El póker de la muerte |
Portada » Columnistas » De este blog no viviré » El póker de la muerte

El póker de la muerte

Por Fermín Caballero Bojart , 13 Noviembre, 2014

pokerdelamuerteLo mire por donde lo mire señora, Ronaldo llevaba el lunes unas gafas de lo más Roy Orbison. ¡Qué coño!, si parecían las de Julián Muñoz. Bueno, si le digo la verdá no la miento: Todo empezó con Gil. Aquello iba por mal camino, se lo permitieron y ¿ahora qué? Cárcel para la Pantoja, ¿me entiende? ¿Torcemos por Serrano? ¡Puto semáforo! ¡Gilipollas! Que te has cruzado tú. ¡Anda! ¡Vete por ahí! Como le digo yo era del madrí y Gil me acabó convenciendo con Futre. Aquél sí que era un portugués elegante. ¡Diamantina sobre el césped! Sin gafas de lujo pero con tirabuzones. Y ya vé, nadie se acuerda hoy más que del Cholo, que es una reliquia de aquel doblete. “Atleti día a día”. Y así se sufre menos que de martes a domingo. Día a día sin pensar en premios. Que se pierde ¡normal! No tenemos el presupuesto de los grandes. Y la Pantoja en la cárcel ¡no me jodas!, ¡no me jodas! ¿Giro por Juan Bravo? Es que dice el GPS que hay congestión por María de Molina. Pero si es que no saben conducir. ¡Dominguero! Y mi atleti ahí, con cuatro perras, entre los grandes de Europa. Y sin ayudas arbitrales. ¿Qué el rey es colchonero?, ¿y qué? ¿No están juzgando a su cuñado? ¿Y a su hermana? Si quisiera, ¡eh!, no tenía más que levantar el teléfono y hablar con la federación. Y no lo hace. ¡Joder que no! Este árbitro sí, aquel no, y ya está. Así de fácil. Claro que tal como están las cosas, ¿quién es el listo que con una llamada se moja? No te puedes fiar de nadie. Luego te traicionan. Y como no lo tengas todo bien atado tiran de la manta y se jodió. Eso sí el dinero no aparece nunca. Esto no es una partida de parchís. Lo parece, ¡eh!, lo parece pero no. ¿Sabe qué le digo señora? Esto se ha convertido en una del oeste. ¿Ha visto usté El póker de la muerte? El predicador llevaba una biblia y un revólver. ¡Peliculón oiga! Eso sí es lo que parece España: ¡Una timba de golfos! Y ahora, a los de siempre, se les ha colado un coletas. Y a ver que pasa. ¡Ni apostando fuerte! ¡Joder vaya atasco señora! ¡Cómo está el país! ¿Se quiere bajar? Tiene una tiradita andando hasta los juzgados pero igual se despeja. Ya le digo, fui del madrí. Hay que ser humilde con los fichajes que luego te delatan. ¿Qué le paso al Mourinho? Tenía un topo. Pues eso les pasa a los políticos, cuando ya lo han ganado todo, les sale un chivato. Mientras no tienen recorrido no se corrompen. Teníamos que votar una vez al año, ¿qué no cumplen el programa? ¡A la calle! Y que les sustituyan otros ¡joder! Cuando son jóvenes aún no les ha dado tiempo a meter la mano en la caja. Pero luego no la sacan. Y es que no arreglan nada. ¡Vamos no me jodas! Ya andamos. Parece que los guardias tienen el día bueno hoy. ¿Yo? ¿Qué pare? ¿Qué he hecho? ¿La documentación del taxi? Vamos a ver, le digo que he sacado el intermitente. ¿Hablando por el móvil? ¿Con qué teléfono? Déjese de bromas agente. ¿Manos libres? Voy con una clienta. ¿Hablando solo? ¡Qué no me bajo del coche hombre!, ¡qué no! ¿Una muñeca hinchable vestida de faralaes? Mírela bien. Si se lo cuento, buen hombre, no me va a creer. Es la prueba de un caso de corrupción; venimos desde Alcalá Meco. Fíjese la carrera va a pasar de los cien euros. Súbase conmigo que la dejamos en los juzgados y repartimos el dinero. Además, ¿sabe usté?, es mi primer día. ¿Cien euros de multa y varios puntos? Y si le doy cincuenta ¿lo apañamos?

Deje un comentario