses estaban protegidos por extraños objetos y se retiraron), procedentes del manuscrito del siglo XII Annales Laurissenses.

Creer que son casualidades, que tienen otro significado que aun no hemos sabido ver o que en realidad son mensajes y demostraciones de distintas visitas alienigenas queda a nuestro juicio.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deje un comentario