El peor enemigo del feminismo |
Portada » Sin categoría » El peor enemigo del feminismo

El peor enemigo del feminismo

Por Ema Zelikovitch , 13 noviembre, 2017

Tienen miedo a la mujer sin miedo. Qué razón tenía Eduardo Galeano cuando escribió aquellos versos, y qué difícil se nos está haciendo a las mujeres salir de esta condena que ha definido nuestra realidad: la de los sueldos más bajos, la de “qué haces tan tarde y tan sola”, la de nuestra ausencia en los medios, en el arte, en la filosofía y en la política, la del “no” que nunca parece ser suficientemente “no”, la de la dificultad de conciliar, la de la maternidad en soledad, la de la niñez estereotipada, la de las cremas anti-edad y la de las medias anti-celulitis. Con todo ello, en el siglo XXI, a pesar de todos los avances y de todas las conquistas, a veces aún sentimos miedo. Creo que con todo lo anterior mencionado, al fin y al cabo, no es tan raro.

Resulta que desde que me levanto hasta que me acuesto, cuando me visto, cuando cocino, cuando paseo y cuando follo, pienso en eso de ser feminista, de ponerlo en práctica, de romper con lo establecido: pienso qué ponerme para según quién y qué, pienso en delegar las tareas del hogar y desinteriorizar esa responsabilidad que me ha asignado la sociedad en la que he crecido, pienso qué calles transitar según qué hora y pienso en un sexo que me tenga más por protagonista. Y luego, cuando llega la noche, entre cervezas y papas fritas, aparecen ellos que me hablan de exageración, que me hablan de feminazis, que me hablan de violencia hacia los hombres y que, además, quieren pagar toda la cuenta porque son muy caballeros. Me reúno en estas noches con ‘los mitos’ que, en realidad, son los más difíciles de combatir a la hora de defender el feminismo.

Los mitos son creencias estereotipadas y falsas cuya finalidad es negar, minimizar y justificar la violencia machista, que bloquean totalmente la posibilidad de conformar un marco dentro del cual pueda iniciarse una conversación para cambiar de forma radical la idea de que el machismo se da en casos aislados y que el feminismo tiene por objetivo exterminar a todos los hombres. El marco influye en la opinión colectiva, pues establece significados y construye argumentos acerca de los problemas que existen, legitimando visiones que favorecen a un grupo dominante y que estructuran la comprensión de la realidad en su beneficio. El problema de estos mitos es que, efectivamente, justifican la violencia machista, convirtiéndose en uno de los peores enemigos del feminismo.

No es necesario haber sido violada, haber recibido una paliza o haber sido insultada en público para haber sido víctima de violencia machista, y eso será imposible si no logramos, primero, ampliar y cambiar los límites del marco interpretativo y, segundo, introducir en él concepciones distintas que establezcan otro imaginario y que permitan ampliar la visión. Mientras la violencia machista sea negada, sea considerada una violencia aislada, sea atribuida solamente a hombres enfermos y traumatizados, sea considerada responsabilidad de las mujeres y sea pensada como un problema menor jamás podremos hacer entender a esta sociedad que ser feminista no es una elección arbitraria sino una responsabilidad vital, y que reclamar nuestros derechos laborales y unos salarios igualitarios, unas calles para nosotras, más presencia de las mujeres en las instituciones y poder vestir como queramos y amar a quien queramos nos posiciona en contra de esos mitos que hacen aun más difícil la tarea que nos ocupa: acabar con el machismo en todas sus formas para poder, desde que nos despertamos hasta que nos acostamos, vivir sin miedo.

 

6 Respuestas a El peor enemigo del feminismo

  1. Luis Responder

    15 noviembre, 2017 a las 9:36 pm

  2. Sandra Responder

    21 noviembre, 2017 a las 6:41 am

    #LargaVidaAlPatriarcado pínche feminazi

  3. Alquimista Responder

    6 diciembre, 2017 a las 12:07 pm

    “Calles para nosotras…” Seria bueno que las construyeran, porque casi un 99.9% de la infraestructura ha sido construida por hombres. Me gustaría ver mujeres empoderadas en eso: Hacer y no victimizarme.

    • Luis Responder

      7 diciembre, 2017 a las 12:12 am

      Qué van a construir esas parasitarias mujeres. La mujer, ya se ve, es mediocre, no sabe argumentar, como ha demostrado Laje. A esta lo que le falta es un pedazo de verga que le quite lo amargada. La amargura distorsiona la realidad.

  4. Fernando Alcantara Responder

    17 febrero, 2018 a las 1:30 am

    JAJAJAJAJJAJAJAJAAJ Estas pinches feminazis. Nadie le tiene miedo a la mujer. Las mujeres en el trabajo son unas convenidas que adulan al mas billeton y pepón. Mas bien me agrada que sea feliz por su cuenta. Eso si, me da gran satisfacción ver como su juventud se desvanece poco a poco y sienten necesidad de atrapar a cualquier incauto como una plaga.

  5. Fede Responder

    14 enero, 2019 a las 4:02 pm

    “Es más fácil engañar a la gente que convencerlos de que han sido engañados,”
    Si abro mi comentario con esta frase de Mark Twain es porque quiero hacer hacer hincapié en la imposibilidad de convencer a quien no quiere ser convencido.
    Cuando dices que: “No es necesario haber sido violada, haber recibido una paliza o haber sido insultada en público para haber sido víctima de violencia machista” estas diciendo que no hace falta que un hombre haya agredido, de alguna de las posibles formas, para poder decir que ese hombre es un agresor. O lo que es lo mismo: el hecho de que una persona nazca con cromosomas XY lo determina a ser un ser despreciable por violento y psicópata. Eso sí no rechaza su condición biológica de macho y mimetiza el comportamiento femenino, ya que en ese caso pasa a ser automáticamente parte de las víctimas de los hombres heterosexuales.
    La ideología feminista nacida en el siglo XX nada tiene que ver con la defensa de los derechos políticos y sociales de las mujeres y si con el deseo de las élites de reducir la población mundial y afianzar su dejémonos frente s las clases trabajadoras. Los derechos como el derecho a la educación, el voto de la mujer, el derecho al trabajo, la igualdad ante la ley o los derechos reproductivos, entre muchos otros requerían una lucha política, no una lucha entre sexos. Si miramos con retrospectiva, los logros conseguidos por el feminismo para la mujer en realidad tienen bien poco de logros y si mucho de sometimiento y desestructuración social. No se en que mundo te has criado tu pero en el mío las mujeres trabajaban mientras estaban solteras, pasando después a dedicarse a la crianza e sus hijos y cuidado de su hombre. Al incorporarlas al mercado laboral OBLIGATORIAMENTE se consiguieron dos cosas ansiadas por las élites, la primera, hacer descender los nacimientos entre las clases proletarias y, la segunda, reducir los costos en mano de obra a unos niveles nunca antes vistos en la era industrial, al duplicar en pocos años la oferta de mano de obra. Estas consecuencias del feminismo en la sociedad te pueden parecer deseables o no pero son innegables.
    Soy hijo, hermano, marido y padre de mujeres y no debería porque verme en la obligación de enfatizar el amor que siento por todas ellas, no debería pero lo tengo que hacer pues, sin comerlo ni beberlo se me incluye, tan sólo por haber nacido hombre, en un colectivo de “criminales”.

Deje un comentario