Ana de Alvear presenta sus dibujos de vanitas en el Museo Lázaro Galdiano |
Portada » Agenda Cultural » Ana de Alvear presenta sus dibujos de vanitas en el Museo Lázaro Galdiano

Ana de Alvear presenta sus dibujos de vanitas en el Museo Lázaro Galdiano

Por Laura Ávila , 20 mayo, 2015

Lugar: Fundación Lázaro Galdiano

Fecha:21 de mayo hasta el 28 de septiembre de 2015

Dirección: c/Serrano 122. Madrid.

Mañana, jueves 21 de mayo, el Museo Lázaro Galdiano inaugura su nueva exposición, Momento Mori, Dibujos de Ana de Alvear, realizado por la polifacética artista Ana de Alvear.

La muestra se compone de una cuidada selección de dibujos de la artista, que mediante esta exposición regresa al dibujo, después de más de doce años dedicados a otras actividades como la creación de vídeo, instalaciones y a colaborar con su hermana María de Alvear, Premio Nacional de Música en Composición 2014, en diversas producciones de música de vanguardia; además de organizar desde 2006 los encuentros VIVA (Vital Internacional Video Art), donde artistas, comisarios, coleccionistas y galeristas conversan en torno a la creación audiovisual.

Ana de Alvear siempre obras pensadas para un espacio determinado (site-specific). Para el Museo Lázaro Galdiano ha compuesto una muestra de dibujos inspirados en lienzos de destacados maestros del género del bodegón o vanitas como Juan Sánchez Cotán, Tomás Yepes o Luis Meléndez, cuyos bodegones están realizados con gran precisión y realismo, así como en alguna de las obras de la videoartista y fotógrafa británica Sam Taylor-Wood (1967).

Memento mori (“recuerda que morirás”)reflexiona sobre la percepción de la realidad y su carácter efímero, recreando con técnicas modernas un género pictórico que se remonta a la antigüedad y que tuvo su máximo esplendor durante los siglos XVII y XVIII: los bodegones o las vanitas. El hiperrealismo fotográfico de estos dibujos, realizados en 2014, nos lleva a cuestionar las fronteras entre lo real y lo falso, lo verdadero y lo aparente, lo que creemos ver y lo que vemos.

La artista recurre a arquetipos –como puede ser la inocencia, reflejada aquí en los peluches– para centrarse en el tema que recorre toda su obra: la autoestima. Estos arquetipos, representaciones consideradas modelo de la realidad, son utilizados para facilitar su reconocimiento por parte del público y generar identificación con ellos o provocar su rechazo; de este modo, el espectador se ve abocado a superar sus reticencias y profundizar, como consecuencia, en el conocimiento de su propia identidad.

Los dibujos se presentan en la Sala Arte Invitado y en otros espacios del Museo e invitan al espectador a participar en un paradójico e irónico juego visual sobre la realidad de lo que contempla y descubrir que las imágenes no siempre son lo que parecen. Así, lo que semeja una fotografía resulta ser un dibujo, lo clásico se evoca con elementos y técnicas modernas, lo que se presenta como intrascendente puede ser el reflejo de una tragedia, el carácter perecedero de las flores se torna perdurable al reproducirse en plástico, la ominosa actividad de unos insectos corrompe lo que vemos bello y deleitoso. Ana de Alvear, en definitiva, acomete la reflexión sobre lo efímero de la existencia con un cierto guiño lúdico y sarcástico.

Deje un comentario