A la segunda fue La Traviata |
Portada » Columnistas » La bitácora del emperador » A la segunda fue La Traviata

A la segunda fue La Traviata

Por Víctor F Correas , 6 marzo, 2015

La vida. Lo que hoy es blanco, mañana es negro, y viceversa. Cosas del azar.

img_clasica_scroll-207Ilusiones que se rompen, sueños que se sumergen en el abismo del olvido, de la necedad, para luego ser rescatados y devolverles el sentido que tenían. Es entonces cuando todo parece olvidarse, cuando la luz apaga la oscuridad y las cosas se ven de otra manera. Que se lo cuenten a Verdi, todo ufano él, que estrenó La Traviata tal que hoy hace 162 años en La Fenice de Venecia. Una obra inspirada en La Dama de las Camelias, y que vio en París el anterior. Tenía la música en la cabeza. Del libreto se encargaría Francesco Maria Piave. Tres actos, una historia que alude a una sociedad enquistada en una hipocresía machista y de clase, con una prostituta ―Violetta― en los últimos días de su vida soñando que la vida puede ser distinta. Canela fina. Lo que tenía que pasar, pasó: le dieron hasta en el cielo de la boca. Al público no le hizo ni pizca de gracia ver a personajes que iban vestidos igual que ellos; el tenor que interpretaba a Alfredo perdió la voz; y la soprano elegida para el papel de Violetta, Fanny Salvini-Donatelli, una mujer de aspecto orondo y saludable, ni de lejos aparentaba ser una joven a punto de morir por culpa de la tuberculosis. El cachondeo estaba servido.

El primer acto fue muy bueno, incluso hasta el público vitoreó la obra. Los aplausos fueron desapareciendo, y al final, silencio. Un fracaso Y Verdi, hundido. Las hostias le vinieron bien, y Verdi respondió con un cambio sustancial: la obra se desarrollaría dos siglos antes, en los tiempos de Luis XIV. Las mismas críticas del espíritu original pero en otra época. Cambios con un único objetivo: devolver la vida a una obra en la que creía. Los aplausos recibidos en el primer acto. Los había escuchado en el estreno. Era buena. Sólo tenía que cambiar la época y a los actores. Tenía que funcionar…

El 6 de mayo de 1854, Verdi estrenó nuevamente ‘La Traviata’ en Venecia, esta vez en el teatro San Benedetto. Hoy se sigue representando con el mismo éxito que obtuvo el día de su reestreno.

Deje un comentario