Alegría y llanto en Mestalla |
Portada » Deportes » Alegría y llanto en Mestalla

Alegría y llanto en Mestalla

Por Albert Bellera , 3 mayo, 2014
Momento en que Mbia decide el partido.

Momento en que Mbia decide el partido.

El partido se presentaba como uno de aquellos encuentros tensos y con un ritmo muy alto, digno de competición europea. El Sevilla había ganado 2-0 en el Sánchez Pizjuán y tenía que mostrarse sólido y compacto ante un Valencia que trataría por todos los medios de convertir Mestalla en un fortín testigo de una remontada épica.

Corría el minuto 14 de partido cuando Feghouli realizó un recorte seco hacia dentro y definió dentro del área sevillista con su pierna izquierda, el 1-0 subía el marcador y estallaba el rugido de una afición que empezaba a creer en la gran hazaña del equipo Che. En el 25 de partido, Jonas Gonçalves cabeceaba al larguero un centro perfecto de Joan Bernat y el rechace rebotaba en la espalda de Beto, introduciéndose dentro de la portería del cuadro sevillano. El partido parecía cuesta abajo para el Valencia, era de esperar que hicieran lo que hicieran terminarían por encarrilar la eliminatoria con el tanto que les faltaba para estar en Turín. En el minuto 36 José Antonio Reyes tuvo una oportunidad clarísima que salvó in extremis Diego Alves, el portero había hecho su intervención mágica y ya estaba todo listo para anotar el gol de la victoria en Valencia. Ya en la segunda parte y a 20 minutos del final, Mathieu hacía subir el 3-0 al marcador aprovechando un rechace en el área tras un córner, Mestalla era una fiesta, mientras que el Sevilla veía como se les escapaba una eliminatoria que dejaron prácticamente sentenciada en el partido de ida. Minuto 95 de partido, Coke saca de banda directamente al área valencianista, peina Fazio y Mbia machaca de cabeza rompiendo las redes de Diego Alves, y los sueños del Valencia.

Se obró el milagro en Sevilla y el drama inundó las gradas de Mestalla, celebraciones, llantos, abrazos y consuelo. Unai Emery celebró el gol descontroladamentecon sus jugadores ante su antigua afición, que posteriormente manifestó su malestar respecto a la actuación de su ex entrenador. Es curioso cómo el fútbol se cobra algunas deudas. Emery, un entrenador de gran nivel que dejó un Valencia muy escaso de efectivos  3º en la liga y se marchó del club Che entre críticas y desprestigiado, este pasado 1 de mayo volvió a su antiguo estadio para arrebatarles el sueño de una final europea. Es injusto, pero quizá sea más recordado por este momento marcado en negro en la historia valencianista, que por el legado que dejó en el club.

Emery-Sevilla-UEFA-Europa-League_LNCIMA20140501_0175_5

Deje un comentario