Portada » Columnistas » México duerme » ¿Ahora somos chingones?

¿Ahora somos chingones?

Por Trixia Valle , 10 septiembre, 2019
Campaña Progre Cocacola

Trixia Valle critica la campaña y es catalogada como «LadyCocaCola»

Desde hace un mes, aproximadamente, Coca-Cola lanzó una nueva campaña publicitaria en todo México cuyo lema era simplemente la palabra “Ching-off/Ching-on” donde un juego de palabras hacen referencia a una palabra grosera, o como lo define la RAE, adj. malson. Méx. Dicho de una persona: Competente en una actividad o rama del saber. U. t. c. s.

 

Estoy segura de que esta campaña se refiere a la acepción positiva de la palabra: super, padre, a todo dar, buenísimo, lo máximo, increíble, wow, y un largo etcétera de expresiones coloquiales que usamos a diario para expresar felicidad, que es lo que ahora promueve la marca.

Sin embargo, recordemos que esta misma palabra tiene un uso en sentido negativo, vejatorio, despreciable, y hace especial referencia a la mujer, tipo chi… tu madre…

Soy una persona comprometida con los valores y el #DerechoALaInocencia, por ello subí un vídeo a mis redes el 21 de agosto. Este viernes 6 de septiembre, por la tarde, mi vídeo se convirtió en el trending topic #1 de Twitter en todo México, se viralizó, y me gané el título de “LadyCocaCola”.

Está claro que mi mensaje incomodó. Por eso escribo hoy para que se conozca lo que hay detrás de ese corto vídeo, replicando a las principales críticas.

  1. No tiene nada de malo anunciarse así. Una compañía extranjera no es la institución que debe legitimar el vocabulario de un país.
  2. Los niños de todos modos necesitan conocer estas palabras porque no lo podemos tener en una burbuja. La burbuja es la mayor ignorancia. A los niños debemos explicarles el significado de las palabras (las aceptadas y las no permitidas), para que sepan que algunas, en función de la intención pueden hacer daño y guiarlos en familia en base a ello, de ninguna manera dejar que sean los medios quienes definan lo correcto o incorrecto.
  3. El progreso es hablar así. El progreso es educar a nuestros hijos para ser mejores personas y mejores ciudadanos. Si nuestros representantes políticos, sociales y culturales no utilizan las palabras que consideramos “malsonantes”, “groserías”, “palabrotas” en sus discursos, ¿por qué debo permitir que mi hijo no tenga un lenguaje más correcto? No me imagino a un premio Nobel de Literatura, por ejemplo, Mario Vargas Llosa, o de la Paz, como Barak Obama, o de Economía, hablando públicamente con este tipo de palabras.
  4. Es una tontería denunciar esto cuando hay muchos problemas “reales” en el mundo que son más importantes. Para mí es muy importante el futuro de mi país, del mundo, de la humanidad, por eso me ocupo de estos temas. Mi especialización es defender los derechos de los niños: el futuro.
  5. Esto no afecta en nada los valores, la educación se da en casa. Sí, por favor, educar a nuestros niños. Enseñar valores como el respeto. Explicar e inculcar hábitos de pensamiento sano.

De acuerdo a la neurociencia, en su rama de neurolingüística: «El poder de la palabra es el inicio de la creación en nuestro cerebro de los actos que nos guiarán».  

“Cuida tus pensamientos, porque se convertirán en tus palabras. Cuida tus palabras, porque se convertirán en tus actos. Cuida tus actos, porque convertirán en tus hábitos. Cuida tus hábitos, porque se convertirán en tu destino.” Mahatma Gandhi

Coca-Cola fura creada bajo el arquetipo publicitario de la familia. Su tipografía se diseñó para que el consumidor viera la unión familiar envuelta en felicidad.

Ruego a sus ejecutivos y publicistas que reflexionen más sobre sus propuestas para que realmente ayuden a nuestra sociedad a cumplir con los valores con los que nació esta centenaria marca.  No me hace falta que una empresa extranjera valide palabras que destinamos a ofender, como una forma de felicidad. Y finalizo mi derecho de réplica sugiriendo a la marca que mire de nuevo su propio corto: “All you need is love” que define perfectamente cómo me siento en estos momentos.

Y mientras todo esto sucede con los valores… México duerme.







Deje un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.